12 de agosto de 2018
Año XX
No. 1123
| Tema de la Semana | Edición:

Asemejarnos a Cristo para ayudar a los demás: Monseñor Muñoz Curiel

Publicado en web el 13 de Abril, 2018

Dulce Natalia Romero Cruz

Entre incertidumbre, angustia y felicidad por haber recibido un nombramiento inesperado dijo a quienes lo veían medirse la mitra que le habían regalado: “Les dije, me queda grande la mitra”.
El 2 de febrero se hizo pública la noticia de que Guadalajara tendría tres nuevos Obispos Auxiliares, los Presbíteros Engelberto Polino Sánchez, Héctor López Alvarado (sacerdotes diocesanos) y Juan Manuel Muñoz Curiel, de la Orden de Frailes Menores, de la Provincia Franciscana de los Santos Francisco y Santiago.

<SAMSUNG DIGITAL CAMERA>

Sin habla
Recibió la noticia, mientras tomaba un curso en Roma para Ministros o Provinciales. “Estaba allá desde el 9 de enero y recibí un recado de que me buscaba el Nuncio Apostólico en México y que me comunicara con urgencia. Hablé al siguiente día y les hice saber que regresaba a Guadalajara el 30 de enero y me dijeron que el Nuncio Mons. Franco Coppola me esperaba para dialogar, en ese momento pensé que era por asuntos de la Orden. Pasó más de una semana y yo dediqué mi tiempo a la visita fraterna con los hermanos que trabajan en Italia.
“El 26 de enero concluía el curso, pero un día antes me dejaron recado en la curia general para que me comunicara con un Monseñor de la Congregación de Obispos, pensé que era broma. Me comuniqué y me corroboraron que me estaban buscando y que tenía que ir al siguiente día, a las 17 horas, con el señor Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación de Obispos. Me sorprendí porque tenía la Misa de Clausura del Curso con el Padre General a las 18 horas, por lo que pedí permisoˮ.
“Me recibieron muy gentilmente y conversamos cinco minutos para conocernos, y me entregó el documento donde el Papa me pedía el servicio como Obispo Auxiliar para la Arquidiócesis de Guadalajara. Yo estaba totalmente sorprendido, le expresé todas mis dudas, mis limitaciones y todas las cosas por las cuales yo no podía aceptar ese servicio. En ese diálogo me hizo saber que realmente no había nada por lo que yo no pudiera aceptar el nombramiento, y que era el Papa Francisco quien me lo estaba pidiendo. Me dio sólo 24 horas para entregar mi carta con el sí”.
El Padre Juan Manuel Muñoz ya no pudo concluir su Curso, se disculpó con sus hermanos ministros y se regresó a Guadalajara. Guardó silencio hasta que la noticia se hizo pública.

Su sentir
Asegura que todavía está en proceso de asimilar lo que le está pasando.
“Sigo sorprendido, pero estoy muy agradecido con Dios por este llamado de amor que está dentro de su plan providente; reconozco mis limitaciones que son muchas, pero sé que la gracia del Señor me va a ayudar. Algo que me ha costado trabajo, siendo sincero, es que mi vida de franciscano dará un giro total; va a cambiar y, además, la Provincia me preocupa mucho. Sé que no soy indispensable pero, debido a todos los cambios que había sufrido, se me hacía muy fuerte que, otra vez, en tan poco tiempo tuvieran los hermanos que pasar por este proceso (elegir nuevo Padre Provincial) tan normal en la vida de una Provincia”.

Su caminar
-Nació en Guadalajara el 12 de marzo de 1958.
-Sus padres: José Manuel Muñoz Plascencia (+) y María Del Consuelo Curiel Morfín (+).
-Es el primero de cinco hermanos. Su hermano más pequeño, Luis Jorge, ya falleció.
-Estudió la carrera de Ing. Agrónomo Fitotecnista       (1977-1982).
-Se ordenó sacerdote el 3 de julio de 1993, pero entró al Postulantado en 1982.
-Fue profesor de postulantes en Santa Anita.
-En 1988 hizo sus votos perpetuos.
-Estudió la Teología en Monterrey; donde lo ordenaron Diácono y después Presbítero. En este año cumple 25 años de sacerdocio.

Ya en la Orden de Frailes Menores
-Encargado a nivel provincia de la Pastoral
Vocacional, seis años.
-Estudió en Roma, en la Pontificia Universidad Antonianum, la Licenciatura en Teología Espiritual con franciscanismo (2002 – 2005).
-Vicemaestro de juniores en San Anita, durante tres   años. Ahí comenzó a colaborar en la Vicaría de la Vida Consagrada en la Arquidiócesis de Guadalajara (2005-2008).
-Guardián y Rector en San Diego de Aguascalientes, durante casi dos años (2014-2016).
-Definidor Provincial, ocho meses (2015-2016).
-Al morir el Provincial, Padre Rodolfo Hernández Medrano, es nombrado Provincial, para concluir el período del Padre Rodolfo (2016).
-Provincial Electivo para el período 2017-2023, que desempeñó siete meses (2017-2018).

