02 de Diciembre de 2018
Año XX
No. 1139
Listo para iniciar su nueva tarea | Tema de la Semana | Edición:

El Cardenal José Francisco Robles Ortega

Publicado en web el 2 de Febrero, 2012

Biografía del Cardenal José Francisco Robles Ortega
El camino recorrido

4Nació en Mascota, Jalisco (Diócesis de Tepic), el 2 de marzo de 1949, y fue el tercero de los dieciséis hijos nacidos en el hogar cristiano formado por los señores Francisco Robles Arreola y Teresa Ortega de Robles.

Realizó sus iniciales estudios de Humanidades en el Seminario Diocesano Menor de Autlán y los continuó en el Seminario Menor de Guadalajara. En esta misma ciudad, ya en el Seminario Mayor, cursó Filosofía, y se fue a estudiar la Teología en el Seminario de Zamora, Michoacán.

Fue ordenado presbítero el 20 de julio de 1976 en la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en Mascota, Jalisco, para la Diócesis y por el Obispo de Autlán, Monseñor Maclovio Vázquez Silos.

Después de su ordenación sacerdotal, completó sus estudios en Roma, Italia, donde obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana (1976-1979).

Desempeñó los siguientes servicios y responsabilidades pastorales:

• Vicario en la Parroquia de Santa María de Guadalupe, en Autlán, y Prefecto de Estudios y de Disciplina del Seminario Menor de Autlán (1979-1980).
• Capellán de Religiosas (1979).
• Director Espiritual en el Seminario Menor de Autlán (1980).
• Rector del Seminario de Autlán (1980-1985).
• Consultor Diocesano y Presidente del Consejo Presbiteral.
• Miembro de la Comisión Diocesana para la Formación Permanente del Clero y de la Comisión Diocesana para la Doctrina de la Fe.
• Vicario General de la Diócesis de Autlán (1985-1991).
• Promotor Diocesano para el Arte Sacro (1987).
• Asistente de la Comisión Diocesana para los Asuntos Económicos (1988).
• Profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario de Autlán.
A la muerte de su Obispo, Monseñor Maclovio Vázquez Silos, en julio de 1990, fue nombrado Administrador Diocesano.

Ministerio Episcopal

Fue preconizado por Su Santidad Juan Pablo II como Obispo Titular de Bossa y Auxiliar de Toluca el 30 de abril de 1991, y consagrado como tal por Monseñor Alfredo Torres Romero, segundo Obispo de Toluca, el 5 de junio de 1991.
El Sínodo Diocesano estaba en marcha; de ahí que Monseñor Torres le pidió que acompañara el proceso como Vicepresidente del mismo. También le encomendó continuara realizando las Visitas Pastorales a las Parroquias de la Iglesia Particular de Toluca, y que le representara en la “Visita Ad Limina Apostolorum”, ante el Santo Padre, en 1994.
A la muerte de Monseñor Alfredo Torres (el 15 de octubre de 1995), fue designado Administrador Diocesano. Posteriormente, el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo Residencial de Toluca, y tomó posesión de su cargo el 15 de julio de 1996.

Fue uno de los once elegidos, por sus hermanos del Episcopado Mexicano, para participar en la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para América, celebrada en El Vaticano, del 16 de noviembre al 12 de diciembre de 1997.
Entre los servicios que ha prestado en la Conferencia del Episcopado Mexicano, destaca el haber presidido el Departamento para la Pastoral de Santuarios, por dos trienios consecutivos. También fue Presidente de la Comisión de Educación y Cultura por un trienio, y Vocal de algunas otras Comisiones del Colegio de los Obispos.

Otra encomienda

El 25 de enero de 2003, el Pontífice Juan Pablo II lo promovió como XI Arzobispo de Monterrey, al aceptar la renuncia del Eminentísimo señor Cardenal Adolfo Antonio Suárez Rivera, por enfermedad y edad avanzada.

