2 de Noviembre de 2014
Año XII
No. 926

Mons. Ramón Godínez Flores Pastor y amigo, ex-alumno de nuestro Seminario

Publicado en web el 21 de febrero, 2009

En esta foto tomada en 1957 en el Colegio Pío Latino en Roma, se encuentra, arriba de derecha a izquierda, el tercero de pie, Ramón Godínez; sentado el primero de la derecha, Juan Sandoval I.; al centro, el Cardenal Garibi Rivera. Abajo, sentados, el primero de la derecha, Rafael Martínez Sáinz, y el tercero, Guadalupe Martín Rabago, hoy Arzobispo de León. Todos ellos, elegidos por Dios para el Episcopado, y formados inicialmente en el Seminario de Guadalajara.

 

 

Léster Chávez Arteaga. 3° de filosofía

 

ra la madrugada del 20 de abril de 2007, las campanas de la Parroquia de Jamay tocaban dobles. Era el momento de la partida de uno de sus hijos ilustres; el “Señor Godínez”, como cariñosamente se le llamaba, dejaba la morada terrena para ir a gozar de la morada celestial, tras una penosa enfermedad, a sus 71 años de edad, 47 de sacerdote y 27 de Obispo.

Ramón Godínez Flores había nacido el 18 de abril de 1936, en esa población ribereña; sus padres fueron el señor Cleofas Godínez y la Sra. María del Refugio Flores; desde niño manifestó una gran inteligencia y una profunda bondad, y eso fue lo que lo caracterizó siempre. Sin más, a los doce años, el Señor lo llamó al Seminario, donde ingresó en septiembre de 1947, siendo recibido por el Pbro. Avelino Sánchez. Después de concluir los estudios de Humanidades y Filosofía, fue enviado a Roma a continuar sus estudios, siendo condiscípulo del los jóvenes seminaristas Juan Sandoval y Rafael Martínez, quienes ahora son Arzobispo y Obispo Auxiliar, respectivamente, de nuestra Diócesis. Allá obtuvó la licenciatura en Teología Bíblica y Derecho Canónico, y fue ordenado sacerdote el 25 de Octubre de 1959 en la capilla del Colegio Pío Latinoamericano, por el Obispo Antonio Samoré. Al regresar de Roma, en agosto de 1961, desempeñó los siguientes ministerios: Profesor de Religión y de Latín en el Seminario Diocesano de Guadalajara; Juez Pro-Sinodal de la Arquidiócesis; Prefecto de Disciplina del Seminario; Director Espiritual del Seminario; Vicario Cooperador de la Parroquia del Santo Cura de Ars; Capellán de San Jorge Mártir (1962-1967); Profesor de Derecho Canónico en el Seminario (1967-1980); Párroco de Nuestra Señora de la Luz (1971-1972); Presidente del Consejo Presbiteral de la Arquidiócesis de Guadalajara (1972-1978); y Secretario-Canciller de la Curia (1972-1980).

En 1980 fue nombrado por Juan Pablo II, Obispo Titular de Centenaria y Auxiliar de Guadalajara, y recibiendo la consagración el 24 de Junio en la Iglesia Catedral por el Emmo. Sr. Card. José Salazar López. Dirigió la predicación el Nuncio Apostólico, Jerónimo Prigione.

Fue Delegado al VI Sínodo Mundial de Obispos en 1983, y poco después fue Secretario General del Episcopado Mexicano; por ello trasladó su residencia a México D.F. A su regreso asumió sus funciones como Obispo Auxiliar del Señor Cardenal Juan Jesús Posadas, y posteriormente del Cardenal Juan Sandoval.

El 18 de Mayo de 1998 fue nombrado Obispo de Aguascalientes por el Santo Padre Juan Pablo II, para suceder en el cargo a Mons. Rafael Muñoz Núñez.

