23 de Abril de 2017
Año XX
No. 1055
Tras el cable diplomático | Especial | Edición:

WikiLeaks y sus medias verdades

Publicado en web el 28 de Julio, 2011

14Relación con gobiernos de izquierda

Resulta inverosímil la versión difundida por esta Oficina que se ha encargado de dar a conocer información confidencial del Gobierno de Estados Unidos, pero no completamente real.

La reciente filtración de un supuesto cable diplomático de parte de WikiLeaks, donde presuntamente el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez y el Embajador de Estados Unidos en El Vaticano, Francis Rooney, entablaron una conversación respecto al crecimiento de gobiernos de izquierda en América Latina, suscitó una controversia que ha provocado confusión entre muchos sectores de la Sociedad, principalmente entre los católicos.

Esta situación nos permite hablar de la verdad de este suceso y, posteriormente, clarificar la relación que existe entre la Iglesia Católica y la comunidad política, en donde quedan incluidos los partidos políticos, también los de izquierda.

“No me consta”: López Obrador

De acuerdo al cable 06VATICAN01, fechado el 3 de abril de 2006, aparentemente el Arzobispo de Guadalajara habría solicitado la intervención del Gobierno de Estados Unidos para frenar el avance del entonces candidato por el PRD, Andrés Manuel López Obrador.
¿Quién filtró este cable y con qué intención? La filtración, sin duda, enturbia aún más la compleja situación que desgasta al país, en plena lucha de los partidos políticos por posicionarse en el ánimo de los ciudadanos, y en el apogeo, a veces patético, desgastante y turbio, por encontrar a un Candidato a la Presidencia de la República entre sus agremiados.
Un hecho como éste, efectivamente, beneficia a la posición de la víctima. ¿Pero habrá sido alguien de izquierda quien lo habrá provocado? No creemos que la aparición de mentiras sea una estrategia efectiva para lograr porcentajes de aceptación entre la gente. Sin embargo, las suposiciones nos harían caer en la misma posición que ahora rechazamos, la de la calumnia, la de las verdades a medias, la de provocar confusión y desánimo, la de suscitar un atractivo insano entre los futuros electores.
La reacción inmediata ante la aparición del documento diplomático en algunos Medios, fue buscar al principal afectado en nuestro país, de acuerdo al cable, al señor Andrés Manuel López Obrador. La respuesta del político tabasqueño decepcionó a quienes intentaban provocar un enfrentamiento mayor con el Arzobispo de Guadalajara: “No me consta que Sandoval Íñiguez haya pedido a Estados Unidos frenar mi campaña”, dijo tajante AMLO.

La verdad de la mentira

Las palabras de López Obrador contrastaron con las de algunos personajes de su misma corriente política, que se rasgaron las vestiduras, que juzgaron de “gravísima injerencia del Cardenal” y “condenaban el acto”, y hasta pidieron la intervención de la Secretaría de Gobernación. El que fuera Candidato a la Presidencia de la República en 2006, ni se inmutó. Dudó él mismo, en calidad del conocimiento que tiene del Cardenal Sandoval (y de los intríngulis mediáticos y políticos) de la veracidad del documento en cuestión. Suena ridículo creer que el purpurado se ande ocupando de esos asuntos, y más como petición a un gobierno extranjero.

En estas mismas páginas se encuentra la respuesta de la Oficina de Prensa del Arzobispado, que después de escuchar directamente la voz del Arzobispo de Guadalajara, en donde no se niega la realización del encuentro con el Embajador estadunidense, por otros motivos, sí se rechaza tajantemente que se haya tratado el tema del crecimiento de la izquierda en nuestro Continente.

Por una izquierda responsable

No hay un rechazo a priori de la izquierda por parte de la Iglesia. Sin embargo, la posición que a nivel internacional ha tomado la izquierda, resulta incompatible con la Doctrina Católica.

En la intención y realización de promover situaciones que no son acordes al Evangelio de Jesucristo, y con fundamento en la Ley Natural, con la izquierda no se acuerdan, en muchas ocasiones, puntos de coincidencia.

Aunque es un derecho asumir esta postura de parte de la Iglesia, con la misma exigencia con la que la izquierda quiere defender su estrategia, no es imposible un acercamiento entre ambas instituciones. De hecho, en su Encíclica Caritas in veritate (“Caridad en la verdad”), el Papa Benedicto XVI une, en una misma antropología, posiciones sobre problemas sociales, sostenidas por la derecha y por la izquierda.