Un poco después, fue escogido como Presidente de la Comisión Episcopal para Vocaciones y Ministerios, y la de Pro Colegio Pontificio Mexicano en Roma, para dos trienios: 2004-2009.

El 17 de octubre de 2007, al término de la Audiencia General celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa Benedicto XVI anunció la creación de 23 nuevos Cardenales, entre ellos Monseñor José Francisco Robles Ortega, y recibió el capelo cardenalicio el 24 de noviembre en el Consistorio celebrado en la Ciudad del Vaticano. Se le asignó el Título de “Nuestra Señora de la Presentación”.

También participó en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, CELAM, del 13 al 31 de mayo de 2007 en Aparecida, Brasil. Fue incorporado como miembro de la Comisión Pontificia para América Latina desde 2008.

Es el Representante de la Iglesia Católica, a través del CELAM, ante la Organización “Líderes Religiosos por la Paz”, para América Latina, a partir de julio de 2009. Recibió, en noviembre de ese mismo año, la encomienda de representar a la Santa Sede en la Solemne Inauguración del Año Jubilar por el Cuadragésimo Aniversario de la Proclamación de Nuestra Señora de la Divina Providencia, Patrona Nacional de Puerto Rico. Y en agosto de 2011, la de representar al Santo Padre Benedicto XVI en la culminación del Año Jubilar por el 375º Aniversario del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona de Costa Rica.

El 5 de enero de 2011, el Vicario de Cristo lo agregó como miembro del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, creado por esas fechas. Actualmente, es el Presidente de la Comisión Episcopal para el Diálogo Interreligioso y Comunión en México.

Fue el 7 de diciembre de 2011, Festividad de San Ambrosio, cuando la Santa Sede dio a conocer públicamente que el Cardenal José Francisco Robles Ortega será el décimo Arzobispo de Guadalajara, en reemplazo del también Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, a quien el Papa le aceptó su renuncia por haber cumplido la edad reglamentaria que estipula el Derecho Canónico.

 

Sus grandes querencias
Mascota sigue siendo su nido de afectos

Por supuesto que esta importante población de Jalisco continúa representando, para el Cardenal Robles Ortega, el tesoro de recuerdos de su infancia; la casa de su familia; su ámbito de confianza.

5Pbro. Alberto Ávila Rodríguez
José de Jesús Parada Tovar

Espaciosa, diseñada con buen gusto, bien distribuida, acogedora como son las casas de pueblo, en las que no falta el patio jardinado con plantas y flores diversas, a la sombra de árboles de distintas especies, así es el hogar en que se desarrolló la Familia Robles Ortega, y en el que ahora viven solamente el papá, don Francisco Robles Arreola, quien el pasado 3 de diciembre cumplió 94 años de edad; su señora esposa, doña Teresa Ortega, y su hija Luz María.

Dios bendijo a este matrimonio (que el 27 de mayo próximo cumplirá 65 años de unión sacramental) con 16 hijos: nueve hombres y siete mujeres.

Cómodamente sentados en la sala, y afablemente atendidos en la plática, fuimos tomando nota de la simpática charla con la mamá y la hermana del Cardenal, en un ambiente, además, fresco por el habitual clima serrano de principios de año.

De privilegiada memoria, con soltura y gracia, doña Tere refirió: “Nos casamos aquí en Mascota. Nos sobreviven 15 hijos (sólo uno falleció, muy pequeñito). Sus nombres son, por orden: María de Jesús, Gildardo, José Francisco, Eulogio, Elvira, Luz María, Teresa de Jesús, José Humberto, Ernestina, Salvador, Hugo Alfonso, Patricia Eugenia, Juan Manuel, Claudia Elena y Héctor Adolfo.

Algunas características

Cuidadosa en medir lo que platica, pero con la chispa de la gente sencilla y de pueblo, doña Tere accedió a describir algunos rasgos de su hijo Francisco: “Por principio de cuentas, les diré que lo bautizó el Padre Rafael Galindo, quien todavía vivía cuando hicieron a mi hijo Obispo de Toluca y Arzobispo de Monterrey. Varias veces lo visitaba, y siempre le recordaba: ‘no se te olvide que tu nombre completo es José Francisco, no nomás Francisco’. De chiquillo, fue su acólito en la Parroquia.

