Portada
Editorial
Reflexiones
Palabra del Pastor
Voz Arzobispado
Tema de la Semana
Página Vaticana
Mundo Católico
Bitácora
Epigramario
Opinión
Ecos del Gran Jubileo
Arte Sacro
Pastor y Comunidad
Parroquia
Ecumenismo
Actualidades
Santuario
de los Mártires
Formación Cristiana
Sector Agrícola
Vida Consagrada
Guía de la Salud
Institución Altruista
Dispensario Médico
Palabra del Domingo
Infantil
Cartón Hocio
Contraportada

Edición 207 Domingo 21 de enero de 2000

Guía de la Salud

Cuando la vesícula nos falla


•Servicion Médicos Integrales Hospital General «Fray Antonio Alcalde»

¿Qué es la Colecistitis?

Después de ingerir los alimentos,
gracias a la vesícula, se libera la bilis
que ayuda a la digestión.


Es la inflamación o enfermedad de la vesícula biliar.

¿Qué es la vesícula biliar?
Es un órgano en forma de pera que descansa sobre el borde inferior del hígado. Su función principal es colectar y concentrar la bilis producida en el hígado, liberándola al intestino después de comer, ayudando así a la digestión.

¿Qué causa los problemas de la vesícula?
Pequeñas piedras, formadas de colesterol y sales biliares que se forman en la vesícula o en los conductos biliares. Estas piedras pueden bloquear la salida de la bilis hacia la vesícula y resultar en dolor abdominal, vómito, indigestión y ocasionalmente, fiebre. Si las piedras obstruyen el conducto común, puede ocurrir ictericia (coloración amarilla de la piel).

¿Qué síntomas produce la enfermedad biliar?
Los síntomas, usualmente aparecen después de ingerir grasas y condimentos. Cólico intenso localizado en la parte superior-media del abdomen, y justo debajo de las costillas derechas, que se dirige hacia la espalda y, además, provoca náuseas y vómito con el cual descansa el que lo padece. El ultrasonido, por lo general, es el estudio de elección para su diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento?
Las piedras no desaparecen por sí solas. Algunos pacientes pueden ser manejados temporalmente con medicamentos o por modificación de la dieta. Este tratamiento tiene pocos resultados y los síntomas continúan hasta que la vesícula es extirpada mediante cirugía.

¿Cómo es extraída la vesícula biliar?
Existen dos métodos: El primero es la técnica tradicional que tiene más de 100 años de realizarse: Consiste en una incisión de 10 a 12 cm., localizada sobre el ombligo o debajo de la parrilla costal derecha.
El segundo método es la Laparoscopía, una técnica innovadora con grandes ventajas. El término médico utilizado es Colecistectomía Laparoscópica.
La operación requiere sólo cuatro pequeñas incisiones en el abdomen. Los pacientes usualmente tienen un mínimo dolor postoperatorio y experimentan una recuperación más rápida con relación a la cirugía tradicional, y la mayoría de ellos, van a casa dentro del primer día y disfrutan un fácil retorno a sus actividades.

¿Cómo se realiza la técnica laparoscópica de extirpación de la vesícula?
Bajo anestesia general, como si el paciente estuviera durmiendo; el cirujano introduce cánulas en el abdomen; la introducción de un laparoscopio (telescopio delgado) que es conectado a una cámara especial insertada a través de las cánulas, dando al cirujano una vista magnificada de los órganos internos del paciente, en monitor de televisión. Otras cánulas son colocadas y, a través de éstas, se utiliza instrumental quirúrgico para separar y extraer cuidadosamente la vesícula biliar.

¿Qué sucede después de la cirugía de vesícula?
La extirpación de la vesícula es una cirugía mayor que origina dolor postoperatorio; las nauseas y el vómito son frecuentes. Al tolerar los líquidos o la dieta, el paciente deja el hospital el mismo día o un día posterior al procedimiento. Los pacientes probablemente son capaces de volver a sus actividades normales dentro de la primera semana.
La extirpación de la vesícula no está asociada con desequilibrios de la digestión, en la mayoría de los pacientes.

¿Existen complicaciones?
Las complicaciones son poco frecuentes, pero incluyen sangrado, infección, neumonía, hematomas, o problemas cardíacos. Daños no intencionados a estructuras pueden ocurrir y requerir otro procedimiento quirúrgico para ser reparados. La presencia de fiebre, coloración amarillenta de ojos o piel, dolor abdominal, distensión, náusea y vómito persistente o drenaje por la incisión, son indicativo para contactar a su cirujano.
Existen riesgos para cualquier tipo de cirugía. Es importante recordar que antes de someterse a cualquier tipo de intervención quirúrgica -sea laparoscópica o tradicional-, los pacientes son sometidos a valoración preoperatoria. El riesgo de la colecistectomía tradicional o laparoscópica es menor que el riesgo de permanecer sin tratamiento.
Las técnicas laparoscópicas evitan una gran incisión; originan sólo 4 pequeñas marcas.
Si usted ha presentado alguno de los síntomas vesiculares o tiene dudas respecto a su salud, lo conveniente es la valoración por medio de un especialista. Dr. Félix Ventura y Dr. Leonardo Soltero Andrade, Servicio de Cirugía General (lsoltero@mail.udg.mx), Hospital Fray Antonio Alcalde.

El Hospital General «Fray Antonio Alcalde», organismo hermano de Cáritas Diocesana de Guadalajara, tiene como finalidad, brindar atención médica profesional de calidad a personas de escasos recursos económicos que no tienen acceso a ella. Le ofrece los servicios de Cirugía General, de lunes a viernes, de 9 a 11 y 16 a 17 hrs.

Portada
Directorio
Ediciones Anteriores
Arquidiocesis de GDL
Pág. Principal