21 de Julio de 2019
Año XX
No. 1172
Retos graves para la Pastoral | Tema de la Semana | Edición:

Los Obispos replantean la Nueva Evangelización

Publicado en web el 14 de Noviembre, 2013

Grandes frutos y toda una misión
Termina el Año de la Fe

A punto de concluir este Año de Gracia, no está de más hacer una revisión de lo que se pretendió y la misión que deja a los fieles de todo el mundo

foto 1

Mónica Livier Alcalá Gómez

Un año de reflexión, de renovación y fortalecimiento de la Fe está por expirar este 24 de noviembre, Fiesta de Jesucristo Rey del Universo, por lo que resulta muy conveniente que cada fiel cristiano haga un recuento de lo que esta iniciativa del Papa Benedicto XVI se propuso, en el marco de Quincuagésimo Aniversario de la Apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II.
El objetivo central fue: “Que todos los fieles comprendan con mayor profundidad que el fundamento de la Fe Cristiana es el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. Fundada en el encuentro con Jesucristo Resucitado, la Fe podrá ser redescubierta integralmente y en todo su esplendor. También en nuestros días, la Fe es un don que hay que volver a descubrir, cultivar y testimoniar” (Indicaciones Pastorales para el Año de la Fe).

La Indulgencia Plenaria

El Papa Benedicto XVI, con motivo de este Año de la Fe, concedió la Indulgencia Plenaria desde su Apertura (11 de octubre de 2012) hasta su Clausura, el domingo 24 de noviembre de 2013.
“Ya que se trata, ante todo, de desarrollar en grado sumo -por cuanto sea posible en esta Tierra- la santidad de vida y de obtener, por lo tanto, en el grado más alto, la pureza del alma, será muy útil el gran don de las Indulgencias que la Iglesia, en virtud del poder conferido de Cristo, ofrece a cuantos que, con las debidas disposiciones, cumplan las prescripciones especiales para conseguirlas”.
Así pues, aún es tiempo para lucrarlas, ya sea por la intención de uno mismo o por algún difunto. Se recuerda, entonces, que podrán conseguir la Indulgencia Plenaria todos los fieles verdaderamente arrepentidos, debidamente confesados, que hayan comulgado sacramentalmente y que recen según las intenciones del Romano Pontífice, en las siguientes ocasiones:
Al participar en, al menos, tres momentos de predicación o en tres lecciones sobre las Actas del Concilio Vaticano II o sobre los Artículos del Catecismo de la Iglesia Católica.
Al visitar en Peregrinación una de las Basílicas papales en Roma, una catacumba romana o un lugar designado por el Obispo de cada Diócesis, participando, a la vez, en una ceremonia sacra o recogiéndose en oración, concluyendo con el rezo del Padre Nuestro, el Credo, las invocaciones a la Virgen María y a los Santos.
Al participar en la Celebración Eucarística o en la Liturgia de las Horas, añadiendo el Credo, en las fechas que determine el Obispo de cada Diócesis.
Al visitar cualquier día, durante el Año de la Fe, el bautisterio o el lugar donde se recibió el Sacramento del Bautismo, y renovar allí mismo las promesas bautismales.
También la obtendrán los fieles que, impedidos por enfermedad, prisión o alguna otra causa justificada que les impida salir, se unan en oración cuando se transmitan por Radio o Televisión las palabras del Papa o de los Obispos, y recen, desde el lugar en que se encuentren, el Padre Nuestro y el Credo, ofreciendo sus sufrimientos o los problemas de su vida”.

Lugares para ganar la Indulgencia Plenaria en la Arquidiócesis de Guadalajara:

Catedral Metropolitana.
Templo Expiatorio Eucarístico Diocesano.
Santuario de los Mártires.
Basílica de Nuestra Señora de Zapopan.
Parroquia de Santa Cecilia.
Parroquia del Señor de la Misericordia, Ocotlán, Jal.
Parroquia de San Francisco de Asís, Chapala, Jal.
Parroquia del Señor Grande, Ameca, Jal.
Parroquia de San Francisco de Asís, Nochistlán, Zac.
Parroquia del Señor de los Rayos, Temastián, Jal.

