16 de septiembre de 2018
Año XX
No. 1128
| General | Edición:

F o r o Ruíz Medrano

Publicado en web el 9 de Septiembre, 2017

PUEBLA, Pue., 29 Julio 2014.-
Un joven con mayoría de edad, muestra su credencial para votar del Instituto Nacional Electoral (INE), la cual contiene la nueva imagen, logotipo y código de barras encriptado para mayor seguridad del ciudadano. El órgano electoral permitirá que las identificaciones anteriores del IFE, sean válidas si tienen la leyenda de vigencia hasta el año 2022.
//Francisco Guasco/Agencia Enfoque//Ruiz Medrano (2)CAPITALINOS ACUDEN A HISTÓRICA ELECCIÓN DEL CONSTITUYENTE

Inicia el año electoral 2017-2018,  el país necesita gobernantes comprometidos y dispuestos para enfrentar los retos que el mundo plantea, pero a la par demanda de ciudadanos responsables dispuestos a que, como consecuencia de nuestro proceder, “tengamos las autoridades que merezcamos”. ¿Circulo virtuoso o vicioso? La Nación no resiste más titubeos.

Financiamiento que ofende

Esperanza Romero Díaz

En un país donde la tercera parte de la población vive en condiciones de pobreza y uno de cada cinco habitantes pasa hambre, es ofensivo el presupuesto aprobado para financiar las campañas electorales y las actividades políticas.

El Instituto Nacional Electoral (INE) tendrá la bolsa más abultada de la historia para los próximos comicios, con 6,788 millones de pesos. De esta cifra, casi 4 mil 300 millones se destinarán a las actividades ordinarias de los partidos políticos y más de 2 mil millones de pesos a las campañas.

El financiamiento aprobado es inaceptable, inmoral.  La encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 (ENIGH), revela que 42 por ciento de las familias que participaron en la muestra, compuesta por 33 millones de hogares, tuvieron temor de que la comida se acabara en los últimos tres meses, pero más de un millón se vieron obligadas a robar, mendigar o enviar a sus hijos a trabajar para conseguir alimentos.

En tanto, los partidos políticos y sus candidatos, indolentes ante la crisis y las condiciones de pobreza del electorado, recibirán dinero a manos llenas para la celebración de los próximos comicios. Del 30 de marzo al 27 de junio de 2018, que andarán de campaña, podrán gastar más de un millón de pesos por hora, cantidad que es insultante con tantos mexicanos padeciendo hambre.

Es urgente frenar el despilfarro y que se reduzca el gasto público destinado a los partidos políticos. Apremia reorientar el gasto y diseñar políticas públicas para acabar con la miseria.

Impedir el ingreso de grupos delictivos

Sergio René de Dios Corona

Los grupos delictivos sentaron sus reales en el país. Han penetrado todos los espacios sin que muchas ocasiones lo percibamos. Están lo mismo en la cultura que en cuantiosas inversiones empresariales. Han llegado hasta niveles insospechados. Es posible que quien menos se esperaba resulte desde un lavador de dinero a través de un negocio o un halcón vigilante de los movimientos de las fuerzas de seguridad. Puede ser un adolescente o un policía, un vendedor de paletas o un alto ejecutivo de finanzas.

Uno de los espacios que penetraron los grupos delictivos es el político. Tienen décadas en esa esfera, pero ahora con mayor influencia. Entraron como la humedad, poco a poco. Con enormes recursos económicos, con la violencia, imponiéndose a través del terror, amenazan o asesinan diputados, alcaldes, regidores y en general funcionarios de todos los niveles de gobierno. O los cooptan. Los integran al sistema delictivo que se mueve en las sombras.

De ahí que durante las precampañas y campañas de 2018, los partidos políticos, los organismos electorales y los encargados de las seguridades pública e interna, serán los primeros responsables de aceptar o no impedir que se postulen candidatos que provienen de algún grupo delictivo.

Que luego contienden como aspirantes a un cargo público y se ofrecen como almas de Dios, un dechado de virtudes, pero que en realidad avalan torturas y crímenes, la avidez a costa de lo que sea, el odio a muerte a los contrarios, la persona como mercancía desechable, el desprecio a las normas, el desamor y el miedo. De esos no queremos.

Se Busca Presidente

Román Ramírez Carrillo

El proceso electoral 2018, nos obliga a reflexionar sobre el  perfil ideal de presidente y luego compararlo con los perfiles que nos proponen los partidos políticos. Las empresas e instituciones contratan de esa manera  a su personal, así debemos hacerlo los ciudadanos. No simplemente – como lo hacemos al votar – elegir entre lo que hay, o el “menos corrupto”. Los ciudadanos de hoy buscan un presidente de carne y hueso, no un producto de la mercadotecnia.

Hagamos, pues, un perfil. Haga este ejercicio con sus vecinos, amigos o familia. Usted, como ciudadano, es el que contrata a los funcionarios públicos. ¿Qué atributos ideales debería tener el próximo Presidente de México?

Sería ideal que el candidato tuviera una aceptable carrera académica, sin títulos o notas inventadas. El candidato debe tener interés real en el país y la gente, haberlo recorrido, conocer cada localidad, sus problemas, carencias, sueños, y la capacidad de conectarse emocionalmente, afectivamente, con los ciudadanos.

El candidato tiene que ser creíble, confiable. Debe transmitir una honestidad verdadera, basada en una trayectoria pública, conocida e impecable. Elegir un ser humano con esfuerzo visible de hacer lo que dice, de tener palabra, de ser veraz y honrado, valores olvidados en la política mexicana.

