Edición 575
10/02/2008

Panorama Parroquial

Portada
Editorial
Reflexivas
Epigramario
Voz del Arzobispado
Palabra del Pastor
Especial
Tema de la Semana
Iglesia en la Semana
Actualidades
Pastor y Comunidad
Panorama Parroquial
Bitácora
Campo y Ambiente
Familia
Cultural
Entrevista
Semillero de Vocaciones
Camino de Santidad
Palabra del Domingo
Contraportada
Hocio
Actividades
Bolsa de Trabajo

Nuestra Señora del Rayo en Miravalle
La comunidad enfrenta desintegración familiar,
drogadicción y contaminación

• Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Aunado al problema de la contaminación del aire, del que dan cuenta los medios de comunicación, los habitantes de la zona transcurren los días entre la basura y el canal de aguas negras que cruza la colonia. Desde la parroquia se trabaja en labores de formación familiar, prevención y obras de promoción social

«Con una población de 60 mil habitantes, la Parroquia de Nuestra Señora del Rayo es una comunidad dispuesta a mejorar la difícil situación que vive en sus inmediaciones.
Según refiere el señor Cura Ismael Bravo Zúñiga, quien lleva cinco años en esta parroquia, los principales retos que enfrenta la comunidad son la desintegración familiar, el pandillerismo, la drogadicción y la contaminación. Este último es un fenómeno que no se reduce a las partículas suspendidas en el aire, atribuibles a la cementera ubicada en las cercanías, o a los desechos que llegan de la Zona Industrial, sino que, además, se suma un grave problema por basura tirada en las calles, la contaminación visual producto del graffiti, y el riesgo latente por el canal de aguas residuales que pasa a espaldas del templo parroquial.

Trabajo organizado

Sin embargo, la problemática no impide que la parroquia esté bien estructurada, trabaje con una buena organización, dividida en catorce zonas, y promueva el entusiasmo y el fervor entre la feligresía. Se realiza, sobre todo, un mayor esfuerzo para rescatar a los niños de estas realidades.
A las zonas se integran, además, grupos de Renovación Carismática; siete coros; grupos de catequesis infantil, para adultos, prematrimonial, prebautismal y de quinceañeras; Grupo ABC de adolescentes; Apostolado de la Oración; Movimiento Familiar Cristiano; Colaboradoras de Jesús Sacerdote; Escuela Bíblica; ministros extraordinarios de la Comunión; Adoración Nocturna; Pastoral de la Salud; jóvenes; Liturgia; Cáritas –que proporciona también el servicio de capilla de velación– y otros servidores, como acólitos, notarios, mantenimiento y librería de la parroquia.
Para sus reuniones, estos grupos cuentan con salones que, aunque muy funcionales, en ocasiones resultan insuficientes, por la cantidad de personas congregadas.
Pese a lo vasto del territorio parroquial, el señor Cura Ismael Bravo y los dos Vicarios, Pbros. Juan José Alvizo y Ramón Mora López –quien actualmente cursa un diplomado en Pastoral Juvenil, en Bogotá, Colombia–, se dan tiempo para visitar las catorce zonas tres veces al año: en Cuaresma, Adviento y durante las fiestas patronales; además, cuando muere algún miembro de la comunidad, tratan de hacerse presentes en el último día del novenario.

Patrona milagrosa

En la parroquia se venera la imagen de Nuestra Señora del Rayo, cuyas fiestas se celebran en agosto, e incluyen casi siempre ceremonia colectiva de matrimonios. Se reverencia además a los Santos Mártires Mexicanos. Se tiene un relicario con restos de ocho de ellos y se les celebra, en el aniversario de su canonización, en el mes de mayo. En diciembre se organiza un triduo en torno a la fiesta guadalupana.