XLVI Asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano
Entre los retos de la Nueva Evangelización, figura la inseguridad

Con el objetivo de profundizar y compartir el sentido de la Nueva Evangelización en México, para enriquecer una audaz y entusiasta Misión Permanente de la Iglesia a partir de las Diócesis, ante los desafíos de la secularización, se reunieron los Obispos mexicanos

Don Panchito

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Previamente a su participación en la Asamblea del Colegio Episcopal, el Obispo Auxiliar de Guadalajara, José Francisco González González, reveló que la inseguridad, la corrupción, la impunidad, la deuda externa, la falta de trabajos dignos, de fuentes de empleo, la maquinaria política que acapara gran parte del presupuesto, la manera de llevar a cabo las obras, la educación, la antropología parcial que se da en la educación, y por supuesto la inseguridad que impera en el país, integran parte de los retos que la Iglesia vislumbra hacia la Nueva Evangelización, que sería el tema a reflexionar en esta Asamblea.
Explicó, además, que el concepto de Nueva Evangelización es una aportación de la Iglesia Latinoamericana a la Iglesia Universal. Éste es un concepto surgido de nuestro Continente, y así lo reconoció el propio Papa Juan Pablo II en su Documento Tertio Millennio Adveniente.
“Esto surge a partir del Concilio Vaticano II, que tenía dos retos a responder: el primero, eclesial, que era el de la reforma protestante iniciada por Lutero y que el Concilio de Trento no alcanzó a resolver del todo; y el segundo, el de la Ilustración. El Concilio Vaticano II, queriendo adaptarse a los nuevos retos, a la nueva Humanidad, se reunió hace 50 años y, con 16 Documentos postconciliares, trató de responder a estas nuevas circunstancias.
“Los Documentos, particularmente la Carta Encíclica Gaudium et spes, nos hablan de que hay que leer los signos de los tiempos. Después, el Documento de Medellín hablaría de la Nueva Evangelización, afirmando que es necesaria para responder a esos signos nuevos. Puebla lo retomó en 1979, y al Papa Juan Pablo II le llamó la atención la frase ‘Nueva Evangelización’, así que la utilizó por primera vez en su viaje a Polonia, en junio de ese mismo año.
“La frase adquirió carta de ciudadanía cuando el mismo Papa, en la Conferencia del CELAM en Santo Domingo, en 1983, habló de la Nueva Evangelización con las tres características que conocemos: Nueva en sus métodos, en sus expresiones y en su ardor. De ahí se extendió a toda la Iglesia, a tal grado, que el 21 de septiembre de 2010 el Papa Benedicto XVI creó un nuevo Dicasterio, el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, con un nuevo Documento titulado Ubique et Semper; al siguiente año, convocó al Sínodo, que en 2012 se llevó a cabo”, precisó Monseñor González.

Respuesta a los desafíos que presenta la Cultura

“Antes del Concilio Vaticano II el tema de la Cultura o el del Diálogo interreligioso no estaban muy presentes en la Iglesia”, agregó el Obispo, pero precisamente por los retos que propuso la Ilustración, la Iglesia se abrió a todos estos temas y trató de darles respuesta. Por eso se van creando estructuras, se abre el diálogo con la Cultura y la Educación, entre otros temas.
“Y a partir de ahí, se ha avanzado mucho en el aspecto de no centrar la Fe únicamente en el culto, sino llevarla a las estructuras sociales. Antes del Concilio la Iglesia prácticamente se reducía a la Jerarquía y el Concilio; mas, con la nueva impostación de la Eclesiología, se nos dice que la Iglesia somos todos; en la Iglesia todos somos discípulos misioneros, según señala Aparecida”.

Y como dijo el Papa Juan Pablo II, “no es una reevangelización, sino es evangelizar en continuidad y progreso. No podemos cambiar lo básico de la Fe porque Cristo es ayer, hoy y siempre, pero sí podemos adaptarnos a las nuevas formas para llegar a la gente nueva con los contenidos siempre perennes de la Palabra de Dios”
Obispo Francisco González.

¿Para qué es la Nueva Evangelización?

