21 de Julio de 2019
Año XX
No. 1172
| Especial | Edición:

Debemos pensar en lo que es mejor para nuestro paciente

Publicado en web el 14 de Julio, 2017

El 80% de las personas deseamos morir en casa, pero tanto el paciente como sus familiares deben dialogar y pensar no solo en lo que el enfermo desea sino también en lo que es mejor para él.
Y es que en ocasiones, como familiares deseamos respetar el deseo de nuestro paciente pero nos vemos imposibilitados para brindarle la mejor atención ya sea porque carecemos de los recursos económicos, físicos o humanos y es ahí cuando la clínica Juntos contra el Dolor se convierte en una alternativa para que nuestro familiar tenga una mejor atención y una mayor calidad de vida los días que Dios quiera dejarlo entre nosotros.

Poner el bienestar por encima
“Hay diagnósticos que son de difícil manejo en domicilio. Aunque nosotros atendemos pacientes en su casa, hay situaciones que no se pueden controlar y es mejor tenerlos en nuestro hospital”, refiere la religiosa y médico paliativista, Silvia Susana Lúa Nava, directora y fundadora de Juntos contra el Dolor.
Hay enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer y otros padecimientos, que una vez que son declaradas en fase terminal agobian no solo al enfermo, sino también a los familiares que se preocupan por repartir el horario en que cada quien cuidará al enfermo, la preparación de los alimentos, el surtir las recetas médicas, el tener que trabajar para tener que comprar las medicinas, el mal dormir por estar al pendiente del enfermo, situaciones que propician que el acompañamiento que le damos al paciente sea de menor calidad y también que descuidemos nuestra propia salud pues la prioridad es atender a nuestro paciente.
“Todo esto nos lleva a que descuidemos el acompañamiento básico a nivel humano, emocional y espiritual que necesita recibir el paciente. Cuando los traemos a la Asociación tenemos tiempo de dialogar con él y con la familia, de irlos preparando, de informarles abiertamente cómo va la evolución, entre otras cosas. Ellos sienten la seguridad de que hay personal, de que hay una enfermera capacitada que está 24 horas para lo que se ofrezca, además de que brindamos el espacio y la posibilidad de que esté permanentemente la familia acompañándolo”.

Hacer más ligera la carga
“Eso es una gran tranquilidad para los familiares que además no se preocupan por la cuestión económica pues aquí solo aportarán lo que realmente puedan.
“Nosotras hacemos rifas, kermeses, cantamos, bailamos o hacemos cualquier actividad para recaudar fondos. El objetivo es que la gente, tenga o no tenga dinero, nos permita que le ayudemos a que este proceso, tanto para el enfermo sea más digno y con menos sufrimiento, y darle la posibilidad a la familia de que le dé toda la atención espiritual y emocionalmente.
“Yo creo que cualquiera de nosotros que estemos padeciendo una enfermedad desearíamos tener a nuestros familiares junto a nosotros sin otras preocupaciones. Después de todo, lo único que tenemos seguro en esta vida es que nos vamos a morir”.

Presencia que se ha vuelto un signo
La madre y Dra. Susana refiere que la presencia del padre Ignacio ha planteado la necesidad y la posibilidad de tener un área específica para los sacerdotes, religiosos y religiosas que en determinado momento requieran el servicio.
  Y es que los consagrados han sido donados para el servicio del pueblo, han llevado una vida pública, son amados y se les tiene mucha gratitud, lo que propicia que mucha gente quiera acompañarlos y estar a su lado, lo que demanda que haya un área amplia a la que puedan acudir los fieles que quieren acompañar a su pastor.

Atención sacerdotes

Finalmente la religiosa abrió la invitación a los sacerdotes que quieran conocer más los servicios de Juntos contra el Dolor para que visiten la clínica. “Quiero hacer eco hacia los sacerdotes que se encuentran en situaciones críticas pero también a quienes quieran acceder a una capacitación, damos cursos a los decanatos y parroquias para que conozcan que hoy en día nadie tiene que vivir ni morir con dolor”.

Mayor información:
Juntos contra el Dolor, A.C.
Unidad de Cuidados Paliativos
San Bernardo.
Dom. Nicolás Romero #1358-D,
3er. Piso. Col. Mezquitán Country.
Guadalajara, Jal.
Tel. 36-17-24-17 y Cel. 11-34-62-78-89

Para apoyar:
Cta. Scotiabank 01002517167
Clabe 04432 00100
2517 1679

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2019 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)