Cristianismo enriquecedor

Puede hacerlo porque, históricamente, el pensamiento de la derecha y el de la izquierda occidentales derivan, en buena medida, del cristianismo, siempre y cuando no se caiga en un capitalismo deshumanizante, en una asistencia anticristiana o en un desprecio por la vida.

Sabemos que pueden incluir, cada una de ellas, radicalizaciones de unos aspectos y silenciamientos de otros, excluyendo la Tradición Cristiana. Sin embargo, la intención del Papa Benedicto XVI es reunir ambos pensamientos bajo una sola visión teológica. Sin excluir a Dios y conservando el respeto por la vida y por la dignidad de la persona, puede prestarse un valioso servicio a la comunión, que debería traducirse en una reconciliación de sensibilidades políticas, complementándose unas posturas con otras en esa visión mayor, y facilitando un incremento de la capacidad de acción colectiva de católicos y no católicos en la vida pública.

Por lo que, entonces, la izquierda es necesaria en el desarrollo político de una Nación, pero una izquierda que, al mismo tiempo que hace contrapeso al capitalismo salvaje, no se desgaste en posiciones que excluyen a Dios, no respetan la vida de la persona y descuidan su dignidad, sabiendo que entre sus valores puede estar la promoción de beneficios sociales y el respeto por todos los derechos humanos, empezando por el derecho a la vida y la libertad religiosa.

– Boletín –
Absolutamente falso que Cardenal Sandoval haya pedido detener a López Obrador

15Ante la filtración inverosímil de WikiLeaks de que el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez había pedido al Embajador de Estados Unidos en El Vaticano, Francis Rooney, en marzo de 2006, detener el trabajo del Sr. Andrés Manuel López Obrador, queremos señalar que se trata de una información absolutamente falsa.

Al Arzobispo de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, no le interesa intervenir ni involucrarse en los asuntos políticos del país. De esto mismo puede dar cuenta el Sr. Andrés Manuel López Obrador, por las ocasiones en las que se ha entrevistado con el purpurado, a petición del mismo López Obrador. Entre ellos siempre ha existido una relación de respeto mutuo.

El jerarca católico valora el trabajo de la izquierda, necesario para el debate político en la Nación, aun sin concordar en algunos puntos.

Sin embargo, queremos aclarar, también, que sí se llevó a cabo una entrevista entre el Embajador Francis Rooney y el Cardenal Sandoval. El único tema tratado entre ellos fue el apoyo solicitado al representante americano para la construcción del Santuario de los Mártires, dada su condición de católico; apoyo que jamás se recibió.

Queremos señalar que la filtración pública de esta calumnia de parte de quien haya sido la fuente, busca dañar intencionalmente el clima político y social, ya de por sí enrarecido en nuestro país.
Consideramos una gran irresponsabilidad presentar este tipo de información falsa por el daño que pueda provocar en el ánimo de los ciudadanos.

No dudamos de la mala intención de quien presenta esta mentira con el fin de dañar a México, a la Iglesia Católica y a los personajes involucrados.

Exhortamos a los creyentes y no creyentes a reflexionar sobre cualquier información que reciban, tomando en cuenta que el país atraviesa por una etapa de efervescencia política, donde el rumor, la calumnia, la infamia, la denostación, la mentira y las medias verdades quieren posicionarse como protagonistas en la vida pública.

Oficina de Prensa y Comunicación Social
Arzobispado de Guadalajara

 

Se une la Iglesia a la comunidad política

Para hablar sobre la colaboración entre Iglesia y comunidad política, puede ilustrarnos el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, y que puede aplicarse a todo tipo de gobierno, tanto de izquierda como de derecha:
“La recíproca autonomía de la Iglesia y la comunidad política no comporta una separación tal que excluya la colaboración: ambas, aunque a título diverso, están al servicio de la vocación personal y social de los mismos hombres. La Iglesia y la comunidad política, en efecto, se expresan mediante formas organizativas que no constituyen un fin en sí mismas, sino que están al servicio del hombre, para permitirle el pleno ejercicio de sus derechos, inherentes a su identidad de ciudadano, y un cumplimiento de los correspondientes deberes. La Iglesia y la comunidad política pueden desarrollar su servicio, cuanto mejor cultiven ambas, entre sí, una sana cooperación, habida cuenta de las circunstancias de lugar y tiempo”.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes responder o hacer un trackback desde tu sitio.