“Es para crear en los fieles, a través de la Catequesis, una Fe lúcida y comprometida.
“El nuevo modelo de Iglesia que debe crearse en relación a la Nueva Evangelización podemos ponerlo en cuatro dimensiones. En primer lugar, una fuerte experiencia de vida interior. Segundo, una verdadera vivencia comunitaria, porque una Fe que no se vive en comunidad, en Iglesia, es una fe falsa. La tercera dimensión es tener una fuerte formación bíblico-teológica, porque ante los embates del secularismo, del relativismo, del hedonismo, del consumismo, del individualismo, se hace muy necesaria esta formación. Finalmente, una Fe comprometida, misionera y ética; que la Fe se trasluzca en acciones en favor de la Naturaleza, de la convivencia, la ética, el anuncio abierto y valiente del Evangelio, lo que en griego se llama la parresía”.
El Prelado, finalmente, hizo saber que en esta ocasión, durante la Asamblea Plenaria, harían presencia personalidades como el Prefecto de la Congregación de Obispos: el Cardenal canadiense Marc Ouellet; el Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, el Arzobispo Rino Fisichella, además de ponentes mexicanos como la Doctora María Luisa Aspe Armella, Presidenta del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC), entre otros.

Fruto del Año de la Fe
Que el proceso del nuevo Plan impregne la vida diocesana

Reunión conjunta de la Vicaría, los Vicarios Episcopales, Comisiones Diocesanas y Vida Consagrada

CIMG3155[1]

Pbro. Óscar Maldonado Villalpando
Vicaría de Pastoral

El miércoles 6 de noviembre, la Casa Diocesana de la Sagrada Mitra parecía ser insuficiente para albergar la numerosa concurrencia asistente a la Reunión Especial de Coordinación Pastoral. A ésta habían sido convocados los miembros del Equipo Base de la Vicaría de Pastoral, los Vicarios Episcopales, los Coordinadores de las Comisiones Diocesanas, así como representantes de la Vida Consagrada.
Ya encontrándose todos reunidos, dio inició la sesión con una oración inspirada en el Evangelio; acto seguido, el Secretario Adjunto de la Vicaría de Pastoral, Monseñor Rafael Hernández Morales, Párroco de Jesús Maestro, se refirió a la ubicación y sentido de este momento, cuyo objetivo esencial fue evaluar la situación real de cada nivel de nuestra Arquidiócesis en el conocimiento y profundización del proceso hacia el VI Plan Diocesano.
Hizo notar cómo el Sexto Plan, en cuanto a su etapa activa, ya está realizándose, de hecho, desde la pasada Asamblea Diocesana y a partir de fijar el Objetivo Común, aunque el Plan, como Documento, está siendo elaborado y sobre él se darían detalles acerca de la fecha de promulgación.

LA EVALUACIÓN

Los participantes fueron invitados enseguida a formar tres sub-grupos para emprender la evaluación: Comisiones y Comunidades de Vida Consagrada, Vicarios Foráneos y Vicarios de la Zona Metropolitana. Las preguntas fueron las mismas para las tres Mesas: 1- ¿Cuánto se conoce el Objetivo en su campo específico? 2- ¿Se ha trabajado en la profundización de la Glosa? 3- ¿Qué retos les plantea esa realidad concreta respecto al VI Plan Diocesano?
Después de un tiempo adecuado, se realizó el Plenario. Cada grupo fue aportando sus resultados que, en términos generales, fueron los siguientes: sí se conoce el Objetivo y se ha manejado la Glosa, pero sobre todo a nivel de los encargados. En lo que se refiere a cada Área, Parroquia y Decanato, no hay un resultado unánime. En parte, sí se ha hecho; pero, en parte, no puede afirmarse positivamente porque no se ha evaluado.
En cuanto a los retos, se propone más información, enterarse del ritmo de la Vicaría de Pastoral, dar a conocer el curso de acción. O sea, que el panorama puede valorarse positivamente en términos absolutos, pero hay deficiencias, y se considera que el proceso debe llegar a todo el pueblo cristiano.

LA VOZ DEL PASTOR

Después de un refrigerio, casi a las doce del día, se hizo presente el señor Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo Metropolitano, quien encabezó el rezo del Ángelus.
El Pastor expresó sentir una gran alegría por la respuesta a la convocatoria. Felicitó los esfuerzos por dar a conocer el Objetivo, por profundizar en la Glosa, y animó para que todos los niveles y comunidades, si no han hecho esta profundización, la inicien ya. Señaló que no debe dejarse pasar esta etapa, y que es preciso emparejarla, con tal de que el esfuerzo común sea realmente uniforme y de todos.

