Edición 411
19/12/2004

Campo y Medio Ambiente

Portada
Editorial
Reflexivas
Epigramario
Palabra del Pastor
Voz del Arzobispado
Tema de la Semana
Liturgia
Reportaje
Actualidades
Página Vaticana
Mundo Católico
Ecos del Congreso
Panorama Parroquial
Bitácora
Iglesia en México
Semillero de Vocaciones
Iglesia en la Semana
Campo y Ambiente
Tema Social
Cultural
Jóvenes
Opinión del Lector
Palabra del Domingo
Cartón Hocio
Cartón Clementina
Actividades

Burros de Kentucky vendrán al campo de Jalisco

Salvador Maldonado

Entre las pérdidas que se han dado en el campo mexicano, se tienen hasta las de sus burros y sus mulas por diversos factores. Con el objetivo de contrarrestar esta situación, se ha instrumentado un programa de repoblación y mejoramiento genético del ganado de carga, que iniciará mediante la importación de burros manaderos del estado norteamericano de Kentucky, para su cruza con yeguas criollas de Jalisco y con ello propiciar el rescate, tanto de los jumentos, como de las mulas.

La ejecución de este programa está a cargo de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER), cuyo secretario técnico, Francisco Lugo Serrano, comunicó que este proyecto pretende, en su etapa inicial, la importación de un lote de 50 burros manaderos de Kentucky (con un valor comercial promedio de 1,200 dólares por cabeza), que se distribuirán entre los interesados en contar con estos ejemplares, ya sea para cruzarlos con burras o yeguas.

Además de que este programa repercutirá en la preservación de los burros y mulas (éstas son animales híbridos que resultan de la cruza de un burro y una yegua), el informante señaló que también tiene un impacto económico y social de gran relevancia: Incidir en que los animales aptos para carga de nuevo sean introducidos en lugares marginados del medio rural, donde estos semovientes aportan mucho en las faenas agropecuarias.

Se solicitan burros

Como de las carencias que se tienen por la falta de burros y mulas en sitios apartados de varias regiones de la geografía mexicana, citó que hay información confirmada de que en lugares de las zonas serranas, donde hay plantaciones cafetaleras (como en diversos lugares de Puebla, Veracruz y Oaxaca), gran parte de la producción de café se queda sin recolectar porque no hay animales de tiro que puedan desplazar cargamentos de 150 a 200 kilogramos.

En el caso de Jalisco, trajo a colación que se tienen detectadas necesidades de burros y mulas en la Sierra huichola y en varios puntos de Los Altos de Jalisco, además de comunidades marginadas de la Costa y la Sierra Madre Occidental.

Al rescate del burro

Lugo Serrano afirmó que este programa se llevará a cabo en coordinación con la Unión Ganadera Regional de Jalisco, de modo que las acciones comiencen de lleno a principios de 2005. Por el hecho de que hasta el momento el único criadero de burros y mulas que hay en territorio mexicano se encuentra en el Rancho Santa Gertrudis, Chihuahua, y pertenece a la Secretaría de la Defensa Nacional, el funcionario aseveró que de consolidarse este proyecto del rescate del burro manadero, tendrá un alcance nacional.

La SEDER ya promovió una reunión de información técnica sobre la crianza del burro manadero de Kentucky, lugar que se ha convertido en el centro mundial de la genética de este animal, luego de que las secuelas de las guerras mundiales del siglo XX en Europa, dejaron una población mínima de estos ejemplares en lugares donde antaño abundaban.

Burros nada burros

En tal sesión informativa se encontraba presente el genetista de Kentucky más renombrado de esta especie: Dr. Steve Aaron, quien destacó que las cruzas de estos animales deben incidir en conservar los rasgos rústicos del jackstock (nombre que los estadounidenses dan al burro manadero), de tal manera que éste conserve su alzada de 1.60 metros, cabeza grande, orejas largas, callosidades en las patas traseras, cola provista de una bola terminal y pelaje casi uniforme. Subrayó que las cruzas genéticas no deben afectar su carácter rústico.

Aunque no se valore esto a fondo, el Dr. Aaron subrayó que el burro es un animal muy inteligente y con una memoria excelente, lo que le permite ubicar los senderos y conducirse en lugares muy abruptos, lo que lo vuelve muy útil en las zonas rurales marginadas. La vida de este animal puede ser de hasta 20 años en promedio. Las mulas, en cambio, tienen la ventaja de superar al burro en resistencia a los cambios de clima y fuerza, lo que también es motivo de gran utilidad en las labores del campo.


Portada
Directorio
Ediciones Anteriores
Arquidiocesis de GDL
Pág. Principal