pag 4 (4)

pag 4 y 5 (1)

Hermano y amigo fiel
Desde muy joven -o desde antes- Dios, de diversas maneras, llamaba al Sacerdocio al joven Juan Manuel Muñoz que, aunque se resistía, seguía alimentando su alma: “En mi juventud estuve en un grupo de Misioneros Laicos del Nayar. Estaba en Preparatoria cuando comencé a oír sobre esta experiencia; nunca fui de grupos parroquiales juveniles pero una religiosa, vecina en la Colonia Guadalupana, me hizo la invitación. Era muy insistente y, aunque yo le decía que no sabía nada de misiones, decidí ir con la intención de pasearˮ.
“Mi primer contacto con un fraile fue con el Padre Ignacio Ramírez, a quien recuerdo con mucho cariño, me encontré con él en Nayarit antes de ir a la misión; platicamos y nos hicimos buenos amigos y después de esa experiencia me integré al grupo. Allá comencé a conocer más de la vida franciscana y su servicio, conocí al Obispo Manuel Romero, con sus huaraches por las veredas; con los coras; toda una vida muy sencilla pero muy comprometida. Fue lo que hizo que Dios me llamara: su testimonio.

El llamado
Al mismo tiempo que fue misionero, cinco años, estudió la carrera de Ingeniero Agrónomo Fitotecnista y trabajaba en la Secretaría de Programación y Presupuesto -que ya no existe- y también lo hizo en el vivero de Los Colomos.
“Estando en la Prelatura del Nayar tuve un encuentro muy fuerte con Dios a través del mundo indígena (coras, huicholes, tepehuanes) y la experiencia con los frailes. Fueron momentos de oración muy intensos. Llegando a Tepic sentí un llamado muy fuerte de parte de Dios y lo acepté. Pero no fue de un día para otro, me estuve resistiendo, internamente sabía del llamado pero no me sentía preparadoˮ.
“En ese tiempo tenía una novia, era una relación muy bonita, pero yo sentía que algo me faltaba, siempre fui sincero con ella y me dio todo su apoyo cuando decidí entregarme al Señor. Nos seguimos viendo con mucho cariño y respeto”. “Dar la noticia a la familia no fue fácil. Primeramente les agradecí por el apoyo que me dieron para terminar mi carrera de agronomía, porque fue fruto del esfuerzo de mis padres, y a mis hermanos les agradecí su apoyo. Entonces les dije que había decidido entrar a la Orden de Frailes Menores, OFM. Me abrazaron, lloramos; siempre me he sentido muy querido por mi familia”.

Muy querido y respetado en la Orden
Fray Ramón Vivar Camarillo, Padre Guardián del Convento de Nuestra Señora de Zapopan, relató cómo se recibió la noticia en la OFM.
“Para la familia franciscana fue sorpresa saber que había sido nombrado Obispo, nadie lo esperaba y hasta nos pareció una incoherencia porque había sido nombrado recientemente Padre Provincial. Él mismo comenta que algunos le reclamaron por haber aceptado el oficio, pero nos explicó la situación y entendimos que las disposiciones de la Iglesia rebasan hasta a nuestra Orden. Ahora estamos alegres por el privilegio de que sea Obispo un hermano franciscano.
“Sabemos que es una bendición porque hace más de 200 años que no había un Obispo religioso en la Arquidiócesis”. “Le tenemos un cariño muy especial por su forma de ser. Es amable, propio, gentil, cortés, pero también muy firmeˮ.
Él nos dice mi esencia es franciscana, es de religioso y lo más que pueda voy a portar el hábito. Se conocieron desde el Postulantado y han coincidido en muchas ocasiones, tienen una gran amistad: “Es muy jovial y educado, una persona con mucha inteligencia espiritual y social. La mayoría lo conocemos como El Principito, por su cabello rubio y medio rizado, por sus ojos de color azul, su estatura y sus rasgos finos.
“En una ocasión presentamos la obra teatral de Antoine de Saint-Exupéry y pensando en que ya se tenía al personaje y la personalidad, él hizo el papel, y se le quedó. Él lo acepta de buena manera. En estos días, en confianza entre nosotros, le dijimos que ahora ya no era El Principito sino Príncipe de la Iglesia y dijo: No, prefiero quedarme como El Principito. También supimos que le regalaron una mitra y le quedó grande y comentó: ῾Yo siempre les he dicho que la mitra no me queda, me queda grande’. En el aspecto de que se considera indigno dentro de su humildad, sencillez y simpleza”.