ASAMBLEA DE PASTORAL

Quiso presentarse con este nombre la Asamblea aplicada a comunidades, Comisiones, Decanatos y Vicarías, y se abordó el proceso que todos debemos asumir. Para ello, se entregó el folleto que aporta esta ayuda para las Parroquias. El material ya está publicado. El asunto es que se muestre interés en obtenerlo en la Vicaría o en las librerías diocesanas.

EL 150º ANIVERSARIO DE LA ARQUIDIÓCESIS

Por su parte, el Encargado de esta celebración, señor Cura José Abel Castillo Castillo, Párroco de San Jorge Mártir, dio pormenores de los eventos a realizarse en lo que resta del Año Jubilar de este Sesquicentenario, como el Congreso Eucarístico en las Parroquias y la publicación del Plan en Libro, para enero de 2014.
Finalmente, el Cardenal Francisco Robles exhortó de nueva cuenta a todos a trabajar de forma organizada y terminó la reunión impartiendo su Bendición.

Proyecto de “Construcción y Dignificación de la Vivienda”
La Fe, transformada en obras

Como herencia del Año de la Fe, la Comisión Diocesana de Pastoral Social propone que en un año se construyan o dignifiquen al menos 500 casas

Dulce Natalia Romero Cruz y
Sonia Gabriela Ceja Ramírez

IMG 2302Del Padre Juan Carlos Cruz Romo, encargado de la Pastoral Social a nivel territorial, surgió la idea de celebrar el cierre del Año de la Fe con una obra social, pues la Comisión Diocesana de Pastoral Social está consciente de que una Fe sin obras es una Fe muerta.
“Nuestra motivación parte del conocimiento de que hay muchas personas que no tienen una vivienda digna, y que son, en su mayoría, ancianas o enfermas, que no pueden lograrlo por sus propios medios. También sabemos que abundan familias numerosas, de gente trabajadora que, por tener muchos hijos, por el empleo que tienen o por no contar con los conocimientos necesarios, no logran tener los recursos suficientes para construir una vivienda digna”, explicó, a su vez, el señor Cura Engelberto Polino Sánchez, Encargado Diocesano de la Pastoral Social y Párroco de San Bernardo.

500 sueños por cumplir

Lo que propone este Proyecto es que cada Parroquia construya una casa. “Si son quinientas o más las Parroquias, el ideal a alcanzar sería que en el plazo de un año se apoyara a igual número de familias. En realidad no es pesado, y sabemos que las Parroquias que se involucren lograrán superar esta meta.
“El Proyecto es muy sencillo, pues consiste en hacer una campaña de acopio de materiales de construcción, que será promovido por las Parroquias para recibir cualquier clase de material: muebles de baño, puertas, ventanas, sacos de cemento, etcétera. El Párroco enviará a un grupo de personas, que pueden ser de cualquiera de los Equipos que colaboran en su Parroquia, para que observen las necesidades y hagan un recuento de las casas y familias a las que podría apoyarse. La Parroquia escogerá el caso de más urgente necesidad, y una vez que se utilicen los materiales necesarios, lo que no se necesitó podrá donarse a otras familias a las que puede serles de utilidad. Se trabajará a la par en la construcción de alguna casa y en la dignificación de la vivienda.
“Incluso, si hay abundancia de acopio, los materiales pueden cederse a otras Parroquias más necesitadas, pues sabemos que hay zonas donde no hay necesidad, y ahí es donde puede reunirse abundante material para luego distribuirse en otra Vicaría, Decanato o Parroquia. La Oficina Central de la Comisión será el enlace”, explicó el sacerdote.
“Además, la propuesta está abierta a la Sociedad Civil, pues empresarios y asociaciones también pueden sumarse a esta noble causa, bien sea ofreciendo materiales o sus servicios profesionales como donativo. Para el caso, podrán extenderse recibos deducibles de impuestos”.

¿Qué es CODIVI?

El nombre del proyecto es “Construcción y Dignificación de la Vivienda”, que también se lee como Construcción Divina, tomando en cuenta el Mensaje que Cristo nos ha dejado, de ser constructores.

