21 de Julio de 2019
Año XX
No. 1172
| Especial | Edición:

Pastoral Penitenciaria, siempre hay oportunidades

Publicado en web el 19 de Agosto, 2017

El trabajo también  es esperanza

Reinserción social

IMG_9930 edit

Presentamos una de las partes de la reinserción social, que es el empleo, pero que es un pilar junto, con la educación y la salud, para que una persona pueda tener una segunda oportunidad.

Dulce Natalia Romero Cruz

La reinserción social es un proceso de acciones que inician desde el ingreso de una persona a la cárcel, durante el período de cumplimiento de la condena y continúa cuando la persona retoma su vida en libertad. En Jalisco la Industria Jalisciense de Rehabilitación Social, (Injalreso), es un organismo público descentralizado del Gobierno del Estado, que nació hace 36 años con la misión de dotar a las personas que están privadas de su libertad de oportunidades de trabajo a través de un oficio.

“La intención es que cuando recuperen su libertad puedan tener herramientas con las que salgan adelante sin volver a delinquir. Esta misión se lleva a cabo a través de talleres que existen dentro de las cárceles estatales, donde hay espacios dedicados al trabajo. Las personas experimentan lo que es un empleo formal donde se cumple con un horario, se recibe una remuneración económica, se aprenden un oficio, se pueden especializar y eso además de contribuir a la reinserción social, les ayuda psicológica y emocionalmente, con la seguridad de que pueden salir adelante, aun habiendo cometido un error en su vida”, explicó la Lic. Edith Rivera Gil, Directora General de Injalreso.

Diversas opciones

Injalreso tiene presencia en 6 reclusorios del Estado, principalmente en el complejo penitenciario de Puente Grande, con 36 talleres. Principalmente son talleres de maquila de ropa, de empaquetado de dulce de tamarindo (el dueño es un empresario externo), de elaboración y fabricación de anuncios luminosos, carpintería, herrería, bolsas de hilo de plástico, etc. Dentro de los talleres las personas privadas de la libertad elaboran las mochilas que la Secretaría de Desarrollo e Integración Social entrega a los niños de preescolar cada año.
La directora de Injalreso aseguró que no es limitante el rubro de los talleres, porque cualquier actividad productiva se puede realizar en una cárcel. También comentó que ha habido casos en los que los internos que laboran en un taller al salir siguen trabajando en la misma empresa: “se dan cuenta de la calidad de mano de obra y también se dan la oportunidad de conocer a los internos, que aunque cometieron un error que es algo muy humano, están buscando una segunda oportunidad en la vida. Es una experiencia muy gratificante porque saber que nosotros contribuimos a que alguien se reinserte completamente y dejando de lado el estigma de que estuvo en la cárcel, nos llena de satisfacción y orgullo”.

penal2

El trabajo psicológicamente da muchos beneficios: “la persona que trabaja se siente útil, entiende que a cambio de un esfuerzo recibe una gratificación y aprende a seguir reglas, como cumplir un horario y cumplir metas. Cualquier psicólogo esto lo puede calificar como un gran avance para una persona que cometió un error al infringir una regla”.

Una huella borrable

Cuando una persona ingresa a algún reclusorio para cumplir una sentencia, las autoridades penitenciarias le ofrecen alternativas para comenzar su proceso de reinserción a la sociedad, tomando en cuenta que en México no existe la cadena perpetua por lo que cualquiera que ingresa a la cárcel algún día va a recuperar su libertad y es obligación de las autoridades dotar a esa persona de las herramientas para que tenga una segunda oportunidad y tengan herramientas con que desempeñarse lícitamente cuando recuperen la libertad. Pero definitivamente esto es voluntario, no se puede obligar a nadie a hacer un trabajo que no desee.

Cuando una persona ya sabe que va a pasar en reclusión determinado tiempo (1 o 20 años), tiene que aprender a administrar su tiempo en la cárcel, no se puede estar sin hacer nada, se volvería loco. En el trabajo uno encuentra satisfacciones y motivos para levantarse día con día, además reciben un pago a cambio y la mayoría de los reclusos sigue siendo el sustento de sus familias desde dentro, algo que logran gracias a los talleres de Injalreso.

“Existen espacios confinados para el trabajo, dependiendo el tamaño del reclusorio. Incluso hay reclusorios que no tienen un espacio suficiente para desarrollar una actividad laboral y no se les puede ofrecer el servicio. Los talleres siempre tienen personal suficiente, cuando una persona recupera su libertad, ese lugar que dejó inmediatamente es tomado por otro recluso que estaba en la lista de espera”.

IMG_9942 edit

Datos generales
Injalreso actualmente da trabajo a 1692 personas privadas de la libertad en los diversos talleres de los seis reclusorios estatales. Se cuenta con 30 talleres de maquila, carpintería, herrería, reciclado de plástico etc.
Los seis reclusorios son: Reclusorio Preventivo, de Sentenciados (CRS), Reclusorio Femenil, CEINJURE de Cd. Guzmán, CEINJURE de Puerto Vallarta y Reclusorio Metropolitano.

 

“Cuando adquirimos algo hecho en un reclusorio es parte del tiempo y de los sueños de una persona que está en reclusión y en ese momento lleva impreso su deseo de una segunda oportunidad. Contribuimos a la esperanza de tener una nueva vida”.