“En sus vacaciones de la Escuela y del Seminario, Paco le ayudaba a su padre en el campo, sobre todo en la ordeña. ¿Que cómo era su carácter?, pues igualito al de su papá. De niño, era juguetón y travieso, pero normal. En el corral, con sus hermanos, gustaba de ‘destazar puercos’, que así le llamaban a abrir o pelar mangos”.

Toda vez que fue una familia tan numerosa, y con tantos hijos varones, casi obligada resultaba la pregunta acerca de si otros hermanos aspiraron a la Carrera del Sacerdocio. La respuesta, inmediata y ocurrente: “¡No! Imagínense, ¿qué hubiera hecho yo con tantos Cardenales?”…

Obvio, también, inquirirle cuál momento fue más emotivo para la mamá: la Ordenación Sacerdotal de su hijo, su Consagración como Obispo, su Toma de Posesión como Arzobispo de Monterrey, el anuncio de su nombramiento como Cardenal o la noticia de su elección para Arzobispo de Guadalajara. La señora Tere, sin embargo, les dio igual valor: “Su Ordenación, aquí en Mascota, fue muy emocionante, como también su Consagración Episcopal en Toluca. Más bien, pedimos mucho por él, debido a las altas responsabilidades que ha tenido y tendrá”.

5bFuertes sensaciones

Lucy, la hija que cuida de sus padres en casa, no se da abasto para contestar el teléfono fijo y el celular, pues les llueven llamadas de todas partes pero con el mismo motivo: felicitar, preguntar por el Cardenal, investigar sobre la Ceremonia de toma de Posesión y si habrá boletos.

También de fácil palabra y de finos modales, nos comentó: “Después de rezar el Rosario, recibí la noticia de que mi hermano sería el próximo Arzobispo de Guadalajara. Caí de rodillas, pero pensé: Nada pasa, porque Dios lo hace todo, y muy bien. Mi mamá nomás dijo: ‘Hágase, Señor tu voluntad’. Como familia, Nuestro Señor nos ha regalado mucho. ¿Qué más nos regalará y pedirá? Seguramente nos pide y nos compromete a amarlo más. Afortunadamente, nuestra familia ha sido siempre muy unida y alegre, gracias a nuestros papás, y desde nuestros abuelos”.

Doña Teresa Ortega, junto con su esposo don Francisco, ya había tenido la oportunidad de viajar a Roma. Primeramente para visitar a su joven hijo Sacerdote, que allá estudiaba. Luego, también con su marido, cuando a su hijo Paco le impusieron el Palio Arzobispal como Metropolitano de Monterrey. Pero, cuando se celebró el Consistorio en que lo invistieron como Cardenal de la Santa Iglesia, estuvo allá prácticamente la familia entera, y los papás tuvieron la dicha de recibir la Sagrada Comunión de manos del Papa Benedicto XVI.

Otras anécdotas

Hacendosa como ha sido siempre, la señora Tere sabe de quehaceres y de cocina. Por tanto, también los hijos, en alguna medida. “Paco no es atenido, ¿eh? Le gusta manejar él mismo su vehículo, pues desde chico manejaba el tractor en el Rancho El Troje. Fue muy sano siempre, y comía de todo, sin gustos especiales. En casa teníamos mucha leche, y yo con frecuencia les hacía queso y hasta jericallas de sabores, con mucho huevo. Diariamente, como ahora, rezábamos el Rosario, y siempre que estuvo fuera nos carteábamos o nos hablábamos por teléfono. Todavía a la fecha, en familia, a él se le respeta, pero también hay bromas”.