Haciendo viva la solidaridad

1418417 10200118960697114 369142505 nY es que la Comisión Diocesana de Pastoral Social reconoce que hace falta una estructura que responda de manera rápida y efectiva a las penurias de la Sociedad. “Queremos decirle a la gente que, si no construimos nosotros mismos, nadie más lo va a hacer. Igual pasa con la violencia, ante la cual todos estamos muy sensibles, pero mientras existen muchos grupos organizados por parte de la delincuencia, hay muy pocos grupos organizados que luchen por construir la paz o una Sociedad con valores”, advirtió el Padre Engelberto Polino.
“Más que el asistencialismo, lo que esta iniciativa propone es la promoción humana, pues se busca que los beneficiados aporten según sus posibilidades y se fomente el principio de la solidaridad”, afirmó, por su parte, el Padre Juan Carlos Cruz.
Entretanto, la Arquitecta Carolina del Moral apuntó: “Lo importante de este Proyecto es que vamos a participar Profesionistas -Ingenieros y Arquitectos-, con la intención de hacer las cosas más ágiles y mejor, porque se necesita conocer del tema para que se ahorre y se aproveche mejor el material. Además, habrá de distribuirse de la mejor manera posible, para lo cual se necesitará una buena administración”.

Un proyecto a largo plazo

El Padre Polino Sánchez aseguró que “no necesariamente se apoyará a quienes tengan casa propia, pero de preferencia se buscará asegurar, a través de un contrato, para que les permitan habitarla más tiempo”.
La Maestra Patricia López Navarro añadióó que “se hará una detección de necesidades, pero también se hará una entrevista a cada una de esas personas que requieran del apoyo, a fin de hacer una valoración de cada uno de los casos y saber hasta dónde se puede ayudar. Con el estudio socioeconómico se pretende realizar un diagnóstico más preciso para definir la estabilidad de las personas en su lugar de vivienda.
“Queremos que éste sea el punto de partida para la sistematización, y después sea un Programa permanente, en el que haya centros de acopio fijos para darle continuidad”, abonó el Padre Juan Carlos.
“Este Programa busca recordarnos que Dios nos creó una casa común, que es el mundo, y que estamos destruyéndolo. Que el cristiano está llamado a ser luz, sal y fermento, y que nuestra tarea es continuar la Misión de Cristo, que vino a construir relaciones más humanas y fraternas”, concluyó el Padre Engelberto Polino.

Contacto:

Informes, en las Oficinas de la Comisión Diocesana de Pastoral Social:
Calle Jarauta No. 510-A, Sector Libertad, entre las de Industria y Federación
Guadalajara, Jal.
Tel-Fax 33 36 18 37 78
[email protected]

Mensaje del Presidente de la CEM
Arrojo y ardor apostólico para evangelizar

Asamblea

Cardenal José Francisco Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Cuautitlán-Izcalli, Estado de México– Es para mí motivo de alegría iniciar la XCVI Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano, en la que, en comunión con el Sucesor de Pedro -dignamente representado por el señor Nuncio Apostólico, Arzobispo Christophe Pierre–, nos reunimos los Obispos del Colegio Episcopal para pedir al Señor las luces que necesitamos, a fin de conocer, mediante la reflexión y el diálogo, lo que Él nos pide como Pastores para servir a la Iglesia que peregrina en México y a todos los hombres y mujeres de esta noble Nación.
Nuestro encuentro se lleva a cabo en el contexto de un país que experimenta grandes y rápidas transformaciones y que enfrenta situaciones que generan inquietud y confrontación.
Numerosos hermanos y hermanas padecen condiciones dramáticas a causa de la injusticia, la desigualdad, la marginación, la pobreza, la migración, la confusión y el aumento de la violencia y la inseguridad provocada por el crimen organizado, la corrupción y la impunidad, como lo han denunciado valientemente algunos hermanos en el Episcopado.
Además, todavía son muchos los que están sufriendo las consecuencias de los fenómenos naturales que azotaron a varias regiones de la República Mexicana.
En medio de las dolorosas pruebas que enfrentamos, queremos servir con renovado entusiasmo a los hombres y mujeres de hoy, cumpliendo la Misión que el Señor ha confiado a su Iglesia: transmitir a todos la Luz de la Fe (Cfr. Mt 28,19-20).
Estamos llamados a fortalecer nuestro compromiso en la Nueva Evangelización como Misión Continental. Ello requiere una Conversión Pastoral que haga de nuestro trabajo, y el de nuestros Presbíteros, más pastoral que administrativo. Exige hacer partícipes de la Misión a los Laicos. Requiere participar de los gozos y esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo.
Es con esta actitud como debemos desarrollar los trabajos de esta XCVI Asamblea, en la que queremos comprender el fenómeno del secularismo y su influencia en las personas y en la Sociedad, no para condenar al mundo, sino para salvarlo (Cfr. Jn 3,17).
Queremos encontrar al Señor en las periferias de esa cultura y esos ambientes, y descubrir las oportunidades que hemos de aprovechar y las dificultades que debemos sortear, conscientes de que, como ha señalado el Santo Padre: “Si nos mantenemos en los parámetros de la cultura de siempre… el resultado terminará anulando la fuerza del Espíritu Santo” (ídem).
Encomendamos estos trabajos a la intercesión de Santa María de Guadalupe, de San Rafael Guízar y Valencia, y de todos los Mártires y Santos Mexicanos, para que el Señor nos ayude.