5 Respuestas a “WikiLeaks y sus medias verdades”

  1. angela Dice::

    Julio 28th, 2011 a las 11:51 pm

    Señores de la oficina de prensa de Sandoval Iñiguez:

    Les sugiero informarse de qué es exactamente lo que hace wikileaks antes de dar cualquier respuesta. Esta página (wikileaks) no inventa nada, solo publica cables que le han sido proporcionados por una tercera persona de manera anónima. En este caso aquellos que fueron generados por embajadores de E.U en diferentes paises del mundo y ellos los publicaron, por tanto las “medias verdades” de wikileaks no son tales, en todo caso serían del embajador Rooney. Sin embargo cuesta trabajo creerle al cardenal, porque ¿qué interés tendría para el embajador norteamericano mentir en algo como esto? es mas creíble que el señor Sandoval Iñiguez es quien esta mintiendo. Yo le creo mas a wikileaks que a una persona como el cardenal que tiene la costumbre de hablar de mas.

  2. Francisco Reyes Dice::

    Julio 29th, 2011 a las 9:56 pm

    Qué lastima y vergënza me provoca tener un “pastor” como usted, Don Juan…No sé como puede llamarse cristiano y sucesor de los apostoles. Soy católico, amo a mi iglesia, pero detesto a los clérigos como usted que no reflejan por ningún lado ni la sombra del Buen Pastor…

  3. Antone Morane Dice::

    Julio 31st, 2011 a las 1:48 pm

    Al parecer en todo están los que atacan a la iglesia, y si no, ¿entoces para qué servirían los que atacan a la iglesia, si lo hacen mal? Si WikiLeaks es un portal para los anónimos que tiene miedo de serlo, yo creería muy poco de lo que se publica. Ciertamente, el portal es bueno, en cuanto a que su supuesta intensión es publicar verdades que le interesan al público, y que por intereses de los que tienen poder no permitirían que se supiese.

    Pero ¿cuantas cosas buenas el hombre las hace malas? Este portal se presta a que gente con malas intenciones publiquen inventos, sin pagar los platos rotos si se difama a alguien, en este caso, el Cardenal, por destruir reputaciones. Anónimamente. Por lo que decir creo en “WikiLeaks” no procede, estás creyendo en la persona que lo publicó, quizá hasta lo conoces Ángela, eres la primera en publicar un comentario, por lo que estabas esperando la respuesta del Arzobispado. WikiLeaks es un medio que no se responsabiliza en muchos casos de lo que se publica en sus páginas. Como WikiPedia, cualquiera puede subir un artículo aunque sea erróneo y no se base poco o nada en bibliografías.

    Esto es cuestión de fe, la iglesia se rige por su cabeza que es Jesús, si no crees en él, no cres en nada, ni en ti, ni en nadie, ni en WikiLeaks. Lo que dice el Cardenal lo dice a diario en las omilías sin esconderse, sin ser anónimo, ahí está diario, todos saben su nombre, donde vive. Y nunca ha dicho nada en contra de la los políticos a escondidas, todos sabemos que él protesta y se levanta en contra de políticos que se aprovechan de su posición para beneficiarse, por lo que si no le gusta AMLO él lo dirá a la luz del día. ¿Porqué habría ahora esconderse para parar su elección?

    El que está en cualquier puesto, sea bueno sea malo, es por voluntad divina. Si no está en la presidencia es porque así lo quiso Dios.

  4. Juan Carrillo Dice::

    Agosto 1st, 2011 a las 7:26 pm

    El crear un clima de desconfianza y de controversia politica, es parte del juego de poder. En la pagina wikileaks ha aparecido información que se da como cierta pero que no tiene sustento real,como el caso de soldados norteamericanos que filtraron supuesta informacion y que luego su gobierno desmintió. Aquí yo le creo al Cardenal y lo confirma Andres Manuel Lopez Obrador al señalar: “No me consta que Sandoval Íñiguez haya pedido a Estados Unidos frenar mi campaña”.

  5. Rambo Dice::

    Agosto 9th, 2011 a las 10:45 pm

    Por hechos como estos, la Iglesia no sale de sus problemas en relaciones politica-Religiosas, ya Juarez veia “eso” del ambiente religioso, casos como “padres” confesaban a los indigenas, mientras le entregaba la nota de pecados al cacique hacendado para al siguiente dia matarlos. Si la politica es una porqueria ¿que necesidad tiene la Iglesia de mancharse las manos? Pienso en lo que dijo Jesucristo;
    “…La verdad os hara libres…” y Wikileaks tambien 😛

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2017 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)