Nos aclararon nuestras entrevistadas que esta Familia, Robles Ortega, no es descendiente ni pariente del Santo Mártir José María Robles Hurtado, “porque él es de otro tronco o de otra rama, pues; pero sí es paisano de Mascota”.

Ordinariamente, el Cardenal José Francisco suele visitar su tierra, al menos una vez por año, y disfrutar del rancho. Es más, este espacio de campo se ha habilitado para Ejercicios Espirituales, Retiros o reuniones de convivencia, tal como se acostumbra al invitar a todos los alumnos del Seminario de Autlán (del que fue Rector), cuando acuden a dar gracias a la Virgen de Talpa cada 1º de julio. Asimismo, frecuentan el lugar los seminaristas menores de la Diócesis de Tepic, que tienen su Casa en Mascota.

El martes 7 de febrero, con honda emoción y gratitud al Señor, toda la Familia Robles Ortega estará presente en el Estadio Tres de Marzo, de Zapopan, para atestiguar el hecho histórico: Por la Gracia de Dios y de la Santa Sede, Francisco asumirá el gobierno de la Arquidiócesis de Guadalajara como su décimo Arzobispo.

 

Sucesión Episcopal
El Cardenal Robles, listo para iniciar su nueva tarea

Un hombre que disfruta la Naturaleza, la lectura y la música. Un Pastor con la mente clara sobre sus responsabilidades como Arzobispo de Guadalajara. El Cardenal José Francisco Robles Ortega pretende dar continuidad a las obras materiales y espirituales de la Iglesia tapatía, en comunión con sacerdotes, religiosos y laicos.

6 (1)Sonia Gabriela Ceja Ramírez

El que fuera noveno Arzobispo de Monterrey se siente contento y muy honrado de regresar a su tierra, Jalisco, ahora como décimo Arzobispo de la Arquidiócesis de Guadalajara, según dijo en entrevista realizada en la Capital de Nuevo León, algunas semanas antes de su Toma de Posesión como nuevo Arzobispo Metropolitano.

“Me siento, al mismo tiempo, revestido de una gran responsabilidad y con un grande reto, pero lo asumo en la conciencia de que es la manifestación de la voluntad de Dios, a través del ministerio del Papa Benedicto XVI.
“Voy con sentimientos de alegría, de gozo, de confianza en la Gracia del Señor, para asumir y enfrentar ese reto, con la participación y la comunión de todos quienes integran la Arquidiócesis”.

Entre la alegría y el temor a lo desconocido

Pese a que se escuchaban rumores acerca de su posible nombramiento como sucesor del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez como cabeza de la Iglesia Diocesana de Guadalajara, el Cardenal Robles veía poco probable que esta noticia se hiciera realidad, dado que cumplía una tarea semejante en una Arquidiócesis también muy numerosa como es la regiomontana, y con su propia problemática; así que, una vez notificado de su nombramiento, sí se sorprendió al recibir la noticia de manera oficial: “Fueron diversos sentimientos. Por una parte, la confianza de que Dios se manifiesta a través de nuestros Superiores. Gozo y alegría, porque se abre un mayor horizonte de exigencia de servicio. En cierta manera, también existe el temor a lo desconocido y la tristeza de dejar lo que uno tiene en sus manos, con todos los proyectos que uno concibe y comparte con los colaboradores. Es una serie de sentimientos; pero, en último término, prevalece una sensación de paz, porque es la expresión de la voluntad de Dios en mi vida”.

Su familia tomó la noticia con mucha alegría, pero también con la conciencia de que es una mayor responsabilidad en el ministerio del Cardenal Francisco Robles.

La buena administración de los “bienes” de la Arquidiócesis

Sin tocar de primera mano la realidad de la Arquidiócesis, prevé como el mayor de los retos en su nueva Sede, “esa riqueza de dones que la Iglesia de Guadalajara tiene. En cuanto a Agentes de Pastoral, en cuanto a que la comunidad está interesada y es participativa del mensaje católico, todo ese bagaje supone el reto de conjuntar esa riqueza y darle un impulso a lo que la Iglesia nos está pidiendo en la Iglesia Universal: La Nueva Evangelización.