Las formas del Mensaje
La Evangelización debe ser:breve, inmediata y frecuente

cq5dam.web.1280

Mons. José Francisco González González
Obispo Auxiliar de Guadalajara

Cuautitlán-Izcalli, Estado de México– “El cambio cultural, y por ende el cambio de lenguaje, exige proponer una Evangelización que sea intensa, breve e inmediata”, afirmó el Obispo Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, con sede en El Vaticano.
Y añadió: “El cambio cultural del mundo globalizado ha incubado un ateísmo práctico en la vida social, laboral, académica y recreativa del hombre post moderno. El pragmatismo de la vida actual lleva al consumismo y ‘sofoca’ el espacio de la trascendencia. Esto se nota en el notorio desinterés generalizado por las referencias hacia la Fe. No es propiamente un rechazo, como lo pretendió el ateísmo filosófico, sino una insensibilidad a la Religión, y el “modus vivendi’ ya no toca el sentido de la vida. Por ende, la existencia social contemporánea se construye prescindiendo de la Religión”.
Estos conceptos fueron expuestos por Monseñor Fisichella durante su participación en la Sesión de Apertura de la XCVI Asamblea de los Obispos Mexicanos, que se llevó a cabo por la tarde del lunes 11 en Cuautitlán-Izcalli, Estado de México, y prevista a desarrollarse del 11 al 15 del presente mess.
Luego el Obispo italiano aseveró: “La ausencia de Dios es hoy un ‘hecho normal’, y ante el hecho de que Dios haya perdido su puesto central, el hombre contemporáneo ya no sabe colocarse en su relación social y en su relación con la Creación, pues se ha vuelto un ser ‘celoso’ de su propia independencia, que aspira a vivir con la mayor libertad y privacidad a nivel individual”.
El Prelado de la Curia Vaticana, quien fuera Rector de la Universidad Lateranense y Profesor de la Universidad Gregoriana en Roma, advirtió, asimismo: “Sin Dios, el hombre queda a merced del más fuerte, se pierde en un laberinto y pierde el sentido de relacionarse con los otros”.
Y, ante los desafíos que el mundo actual presenta a la Iglesia, el Obispo Fisichella asentó: “El camino no es la mundanización, sino repensar la Pastoral en clave misionera”. Y luego, citando al Papa Paulo VI (Evangelii Nuntiandi, No. 76), Monseñor Rino añadió: “El mundo exige a los creyentes y a la Iglesia, sencillez de vida, espíritu de oración, caridad hacia los más pobres y abandonados, espíritu de obediencia y humildad, desapego del corazón a los bienes materiales y actitud de renuncia evangélica. En síntesis, sin santidad, la Palabra no abrirá brecha en el secularismo actual”.
Atento, como toda la Asamblea, a las palabras del ponente, el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, calificó esta exposición como “una ponencia clara, incisiva e inquietante”.

En la Asamblea de Obispos
Balance de la acción de la Iglesia en México

999633 10151878870107779 639941737 n

Sergio Estrada González
México, D.F.

En Conferencia de Prensa, se informó que con la participación de alrededor de 130 Obispos provenientes de todo el país, se desarrollaron los trabajos de la Nonagésimosexta Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), cuyo objetivo se centró en la profundización y el compartimiento del sentido de la Nueva Evangelización en México, para enriquecer una audaz y entusiasta Misión Permanente de la Iglesia, a partir de cada Diócesis.
Es de destacar, que en esta ocasión acompañaron la reflexión de los Obispos nacionales: el Cardenal canadiense Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, y Monseñor Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.
La Asamblea comenzó con los Mensajes de Bienvenida y de Apertura, pronunciados por el Presidente de la CEM, Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara y por el Arzobispo francés Christhope Pierre, Nuncio Apostólico en México.

