17 de Junio de 2018
Año XX
No. 1115
| Cultural | Edición:

Sociedad desinformada, sociedad sin paz: P. Solalinde

Publicado en web el 9 de Septiembre, 2017

¿Es posible construir la paz en México?

Padre Solalinde presidió conferencia sobre violencia, migración y fe

IMG_3400 EDIT

El Presbítero Alejandro Solalinde Guerra, activista y defensor de los derechos humanos, impartió la charla “Alternativas de justicia frente a la violencia y la desigualdad”, organizada por la Unión de Sociedades de Alumnos del ITESO y alumnos de las Licenciaturas en Gestión Pública y Políticas Globales y en Relaciones Internacionales, en la que recalcó la importancia de ser una sociedad informada para propiciar justicia.

Rebeca Ortega Camacho

“Hablar de alternativas de paz en medio de tanta violencia, no es fácil. La primera violencia que me golpea a mí es el no saber, por tanta opacidad, tanto ocultamiento, tanta simulación. Somos una sociedad desinformada, que no es lo mismo que ignorante. Es imposible hablar de paz, imposible hablar de un cambio si no sabemos”, dijo el Padre Alejandro Solalinde originario del Estado de México. Su devoción es ayudar a los indocumentados. El 26 de febrero de 2007 empezó la construcción del albergue “Hermanos en el Camino”, en Ciudad Ixtepec, Oaxaca.

El sacerdote se refirió a los inicios de su trabajo con los migrantes hace más de trece años y manifestó que eran los invisibles de la sociedad; fue hasta enero de 2008, cuando estuvo encarcelado junto con 17 migrantes en Ciudad Ixtepec, cuando empezaron a hacerse visibles. “Seguimos luchando contra la invisibilidad. No sabemos dónde están los 43 estudiantes de Ayotzinapa; tampoco sabemos de las decenas de miles de desaparecidos migrantes; tampoco sabemos nada de las decenas de miles de desaparecidos nacionales. No sabemos tampoco de todos esos crímenes de mujeres, ocho mujeres son asesinadas diariamente en México.

“Nada sabemos a dónde van los dineros que se roba el gobierno, nada sabemos de los fraudes. No sabemos a dónde va la justicia que se convierte en injusticia. Nada sabemos de ese mandato (jerarquía) de la Iglesia católica, pero tampoco de los bautizados, de ese mandato que tenemos nosotros a través del bautismo de ser sacerdotes, profetas y reyes. ¿Dónde está ese profetismo de denunciar la injusticia? ¿Dónde está la vergüenza del gobierno?, es un gobierno cínico, no le importa nada, ya ni siquiera se preocupa por la honorable fachada. ¿Dónde están las oportunidades de los jóvenes?

“México está pasando por una situación terrible por donde la vean. México es un terreno minado, pero no lo sabemos porque no nos informan, porque no nos dicen. Somos un pueblo desinformado y eso es terrible. ¿Se puede construir un México en paz?, si nos damos cuenta de las cosas podemos tomar decisiones. ¿A dónde vamos a dar con una ciudadanía, una y otra vez sometida, domesticada, engañada por un gobierno que es autoritario?”, cuestionó el ganador del Premio Nacional de Derechos Humanos en 2012.

Migrantes, signo de los tiempos

Se estima que cada año más de 450 mil personas, principalmente centroamericanas, cruzan el territorio nacional hacia Estados Unidos, de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Desde los primeros días de la administración del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, se tomaron medidas contra los indocumentados y para limitar la inmigración. Al respecto, el Padre Alejandro Solalinde dijo: “Efectivamente ha disminuido el flujo migratorio (entre 40 y 50  por ciento). Los migrantes saben que Trump además de tener el poder, no los quiere. Trump odia a los migrantes, pero también odia a los mexicanos, él lo ha dicho muchas veces.

“Lo que está pasando con la frontera norte, es muy curiosos, porque cualquiera diría que Trump va a lograr que se cierre la frontera y que no pase nada; pobre Trump va a morir engañado. La gente sigue cruzando de diferentes formas. La obsesión del muro, a lo mejor si lo va a hacer, pero eso es irrelevante porque en realidad no va a solucionar gran cosa; los migrantes ya están adentro y se están multiplicando.
“Nadie va a detener la migración, siguen pasando, seguirán pasando. México si va a cambiar porque se está haciendo lugar de destino y actualmente la preocupación más grande es cómo ayudar a los migrantes en retorno, mexicanos pero también centroamericanos que están siendo deportados a su territorio. Los migrantes van a seguir siendo para nosotros  un signo de los tiempos junto con las mujeres.

“Hay que estar atentos a lo que significan los migrantes, no son un éxodo de pobrecitos que hay que ayudar y asistir; son un signo que hay que saber leer desde la fe, porque los  migrantes son los que nos están anunciando el fin de una época pero el inicio de una nueva civilización que sin duda tendrá toda la riqueza humana, pero también toda la riqueza espiritual y que sin duda  la Iglesia católica a través de la fe cristiana tiene mucho que dar. Los cristianos tenemos un gran compromiso con los migrantes no solo para asistirlos sino para saber leerlos. Yo terminaría diciendo que tendríamos que olvidarnos de todos los paternalismos con ellos y más bien ayudarles para que ellos sean los sujetos de su propia vida, pero también los sujetos de una nueva historia”.

