23 de Julio de 2017
Año XX
No. 1068
| Varios | Edición:

El marco sociopolítico de la Visita Papal a México

Publicado en web el 4 de Febrero, 2016

Cuidado con los distractores

francisco-pea-nieto-reunin-vaticano

Dr. Jorge Enrique Rocha Quintero

La visita de un Pontífice a un país, siempre reviste gran relevancia, no sólo para la nación que recibe, sino para todos los pueblos donde el Catolicismo es una Religión con fuerte presencia. En términos proporcionales, México es uno de los países más católicos del planeta, y eso lo sabe la clase política local. Por eso la expectativa sobre los mensajes que el Santo Padre dirigirá durante su estancia aquí son muy altas, ya que no sólo habrá líneas pastorales, sino también discursos en torno a las realidades sociopolíticas.
Dos son los ingredientes que generan este marco frente al viaje pontificio. En primer lugar, la errática actuación del Gobierno mexicano en temas clave para la vida nacional, como la inseguridad pública, la violación sistemática a los Derechos Humanos, el aumento de la pobreza, la ineficiente política de cuidado del medio ambiente, la crisis migratoria, entre otros. Asimismo, en lo que llevamos del Pontificado del Papa Francisco hemos sido testigos de las denuncias y las críticas que ha vertido sobre temas en los cuales considera hay grave vulneración a la dignidad humana, y no ha tenido empacho en señalar las causas estructurales que las provocan.

Cuidado selectivo
A lo anterior se añade que los lugares elegidos para su presencia, en sí mismos ya representan un primer mensaje. Por ejemplo, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, es muy probable que hable sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la pobreza que viven estas comunidades. En Morelia, Michoacán, es posible que toque la agenda de la inseguridad pública nacional y llame a la paz. Y, en Ciudad Juárez, Chihuahua, puede ser que aluda a la necesidad de hacer vigentes los derechos laborales, que proponga la implementación de políticas migratorias acordes al respeto de los Derechos Humanos, y quizá, aborde la agenda del feminicidio. No sabemos, a ciencia cierta, cuáles serán los mensajes del Vicario de Cristo en tierras mexicanas; pero, por el marco que precede su recorrido, estaremos esperando palabras que iluminen de forma crítica la realidad que viven muchos mexicanos.
Ahora bien, como quedó señalado, la clase política mexicana reconoce el aprecio y la importancia que una buena parte de la población dispensa a la figura papal. Y, frente a la deteriorada y en algunos casos pésima imagen que tienen algunos de nuestros políticos, no sería extraño ver intentos y acciones de éstos para mejorar la percepción de los mexicanos acerca de ellos, a partir de “dejarse ver” y “tomarse la foto” con Francisco. Esta es una tentación recurrente de políticos que buscan maquillar su reputación mediante acercamientos a personajes públicos que cuentan con una gran credibilidad, en este caso, el primer Papa latinoamericano.

De trigo y paja
También es de esperarse que seamos testigos de que los grandes medios de comunicación pretendan aumentar sus ratings y audiencias a través de la cobertura de la Visita Papal. El riesgo previsible es que en las transmisiones televisivas, radiofónicas o de prensa escrita y en los espacios de recuento y análisis de la estancia papal, sólo se resalten los momentos y los signos emotivos, en lugar de recoger los mensajes profundos y críticos que el Pastor Universal pueda hacer. No es inusual que los media pongan excesiva atención en los hechos donde queda de manifiesto la emotividad de los creyentes, en lugar de poner el acento en los momentos de reflexión que seguramente habrá en los actos que encabece el ilustre visitante.
Entre los que tenemos la posibilidad de participar de forma activa en el espacio público tratando de analizar lo que acontece, son de aguardarse tres posiciones: la primera es reproducir de manera no crítica todo lo que pase en el periplo papal, sin desentrañar los mensajes verbales y no verbales del Papa, y quedándose en los aspectos superficiales de su estancia en la República.
La segunda postura, es criticar todo lo que ocurra en la visita del Obispo de Roma, descalificando, a priori todos los mensajes y la forma de proceder, tanto de él como de los actores sociopolíticos implicados en el acontecimiento. Finalmente, otra postura es tratar de escudriñar todos los niveles de las alocuciones de Su Santidad, para descubrir los significados de lo que se dice explícitamente, de lo que se plantea entre líneas, y de los silencios, que también suelen implicar mensajes de parte de todos los actores
sociopolíticos.
Por todo lo anteriormente planteado, la visita del Papa Francisco a nuestra Patria, ha generado muchas expectativas en el entorno sociopolítico, quizá más que las visitas de los anteriores Pontífices.

Correo electrónico:
jerqmex@hotmail.com

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes responder o hacer un trackback desde tu sitio.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2017 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)