“Yo sé que se está trabajando, sé que se está evangelizando, pero siempre hay la oportunidad de impulsar más, de acrecentar más ese compromiso. Yo creo que por ahí va el reto”.

El ministerio sacerdotal exige renunciar una y otra vez

Después de casi nueve años de radicar en Monterrey como Arzobispo de la Iglesia Local, el purpurado sintetiza, en una sola palabra, lo que más le cuesta dejar: “Todo. El clima, la gente, los proyectos, las ilusiones, los planes que se tenían; cuesta trabajo dejar todo. Humanamente, uno se arraiga, se integra, se afecta (crece en afecto) por la realidad en la que vive, de tal manera que se tiene qué vivir un proceso de desprendimiento en todos los aspectos”.

Una de las primeras tareas que el nuevo Arzobispo para Guadalajara se ha planteado a su llegada, es reunirse con el Clero tapatío: “Esto parte del principio de que el Obispo no puede realizar su ministerio como sucesor de los Apóstoles, como cabeza, como hermano mayor de una comunidad diocesana, si no cuenta con la cercanía, integración y participación de su Presbiterio.

“Para mí, como Obispo, la prioridad inicial será buscar ese acercamiento fraterno y próximo; yo sé que es difícil porque son muchos presbíteros; pero, en principio, ese es mi criterio, para después, con la ayuda de los más cercanos colaboradores del Obispo, que son los presbíteros, y que son, además, sus hermanos, sus amigos y sus consejeros, poder impulsar un proyecto pastoral que incida en la realidad.

“Yo he querido, he pedido a mi llegada, como prioridad, buscar un esquema que me permita el acercamiento a mis hermanos presbíteros, lo más fraterno y lo más humano posible.

“Me recomendaron aprovechar la estructura que ya existe y reunirnos por Vicarías Episcopales y, de esa manera, propiciar el objetivo que yo me he trazado. Esto se modificó un poco con el anuncio del Consistorio (para la creación de nuevos Cardenales), que me exige también estar en Roma, apenas llegue a Guadalajara”.

6 (3)El corazón de la Diócesis late fuerte

“Junto con el Presbiterio, el Seminario es parte de esa prioridad también. En el Seminario se da la primera parte de la formación sacerdotal. Bendigo a Dios porque existe en la Iglesia de Guadalajara este Seminario con tan numerosas y valiosas vocaciones que, desde luego, hay que cuidar, hay que formar, y discernir con ellos que se trata de un auténtico y verdadero llamado del Señor a consagrar su vida en el servicio de los hermanos como presbíteros en la Iglesia.

“Presbiterio y Seminario están íntimamente ligados. Hay que tocar esta institución de la Iglesia y para la Iglesia con el mayor interés y con el máximo cuidado, participando esta responsabilidad con las personas idóneas para cumplir este ministerio”.

La asignatura pendiente de la Iglesia

Guadalajara y Monterrey comparten ciertas cosas, entre ellas, en épocas recientes y de manera poco halagadora, la inseguridad y la violencia. Al respecto, el señor Cardenal lamenta el grado de descomposición social al que hemos llegado como país, “aunque con acento especial en determinadas zonas. Ésta (Nuevo León) es una de las zonas que más ha manifestado esa descomposición. Creo que la lectura más oportuna que se debe hacer al respecto es analizar las causas, porque esto no se ha dado de la noche a la mañana ni se dio con un solo evento. Es la manifestación de un proceso que viene de mucho tiempo atrás, que implica educación, atención a las familias, la creación de puestos de trabajo digno y bien remunerado; implica la justicia, la fortaleza y la depuración de las instituciones dedicadas a la impartición de justicia. En fin, creo que debemos ir a la profundidad de las causas de este fenómeno, que tristemente está ocurriendo con tanta violencia, con tanta sangre y con tanto daño para tantas y tantas familias.