Un Presidente en contra de la confrontación con espíritu mediador. No puede ser un improvisado. Tiene que haber hecho vida política, vida institucional, empresarial, o académica, haber militado algunos años, o participado en organizaciones o colectivos  de la sociedad civil. Esto le permitirá hacer política, es decir tener capacidad de diálogo y negociación con toda organización. Tengo la sensación de que estos cinco años, no tuvimos presidente.

Urge la segunda vuelta

Juan Carlos Núñez Bustillos

Se dice que la democracia es el gobierno de las mayorías. Si revisamos los datos de las últimas elecciones podremos ver que esta afirmación tiene sus matices. En las últimas elecciones presidenciales, el ganador obtuvo oficialmente 38.21% de los votos. Quienes votaron por otras opciones, suman 59.29%. La mayoría no sufragó por el ganador.

En las más recientes elecciones para gobernador de Jalisco ocurrió lo mismo: 1.3 millones de ciudadanos votaron por el ganador mientras que 2.1 millones prefirieron otras opciones.

Si añadimos que la distancia entre los ganadores y quienes les siguen se han acortado y que el voto se dispersa entre varias opciones, parece claro que es necesaria una segunda vuelta electoral en la que, si ninguno de los candidatos obtuvo más de 50% de los votos, los ciudadanos podamos elegir entre los dos aspirantes que hayan obtenido más sufragios. De esta manera, quien resulte ganador realmente representaría a la mayoría de los ciudadanos.

Esta posibilidad está cancelada para el próximo proceso electoral pues los intentos de impulsar esta medida no han prosperado de manera que es previsible que en 2018 tengamos una competencia de “tercios”, muy cerrada, en la que ninguna fuerza política tendrá más de la mitad de los votos y en la que la distancia entre el primero y segundo lugar será corta.

Este escenario propiciará campañas sucias, con ilegalidades y mucho encono, pues los partidos harán lo que sea para ganar, aunque sea de “panzazo”. Sin segunda vuelta, seguiremos con gobiernos que representan a las minorías.

Gana Kumamoto a Partidos

Rosario Bareño Domínguez

La iniciativa #SinVotoNoHayDinero del diputado independiente Pedro Kumamoto le gana la partida a los partidos políticos en el escenario nacional y ante la ciudadanía.

El diputado federal independiente Manuel Clouthier no supo capitalizarla, a pesar de que ambos la impulsaron y, no obstante que la Cámara de Diputados la tiene “congelada”, Kumamoto si la capitalizó a su favor.

Subió sus bonos el diputado al lograr que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declarara constitucional #SinVotoNohayDinero que establece recorte de recursos a partidos políticos a partir del 2019, en Jalisco, en base a los votos emitidos en la elección del 2018. Lo que fue un revés para el PVEM que promovió su  inconstitucionalidad.

Ahora Movimiento Ciudadano pugnará para que  la Cámara de Diputados le apruebe su iniciativa #NiUnSoloPesoALosPartidosPoliticos. Pero si #SinVotoNoHayDinero busca que se reduzcan 2 mil 200 millones de pesos en prerrogativas, lo que no aceptan los partidos, y la de MC y la del gobernador Aristóteles Sandoval plantean ni un solo peso, se torna más difícil de lograrlas ya que los institutos no quieren ceder en ello.

Kumamoto ha salido ganando en la proyección nacional que tiene y que le anima para su proyecto político 2018: ser, primero candidato, y posteriormente  Senador de la República.

Jalisco, ¿la última y nos vamos?

José Rubén Alonso González

El proceso electoral 2017-2018, en que se elegirá Gobernador del Estado, se renovará el Congreso local con 38 diputados (20 de mayoría relativa o de distrito y 18 de representación proporcional o plurinominales), así como 125 Ayuntamientos, arrancó, y sobre la mesa la incertidumbre de que sea la última conducida por un organismo local electoral, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC).

La ruta está marcada con la reforma electoral federal de 2014 al transformar el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) en Instituto Nacional Electoral (INE), dándole a este facultades de capacitación, organización y conducción de procesos electorales locales; a la par, desde hace 17 años comenzó un proceso para hacer concurrir en fechas procesos electorales locales con los federales, para con el tiempo, realizar elecciones generales en todo el país, reduciendo así los costos de los procesos electorales y la “distracción” de las Administraciones públicas y Poderes legislativos nacional y locales con elecciones cada año.

Jalisco comenzó el proceso de concurrencia electoral para las elecciones de 2003, pero no ha reducido el costo de organizar, conducir y calificar elecciones para gobernador, diputados locales y ayuntamientos, pues continúan estructuras paralelas, dobles, frente a las federales y nacionales: un organismo local, con estructura operando incluso en años no electorales y un tribunal electoral local que en la práctica es una “oficialía de partes” en procesos electorales, pues todos los asuntos que ahí llegan, se resuelven en definitiva en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (conocido como Trife), que en Guadalajara tiene además una Sala Regional. ¿Y qué hace el Tribunal Electoral local en años no electorales? Se inventó un Instituto de Investigaciones y Capacitación Electoral, cuando en Jalisco hay instituciones de educación superior con especialidades en esa materia.

Al concluir el proceso electoral local, llevado a la par por el INE, la pregunta a resolver será: ¿fue la última y nos vamos? ¿Se cierra el IEPC y el Tribunal Electoral de Jalisco?

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)