Trabajos programados
Primeramente, se presentó un Informe sobre los acontecimientos relevantes de las labores de la CEM durante el Período Abril-Noviembre de 2013, y acto seguido, Monseñor Juan Manuel Mancilla, Obispo de Texcoco y Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Profética, presentó la metodología de trabajo a seguir durante los días de la Asamblea Plenaria.
El Obispo italiano Rino Fisichella expuso el Tema: “La Nueva Evangelización, el gran desafío de la Iglesia de hoy”; la Doctora María Luisa Aspe Armella presentó una disertación sobre “La Encuesta Nacional sobre Cultura y Práctica Religiosa en México”, en tanto que otros expertos hablaron sobre la influencia de la secularización en la cultura. Por su parte, Monseñor Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla y Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM, dio a conocer las orientaciones que el Papa ofreció en Brasil a la Coordinación de ese organismo.

Visita de los Obispos mexicanos al Papa
El Cardenal Robles Ortega informó que la Prefectura de la Casa Pontificia dio a conocer que la fecha de la próxima Visita Ad Limina para los Obispos integrantes de la CEM se llevará a cabo del 12 al 31 de mayo de 2014. De acuerdo a esta Visita, los Prelados recorrerán los Sepulcros de los Apóstoles y presentarán al Santo Padre una relación sobre la situación de sus respectivas Diócesis, a fin de recibir aliento y orientaciones.
“Esta visita, aclaró el Cardenal Francisco Robles, se refiere también a los diferentes Dicasterios de la Curia Romana, con los cuales cada Obispo intercambiará informaciones y recibirá sugerencias para el mayor bien y servicio de su Iglesia particular”.
Monseñor Eugenio Lira Rugarcía, Secretario General de la CEM, a su vez, informó a los representantes de los Medios de Comunicación, que dentro de la Asamblea se abordaron los temas más relevantes sobre la vida de la Iglesia en México, además de recordar los nombramientos del Papa de nuevos Obispos para los diferentes territorios eclesiales, así como los traslados de sedes episcopales. También se comentó el tema de las renuncias de Obispos que ha aceptado el Papa, los trabajos de la Secretaria General de la CEM y la ayuda aportada por la Iglesia ante los desastres naturales que han golpeado diferentes Estados de la República.
Ante los cuestionamientos de los asistentes a la Conferencia de Prensa respecto a la violencia que azota los Estados de Michoacán y Guerrero, el dirigente del Colegio Episcopal aclaró que el tema sustancial de la 96ª Asamblea fue el de la Nueva Evangelización, a través de un discernimiento sobre su propia realidad interna como Iglesia y el contexto en que realiza su Misión, y que estos asuntos del crimen organizado y la violencia generalizada se abordaron colateralmente, pues no puede ignorarse la realidad, ante la cual la Iglesia realiza su labor pastoral exaltando los valores del Evangelio para que puedan incidir en el comportamiento de la vida personal y comunitaria.
Sin embargo, en su oportunidad, Monseñor Javier Navarro Rodríguez, Obispo de Zamora y Vicepresidente de la CEM, hizo saber que los Obispos de Michoacán y los de Guerrero tuvieron un panel especial en el que se trató cómo la misión evangelizadora de la Iglesia debe llevarse a cabo en un contexto de violencia, pero negando que Sacerdotes y Obispos de esas Diócesis hayan sido alcanzados por esa ola de criminalidad: “Sólo estamos realizando nuestro trabajo pastoral y evangelizador en contextos más violentos que los de otros Estados”.

Peregrinación y encuentro con Nuestra Señora de Guadalupe
En la misma Rueda de Prensa también se notificó que del 16 al 18 de noviembre, más de 85 Prelados, entre Cardenales, Arzobispos y Obispos, cerca de 600 Sacerdotes, así como una abundante cantidad de personas consagradas y de Laicos de todo el Continente Americano habrían de reunirse en la Plaza Mariana de la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en la Capital del País, convocados por la Comisión Pontificia para América Latina con el objetivo de involucrar cada vez más a todas las Iglesias de América en la Misión Continental; confiar sus labores al Amor misericordioso de Dios por intercesión de Santa María de Guadalupe, e iluminar esa Misión a la luz del nuevo Pontificado del Papa Francisco.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes responder o hacer un trackback desde tu sitio.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2019 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)