“Mientras no se haga esto, es posible que se aminore la manifestación más inmediata, que se controle la expresión de la fuerza de los cárteles, pero sin atender al origen”.

Reconoció, asimismo, que la Iglesia sí tiene algo que hacer respecto a este panorama: “Si la tarea evangelizadora, que es la misión fundamental de la Iglesia, no incide en esta realidad, no contribuye a la reconstrucción de la persona, en cuanto a su dignidad y no contribuye a la reconstrucción de la familia como célula fundamental, y no aporta a la reintegración y sanación del tejido social, entonces algo le está faltando a la Iglesia en el cumplimiento de su misión”.

El Caso Posadas, herida que permanece abierta

La Iglesia de Guadalajara comprende el dolor de las familias que han perdido a uno de sus integrantes a causa de la violencia, pues esta gran familia cristiana perdió a su Pastor, el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el 24 de mayo de 1993. La petición de justicia fue una de las prioridades de su sucesor inmediato, el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, quien en casi 18 años no cesó en su afán de conocer a quiénes, como Iglesia, tenemos qué perdonar por este crimen.

El Cardenal José Francisco Robles opinó al respecto: “Debo reconocer que es encomiable, es sumamente trascendente el compromiso que el Cardenal Sandoval asumió, como inmediato sucesor, para impulsar el esclarecimiento de este crimen para que se hiciera justicia.

“Sabemos que la conclusión oficial no nos satisface. Pudiera seguirse impulsando, pudiera seguirse trabajando. Yo, personalmente, sin ponerlo como una prioridad o con la misma intensidad que le tocaba al inmediato sucesor, quisiera pensar que la demanda de justicia, tanto en el Caso del Cardenal Posadas como en muchos otros casos, tiene que ampliarse. Debe abrirse el horizonte para no polarizar sobre una persona solamente, sobre un hecho, sobre un acontecimiento, dejando de lado lo que ahora estamos viviendo. Guadalajara, como Monterrey y otras ciudades u otros Estados, no están libres de este flagelo que es el crimen organizado; por tanto, hay que abrir el horizonte, abrir el compromiso para trabajar por un esquema de justicia que abarque más. Primero, que prevenga y que abarque otros campos.

“Ese es, desde aquí (aún en Monterrey), sin llegar todavía, sin tener en la mano los procesos, lo que yo me atrevo a expresar que pudiera ser el camino. Si llegado allá, y viendo este tema en concreto urge de mi parte que haga algo más puntual, claro que voy a hacerlo”.

6 (4)Continuidad a las obras de la Arquidiócesis

Al cuestionarle sobre la edificación del Santuario de los Mártires de Cristo, tomando en cuenta que es una obra que los fieles de la Arquidiócesis sugirieron a través del II Sínodo Diocesano, el Cardenal Robles Ortega comentó que, por tratarse de una obra diocesana que es atendida todavía por el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, no se detendrá.

“Nada se va a parar porque yo llego. Todo tendrá que continuar, y en la medida que me vaya insertando, que vaya conociendo bien la realidad, veremos si hay que hacer algún ajuste. Si hay que poner acento en algún aspecto, pues lo iremos haciendo poco a poco.

No me he asomado a esta obra, pero tengo conocimiento de ella y me alegra que exista. Me entusiasma que se esté en un punto tan aventajado de la obra, y esto no va a detenerse porque yo llego”.

Un Arzobispo al día, en las Redes Sociales

Tocante a las nuevas tecnologías, nuestro entrevistado opinó que Redes Sociales como Facebook o Twitter son un instrumento. “Todo lo que sirva al cumplimiento de la misión, hay que aprovecharlo. Hay que ser conscientes de los riesgos que esto conlleva, que esto implica, pero no obstante esos riesgos, hay que aprovechar todos los instrumentos, todas las herramientas que están a nuestro alcance para cumplir nuestra misión de evangelización”.

