02 de Diciembre de 2018
Año XX
No. 1139
| Varios | Edición:

Un laico, paradigma del militante católico

Publicado en web el 29 de Diciembre, 2011

Nicolás Leaño Vélez:

16-1Arq. Luis Ángel Leaño Aceves

El Ingeniero Nicolás Leaño Vélez, primer Presidente de la Junta Diocesana de la Acción Católica de Guadalajara, fue el único líder católico que cruzó en el tiempo las tres décadas que van de 1903 a 1933, con intensidad, arrojo y eficaces resultados.

Datos biográficos

Nació en el Barrio de Analco, de Guadalajara, en 1872. Cursó en el Seminario Conciliar de Guadalajara la Secundaria y el Bachillerato con bastante provecho. En 1890 se matriculó en la Escuela Libre de Ingenieros, donde obtuvo el título de Topógrafo Hidromensor. Se casó con Juana Álvarez del Castillo Velasco, quien le dio ocho hijos.

Profesionista, católico activo y luchador social

Como Topógrafo, se especializó en Hidráulica, introduciendo el agua potable en Tepic. En 1901 construyó en Guadalajara el depósito concentrador de la Caja del Agua, que aún funciona, en el cruce de las Avenidas Circunvalación Agustín Yáñez y Arcos.

Como hombre de fe, de convicciones públicas y concretas y de sólida piedad, tomó parte activa en los cuadros del catolicismo a principios del Siglo XX, a través de Círculos de Estudio; apoyó activamente a los Arzobispos José de Jesús Ortiz y Rodríguez y Francisco Orozco y Jiménez. Por ello, el Papa Pío XI le distinguió, en 1925, con el título de Caballero de la Orden de San Gregorio Magno.

Presidió la Sociedad Mutualista de Obreros de Señor San José, en Analco; participó en el Congreso Católico Nacional de Guadalajara en 1906, donde defendió la necesidad de crear un salario familiar. Creó también sindicatos católicos y militó con los Operarios Guadalupanos, base del Partido Católico Nacional en Jalisco (PCN), del que fue socio fundador en 1911, insuflando las reglas de buen gobierno con los principios filosóficos cristianos, las libertades de educación y religiosa, la inamovilidad democrática del Poder Judicial y la creación de instituciones de crédito agrícola.

Participación política

Electo Diputado por el PCN en enero de 1913, promovió la Ley de Descanso Dominical Obligatorio, la implantación de un salario mínimo, la reglamentación del trabajo para mujeres y niños, el bien de familia inalienable, y la Ley “de la silla”, para descanso de los empleados de comercio que permanecían de pie toda la jornada.

Luego de la disolución del PCN, en 1918 participó en el Partido Demócrata, ocupando la vicepresidencia. Dos años después, contendió por la Alcaldía de Guadalajara. A la cabeza del Círculo Central de Estudios y de la Asociación Jalisciense de Ingenieros, organizó, en 1919, un Congreso Católico Regional, del 19 al 23 de abril de ese año, fruto del cual fue el Semanario “El Obrero”, del que fue su primer Director. También participó en la Directiva de los Caballeros de Colón. En 1925 sufrió en carne propia el renovado embate anticlerical, auspiciado por el Gobierno de José Guadalupe Zuno Hernández, que le costó la privación de la libertad.

Tomando en cuenta su relevancia como líder católico, después de la Guerra Cristera, en la que no tomó parte activa, fue designado, en agosto de 1930, primer Presidente de la Junta Diocesana de la apenas creada Acción Católica Mexicana. Muy menguado en su salud, el Ingeniero Leaño, empero, intuyó que el campo a debate entre el totalitarismo estatista y el catolicismo social, era el educativo, de modo que en noviembre de ese año promovió un plebiscito interno para inducir a los católicos a pedir al Congreso de la Unión evitar el matiz socialista arreligioso, que finalmente le fue impuesto a mediados de 1933.

A esas alturas, el Ingeniero Nicolás Leaño no estaba físicamente en condiciones de hacer algo mejor que orientar a sus hijos Ángel, estudiante de primer año de Medicina, y Antonio, a tomar parte en la huelga que el 23 de octubre de tal año paralizó las actividades de la Universidad de Guadalajara y marcaría el Movimiento que, a la postre, en 1935, daría vida a la primera Universidad privada y libre de México: la Universidad Autónoma de Occidente, que hoy lleva el nombre de Universidad Autónoma de Guadalajara. Poco después, la mañana del 3 de octubre de 1935, falleció. Sus cenizas reposan en el interior del Templo de San Sebastián de Analco.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes responder o hacer un trackback desde tu sitio.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)