Nuestra Señora del Rayo a 200 años del milagro

La imagen original se venera en el templo dependiente del Monasterio de las Hermanas Dominicas Contemplativas de Jesús María, ubicado en el Centro de Guadalajara.
La madrugada del 13 de agosto de 1807, a las 2:30 de la madrugada, cuando descansaban las religiosas en el dormitorio, cayó un rayo sobre la imagen de la Virgen del Rosario, colocada en el mismo recinto.
El vestido y cabellera de la imagen quedaron totalmente quemados; su rostro, negro y desfigurado; los ojos, reventados. Milagrosamente, a ninguna religiosa le sucedió algo.
Después de este suceso, las monjas cantaron alabanzas y llevaron la imagen al coro alto; se celebró una Misa en acción de gracias.
Días después, el 18 de agosto a las 15:15 hrs., hubo una tormenta y la nube negra se posó sobre la torre del convento. La madre priora pidió a las religiosas que se reunieran en el coro, para llevar la Virgen a una religiosa que estaba muy grave. Se pidió a dos mozos ayudaran a trasladar la imagen. Una de las monjas estaba abrazada a ésta cuando comenzó a ver que le subió un color sumamente blanco. Los mozos y las religiosas, que acababan de reunirse, quedaron inmóviles, con los ojos fijos en la sagrada imagen. Las religiosas, conmovidas, decían jaculatorias y alabanzas, entonaron el Magníficat y comenzó a subirle un hermoso color a la Virgen desde el pecho hasta su rostro. Al mismo tiempo, un relámpago iluminó todo el coro.
Los ojos de la Virgen se abrieron y refulgieron como diamantes; su rostro quedó hermoso.
El señor Canónigo Dr. don José María Gómez fue a examinar y dar fe del milagro.
Cuando se erigió la parroquia, se pidió una réplica de esta imagen, pues se decía que la zona de Miravalle padecía tormentas y rayos.

El sábado 2 de febrero, en las Misas de las 12:00 y de las18:00 hrs., la Parroquia de Nuestra Señora del Rayo celebró el Día de la Candelaria con bendición de las velas, imágenes del Niño Dios y presentación de los niños en el templo.


Gabriel Ávila Romero


Carmen Aguirre

Un testigo y compañero del caminar de la Parroquia, ha sido el señor Gabriel Ávila Romero, notario que, junto con el «Padre Pancho» (Francisco Reyes), llegó a Miravalle en 1972. Desde entonces vive, trabaja y se desarrolla en el templo. Su función es llevar los libros de la Notaría en orden –según explica–. A lo largo de 35 años ha visto familias llegar e irse; niños que crecen, se hacen padres y, algunos, incluso abuelos.
Junto con don Gabriel trabaja Carmen Aguirre, cuya labor, además de las funciones de notaria, consiste en orientar a las personas con espíritu cristiano en el sentido de escuchar los problemas de quienes buscan el acompañamiento y guía espiritual, y por alguna circunstancia en los momentos de crisis no encuentran a alguno de los sacerdotes.
Doña Carmen invita a los afligidos a rezar el Rosario o a orar frente al Santísimo. De esta manera, ella también colabora en la cura de las almas.

Servicios de la Parroquia

Nuestra Señora del Rayo pertenece a la Vicaría de Nuestra Señora de Lourdes y al Decanato de Miravalle, del cual es cabeza.
En 1972 iniciaron los trabajos pastorales; sin embargo, la parroquia estaba en Las Juntas. En 1979 se desprendió Nuestra Señora del Rayo y fue nombrado como primer párroco el Pbro. Francisco Reyes.
Se ubica en la calle Bellas Artes Oriente 28, en el centro de la colonia.
Servicio de Notaría: lunes a sábado de 10:00 a 13:00 y 17:00 a 20:00 hrs.
Pláticas prebautismales: lunes a miércoles, 20:00 hrs.
Pláticas para quinceañeras: tercera semana de cada mes20:00 hrs.
Pláticas prematrimoniales: primer domingo de cada mes.
Bautismos: sábados a las 18:00 hrs., domingos a las 12:00 hrs.
Confesiones: antes de cada Misa.
Horarios de Misas: lunes a viernes, 8:00 y 19:00 hrs.; sábados, 8:00, 19:30 y 20:30 hrs.; domingos, 7:00, 8:00, 9:00, 12:00, 18:00, 19:00 y 20:30 hrs.
Durante el año se realizan Confirmaciones cuatro o cinco veces.


Portada
Directorio
Ediciones Anteriores
Arquidiocesis de GDL
Pág. Principal