Para el nuevo Arzobispo de Guadalajara, los Medios de Comunicación son importantes. “Son signos de los tiempos, son instrumentos a nuestro alcance y, por tanto, hay que ponerlos al servicio”.

6 (7)Arzobispo en tiempos políticos

2012 es un año electoral; sin embargo, este Prelado ya ha vivido la experiencia de arribar en plena efervescencia política.

“Yo llegué a Monterrey en el año 2003, cuando estaba eligiéndose al Gobernador de Nuevo León, Alcaldes, etcétera. Me tocaron varios procesos durante los 12 años que estuve en el Estado de México, y siempre mi criterio ha sido que los procesos políticos tienen su propio cauce, el cauce normal y legal establecido para estos eventos. Mi participación, respecto a los candidatos, es estar abierto a recibir a quienes quieran acercarse al Arzobispo para escuchar sus propuestas, pero con el cuidado de no mandar señales de que uno está consagrando a un candidato o a un determinado partido.

“Por otra parte, creo que es importante, para el Obispo, y para el Presbiterio y todas las estructuras eclesiales, alentar al laicado, porque, al fin y al cabo, el laicado es el que debe asumir la dirección o el rumbo que debe de tomar una comunidad respecto de sus gobernantes. Se debe alentar al laicado a la participación razonada, responsable, orientada. No orientando el voto, sino orientando hacia el fin de la mejor elección. Ese va a ser mi papel”.

Explorando a la persona detrás de la mitra

Con el fin de conocer un poco más a fondo al Cardenal Francisco Robles, nos permitimos hacerle una serie de preguntas más personales, encaminadas a descubrir al ser humano que a partir del próximo 7 de febrero, ocupará el cargo de Arzobispo de Guadalajara.

En relajada plática, comentó que en su tiempo libre le gusta leer, escuchar música, “en determinados momentos disfruto caminar, hacer un poco de montañismo; solo o acompañado, me gusta ir a las alturas. Desde que llegué a Monterrey y vi el Cerro de La Silla, me dije: tengo que estar ahí. Para mi desgracia, me tardé un poco en subir. Llegué aquí cuando tenía 54 años, y lo subí hasta que tenía 58. Subí al pico norte (que mide 1,800 metros); el ascenso duró 4 y media horas, y llevaba 5 litros de agua en la espalda. También el descenso fue de 4 y media horas, pero la experiencia fue enorme.

“He ido a otras montañas de aquí de la zona. Me gusta el contacto con la Naturaleza. Disfruto el futbol, pero no me aferro a una sola camiseta. Me cautiva la calidad de los equipos y me dejo llevar por eso, de tal manera que al final de la Liguilla, tengo tres o cuatro equipos, y por eso nunca me veo frustrado, porque si me va fallando uno, me queda otro, y así voy”.

Coincidentemente, en los lugares en los que ha estado prestando su servicio pastoral el Cardenal Robles, los equipos han sido Campeones: “En los 12 años que estuve en Toluca, el equipo fue campeón como cinco veces. Me decían: ¿Cuál es el colmo del Obispo de Toluca?… pedirle a Dios por los Diablos. Después llegué a Monterrey y fueron campeones los Rayados. Poco tiempo después, volvieron a ser, y recientemente, los Tigres.

“El Cine también me gusta, aunque no es de mis actividades predilectas.

En cuanto a la música, escucho de toda. Me gusta la música clásica, la instrumental, la música norteña. Me gusta de toda”.

Respecto a los amigos y la familia, el nuevo Arzobispo afirmó que, pese a sus múltiples ocupaciones, trata de darse tiempo para compartir con ellos: “Dios me ha dado la apertura y la disposición para hacer buenos amigos. Hay mucha gente de Toluca que me busca, y a veces me apena no poder corresponder tanto a sus mensajes o sus llamadas. También en Monterrey dejo magníficos amigos, matrimonios, familias enteras, relaciones profundas. Disfruto mucho la amistad”, concluyó el Cardenal José Francisco.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes responder o hacer un trackback desde tu sitio.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)