 

Talleres propios

Principalmente son de maquila de ropa, de elaboración de bolsas tejidas de tiras de plástico, carpintería, herrería, todos con mano de obra calificada. Si alguna persona necesita que se le maquile alguna prenda o que se le hagan algún mueble de madera, también se puede realizar desde los talleres de Injalreso.

“Considero que esto es un círculo. Si nosotros como sociedad no apoyamos la reinserción, lo único que estamos provocando es que las personas que recuperan su libertad vuelvan a delinquir y regresen a prisión, y la cárcel de todas maneras la misma sociedad es la que la mantiene, porque se paga con nuestros impuestos. Entonces si nosotros como parte de esta sociedad tenemos la posibilidad de poner un granito de arena para que estas personas que cometieron un error puedan tener una segunda oportunidad ofreciéndoles la posibilidad de desarrollarse de una manera lícita, porque muchas veces estas personas afuera no tuvieron ninguna oportunidad, estamos contribuyendo a que menos gente tenga esa tendencia a cometer errores.

“Invito a la gente a que consuma los productos hechos en los reclusorios, porque con cada artículo que se fabrica envían un mensaje: quieren una segunda oportunidad y no se están esperando a cuando obtengan su libertad, sino que lo demuestran desde adentro”.

Captura de pantalla 2017-08-15 a la(s) 09.52.14

Puntos de venta
Contamos con una tienda en el Centro Histórico de Guadalajara (Av. Hidalgo 49, Zona Centro) y ahí se pueden adquirir los diversos productos ya sea de menudeo o mayoreo. En las dos sucursales del Restaurante Los Chilaquiles (una en Av. Patria y la otra en Av. Lázaro Cárdenas). Pero seguimos buscando más espacios donde nos permitan ofrecer los productos.

 

Bolsa de tira de plástico

Otra importante actividad de Injalreso es acercar los productos a la ciudadanía, no esperan a que vayan a comprarlos ahí. La fabricación de la bolsa con tiras de plástico, uno de los talleres más grandes que hay en los reclusorios, ya tiene clientes de varios Estados de la República y hasta de otros países (Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Puerto Rico) quienes solicitan venta de mayoreo. “Eso nos ayuda bastante para que nuestro taller siga produciendo y beneficiando a más gente, principalmente a más trabajadores, porque las ganancias se invierten para que se siga produciendo”, comentó Edith Rivera. Esta bolsa de tira de plástico ya ha evolucionado, ya se le pone forro y algunas aplicaciones de piel.

La fe, esencial para renacer

Pastoral Penitenciaria

Padre EDIT

Dulce Natalia Romero Cruz

La Pastoral Penitenciaria nace con el fin exclusivo de hacer vida la Palabra de Dios, con la práctica de una de las obras de misericordia: visitar a las personas que por alguna razón están privadas de su libertad.

“El objetivo es dar a conocer a un Jesús vivo y cercano, que les da esperanza. En la Arquidiócesis de Guadalajara comenzó, de una forma espontánea, el Pbro. Ramón Aguirre, en los años 70’s visitando la ex Penal de Oblatos y celebrando Misa ocasionalmente”, explicó el Pbro. Víctor Olegario Corona Angulo, Coordinador desde el 1 de agosto pero con una experiencia previa (1991-2008) en este campo de apostolado.

Actualmente existen muchos grupos de voluntarios, hay Adoración Nocturna, Movimiento Familiar Cristiano, Renovación Carismática Católica y Pastoral Penitenciaria que se ocupa de llevarles la Palabra de Dios y también algunos víveres; organiza Retiros (de miércoles a sábado) con la dinámica de los Cursillos de Cristiandad, auxiliados por los mismos internos (servidores), los domingos y/o los sábados se celebra la Misa. Esto se realiza en los Reclusorios: Preventivo, Centro de readaptación social, Reclusorio Femenil, el Reclusorio Metropolitano (que es una sección nueva donde están los internos clasificados por rangos, jerarquías) y el Centro Federal de Readaptación Social No. 2 (Cefereso).

La salvación

La formación cristiana, es algo indispensable, consideró el Padre Olegario: “Algunos se encuentran con Dios allí adentro y lo hacen en un momento sin esperanza, por lo que llega a ser muy importante para ellos dentro de su proceso de reinserción. La mayoría tienen a Dios olvidado pero dentro del reclusorio se da el momento propicio para retomar el camino, pensar, rehacer su vida, por eso la fe es un elemento esencial para su reinserción no solo en la sociedad sino asimismo en su familia”.

El Padre, a su llegada, ve la necesidad de unificar todos los grupos caminando hacia una misma meta, para cumplir con el objetivo de la Pastoral Penitenciaria. También pretende hacer un proyecto para que los apoyos de los voluntarios sean distribuidos equitativamente y la ayuda no se concentre en un solo Centro. Actualmente la Pastoral está formada por 100 Agentes, entre ellos tres Sacerdotes el Pbro. Rodrigo Madera Pinedo, el Pbro.

Joel Ibarra Sotelo y el Pbro. Olegario Corona, Coordinador.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2019 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)