En la charla con los estudiantes del ITESO también participaron Carmen Díaz, académica del Departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos; Rafael Alonso Hernández, Coordinador de FM4 Paso Libre, y el Sacerdote José Filiberto Velázquez.

IMG_3366 EDIT

La paz es posible si acudimos a Jesús

En su intervención, el Padre Alejandro Solalinde abordó diferentes temas como el respeto, el racismo, la fe y el trabajo del Papa Francisco.
“México se va a convertir en un país de destino y lo que me preocupa es que somos racistas, somos discriminatorios; pero como no vamos a tener ese racismo, si nos han inculcado, nos han enseñado, durante la colonia y el México Independiente, a avergonzarnos de nuestras raíces y origen. Hoy todavía nos avergonzamos de esas raíces. México no se puede reconstruir, no se puede fundar, hacer un nuevo país sin nuestras raíces y sin nuestros pueblos nativos, y desde luego sin Jesús. Para mí, sin la aportación de Jesús no es posible hacer nada”.

-Cuestionó a los jóvenes – “Sabían ustedes que Jesús es un joven maravilloso que rompió esquemas, que luchó en el Siglo I contra la exclusión, la desigualdad; que incluyó a las mujeres, que defendió a los pobres, que fue muy valiente, que cuestionó, que fue anti sistémico, pero también propositivo. Léanlo, atrévanse a leerlo, ahí están los evangelios. Qué difícil es concebir una idea, de una Iglesia diferente cuando el referente nada más lo estamos teniendo de la institución que nos sigue retroalimentando. Quiero decirles con claridad que la Iglesia de hoy, no es la Iglesia que Cristo quiere. Sin embargo, el Papa Francisco es revolucionario y está haciendo cosas fantásticas, es un octogenario pero tiene una mente joven, está inspirado por el Espíritu Santo.

“La paz es posible construirla. No tengo otro referente más que Jesús. Los reto a que se den cuenta que México no va a cambiar, si no acudimos a Jesús”, concluyó el Padre Solalinde Guerra, activista que ha acompañado a los migrantes en su paso por el país. Además, ha denunciado ante la PGR y la Procuraduría Estatal los delitos de homicidio, robo, secuestro, asalto, extorsión y violación que han sufrido mujeres y hombres migrantes; denuncias que le han ocasionado amenazas de muerte; sin embargo, continúa en defensa de los derechos humanos.

El origen de la violencia

¿Por qué muchas veces las víctimas de los atentados islámicos eran hermanos musulmanes?, ¿por qué las víctimas de asesinatos de policías también era gente cristiana?, son cuestiones que los feligreses del Presbítero José Filiberto Velázquez realizaron, ante los últimos atentados terroristas y asesinatos de afroamericanos en Estados Unidos y Europa, de esas preguntas nació una reflexión que compartió con los jóvenes del ITESO, para tratar de explicar el origen de la violencia.

“Tiene que ver con las identidades. Muchas veces asumimos que la identidad de una persona y su jerarquía son inmutables, o sea, que no podemos cambiar quienes somos; y cuando lo asumimos, caminamos con una visión inocente o ignorante, como lo mencionó el Padre Solalinde, esta cuestión del no saber. Con esa visión inocente o ignorante asumimos que por compartir una fe se vivirá en una sociedad libre de violencia.
“Entonces, si convertimos a todos los ciudadanos en católicos, va a llegar el reino y se va a quitar la violencia; es una visión inocente e ignorante. La diversidad, el respeto de la identidad del otro, la apertura de conocer al otro, son los únicos mecanismos que podrán ayudarnos a vivir en una sociedad no violenta; la diversidad y el respeto.

“Pero, cómo vamos a saber de diversidad y respeto si no nos abrimos, si no nos salimos de nosotros mismos para conocer al otro. Mientras sigamos viendo al otro como ajeno o perteneciente  a un color, preferencia sexual, religión, nación, partido político que no toleramos, nunca podremos movernos de la tensión que causan las identidades, los estereotipos, el racismo, la intolerancia, las percepciones que la sociedad nos ha enseñado. Entonces, desde ahí empezamos a no ver al otro, a ver solamente a los que son idénticos a nosotros y ese es el origen de la violencia, la identidad.

“La amenaza y el miedo a perder nuestra identidad o lo que conocemos, es lo que está en lo más profundo de los más recientes y sangrientos conflictos. En México, militares, federales, guerrilleros, narcotraficantes, políticos, etc., comparten en su mayoría el ser católicos, el ser guadalupanos y la pregunta es ¿ha favorecido su convivencia esa fe en común? – Finalmente cuestionó – ¿qué tanto  mi identidad, mi pertenencia genera situaciones de violencia?, ¿qué tanto estoy dispuesto a promover la no violencia, nutriendo la diversidad, la apertura y la comunidad?”, concluyó el Presbítero José Filiberto que los últimos seis años ha desempeñado su labor pastoral en Estados Unidos.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)