 

Mons. Godínez en el 48° Congreso Eucarístico en Guadalajara

El Señor Godínez fue un hombre ejemplar, humilde y sencillo, quien tuvo un enorme aprecio por Guadalajara, llegando a afirmar que esta Diócesis que lo vio nacer y formarse, le había dado la vitalidad, que lo impulsaba a seguir respondiendo siempre con mayor lealtad al Señor.

En los casi nueve años que estuvo al frente de la Diócesis de Aguascalientes, se preocupó por atender y ayudar a todos; procuró la preparación de los laicos como signo y fermento de la Iglesia; se mostró como un hombre justo, desinteresado, siempre alegre y lleno de bondad; fue un Pastor que enseñó a vivir la caridad y a que todo fuera hecho para mayor gloria de Dios. Su apariencia fue siempre sencilla, sin aspavientos, mostrando una sonrisa; dócil y atento.

Cada lunes ofrecía una conferencia a la prensa, en la que no pocas veces se malinterpretaron sus palabras, pero sabía mantenerlas, pues debía anunciar la Verdad. Recalcó la importancia de la catequesis, sobre todo a los niños y jóvenes, pues veía con esperanza a la juventud; pero su mirada estuvo atenta al Seminario. Durante su episcopado se ordenaron 77 sacerdotes.

En el 48° Congreso Eucarístico, celebrado en esta ciudad, tuve oportunidad de acercarme a él, y mostró gusto al saber que aquí seguían abundando las vocaciones. Posteriormente le envié algunas cartas y siempre se mostró muy cordial. Recuerdo que una vez dijo: “Admiro su valentía para querer ser sacerdotes; cuenten con mi oración y gratitud”

En otra carta que me envió, mientras cursaba en Tapalpa, señaló: “Relaciónate más con Dios; aprende a vivir en comunidad, vive feliz, y prepárate con dedicación y responsabilidad a tu sacerdocio; sé signo de unidad, pues éste es el signo de la Iglesia. La gente de Guadalajara ama mucho a sus pastores, sacerdotes y seminaristas; ojalá correspondan a este cariño; sobre todo oren por su familia….

Poco antes de fallecer, en una misiva fechada el 7 de Marzo de 2007, me invitó a “servir con fidelidad a la Iglesia, en bien de ella y de la Sociedad; reza el Rosario, contempla a María, y como Ella, lleva siempre a Cristo dentro de ti a donde sea que fueres; que tu vida y formación se encaminen a conocer más a Jesús, que es el Camino la Verdad y la Vida… saludos a tu familia y mi aprecio siempre a los formadores…”

Cuando se fue de Guadalajara a Aguascalientes, dijo: “Voy dispuesto a dar la vida por Aguascalientes”, y así lo hizo. En su tumba, que se encuentra en una capillita al lado de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, puede leerse en la placa su epitafio: “Pasó por este mundo haciendo el Bien”.

 

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0.Puedes responder o hacer un trackback desde tu sitio.

Una Respuesta a “Mons. Ramón Godínez Flores Pastor y amigo, ex-alumno de nuestro Seminario”

  1. jose luis huerta solis Dice::

    febrero 24th, 2009 a las 12:08 am

    claro que don ramon godines flores entrego su vida por su amanda diocesis de aguasalientes el señor godines es un gran santo yo tube la fortuna de tratarlo mucho por que el fue mi director espirtual por espacio de 8 años en los cuales me supo guiar coo un gran padre espiritual toda la vida lo voy a tener en mi corason por todo el bien que me hiso no seme olvidan sus palabras cuanddo me despedi del no tengas miedo por que yo desde el cielo estare siempre ayudandote si aqui en la tierra te ayude mucho que no podre hacer por ti desde el cielo esas palabras me acompañaran toda mi vida descanse en paz mi querido señor obispo dn ramon godines flores y no se olvide de su querido pueblo de aguascalientes que nunca lo va olvidar monchis godines como ledeciamos de cariño paz y bien

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


  • Santuario


  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

  • Enlaces


  • Publicidad




 
2014 Semanario – Órgano de formación e información Católica - | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)