Su trabajo en promoción
vocacional dio
grandes frutos
“Es un hombre sencillo, cercano y está siempre en disposición de escuchar a los demás y servir”, señaló Fray Rafael Tovar Leija, de la Orden de Frailes Menores, Secretario Ejecutivo para la Vida Consagrada, y Asesor Jurídico de las Asociaciones Públicas de Fieles, quien lo conoció en la Casa de Formación de San Pedro Garza García, Nuevo León.
“Yo era un joven buscando el camino de Dios y él era promotor vocacional de la OFM. Fue quien me recibió cuando decidí entrar a la familia franciscana y quien me acompañó en mi proceso vocacional. Él me ayudó y me orientó. Desde que lo vi se me hizo una persona agradable, que inspira confianza, cercanía; eso fue la primera impresión. Su manera de tratar a la gente me generó una especie de acogida.
“Desde entonces hemos mantenido una relación de amistad y de hermandad, porque ha sido y es un gran hermano con grandes capacidades, y lo más importante es que no ha perdido la esencia de su sencillez, y esa impresión que me dio en el primer momento que lo conocí, se ha mantenido.
“Al recibir la noticia me llenó de alegría, fue una grata sorpresa. La alegría también aumenta por ser un religioso y un Obispo consagrado religioso es causa de mucho gozo. Hemos mantenido diálogo regularmente y más porque él desempeñó el oficio que ahora yo realizo para la Arquidiócesis, por lo que siempre me he sentido apoyado por él y nosotros también lo apoyamos mucho. Sé que ahora como Vicario Episcopal para la Vida Consagrada no se le dificultará porque es un trabajo que ya conoce y estamos en sintonía”.

Una elección que sorprendió a la vida consagrada, fue el nombramiento del ahora Monseñor Juan Manuel Muñoz Curiel, y no por sus capacidades que son grandes, sino porque hace más de 200 años que no había para la Iglesia de Guadalajara un Obispo (titular o auxiliar) que proviniera de una orden religiosa.

Dulce Natalia Romero Cruz

Entre incertidumbre, angustia y felicidad por haber recibido un nombramiento inesperado dijo a quienes lo veían medirse la mitra que le habían regalado: “Les dije, me queda grande la mitra”.
El 2 de febrero se hizo pública la noticia de que Guadalajara tendría tres nuevos Obispos Auxiliares, los Presbíteros Engelberto Polino Sánchez, Héctor López Alvarado (sacerdotes diocesanos) y Juan Manuel Muñoz Curiel, de la Orden de Frailes Menores, de la Provincia Franciscana de los Santos Francisco y Santiago.

Sin habla
Recibió la noticia, mientras tomaba un curso en Roma para Ministros o Provinciales. “Estaba allá desde el 9 de enero y recibí un recado de que me buscaba el Nuncio Apostólico en México y que me comunicara con urgencia. Hablé al siguiente día y les hice saber que regresaba a Guadalajara el 30 de enero y me dijeron que el Nuncio Mons. Franco Coppola me esperaba para dialogar, en ese momento pensé que era por asuntos de la Orden. Pasó más de una semana y yo dediqué mi tiempo a la visita fraterna con los hermanos que trabajan en Italia.
“El 26 de enero concluía el curso, pero un día antes me dejaron recado en la curia general para que me comunicara con un Monseñor de la Congregación de Obispos, pensé que era broma. Me comuniqué y me corroboraron que me estaban buscando y que tenía que ir al siguiente día, a las 17 horas, con el señor Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación de Obispos. Me sorprendí porque tenía la Misa de Clausura del Curso con el Padre General a las 18 horas, por lo que pedí permisoˮ.
“Me recibieron muy gentilmente y conversamos cinco minutos para conocernos, y me entregó el documento donde el Papa me pedía el servicio como Obispo Auxiliar para la Arquidiócesis de Guadalajara. Yo estaba totalmente sorprendido, le expresé todas mis dudas, mis limitaciones y todas las cosas por las cuales yo no podía aceptar ese servicio. En ese diálogo me hizo saber que realmente no había nada por lo que yo no pudiera aceptar el nombramiento, y que era el Papa Francisco quien me lo estaba pidiendo. Me dio sólo 24 horas para entregar mi carta con el sí”.
El Padre Juan Manuel Muñoz ya no pudo concluir su Curso, se disculpó con sus hermanos ministros y se regresó a Guadalajara. Guardó silencio hasta que la noticia se hizo pública.

Su sentir
Asegura que todavía está en proceso de asimilar lo que le está pasando.
“Sigo sorprendido, pero estoy muy agradecido con Dios por este llamado de amor que está dentro de su plan providente; reconozco mis limitaciones que son muchas, pero sé que la gracia del Señor me va a ayudar. Algo que me ha costado trabajo, siendo sincero, es que mi vida de franciscano dará un giro total; va a cambiar y, además, la Provincia me preocupa mucho. Sé que no soy indispensable pero, debido a todos los cambios que había sufrido, se me hacía muy fuerte que, otra vez, en tan poco tiempo tuvieran los hermanos que pasar por este proceso (elegir nuevo Padre Provincial) tan normal en la vida de una Provincia”.

Pag 4 Y 5 Padre guardiaan

Su caminar
-Nació en Guadalajara el 12 de marzo de 1958.
-Sus padres: José Manuel Muñoz Plascencia (+) y María Del Consuelo Curiel Morfín (+).
-Es el primero de cinco hermanos. Su hermano más pequeño, Luis Jorge, ya falleció.
-Estudió la carrera de Ing. Agrónomo Fitotecnista       (1977-1982).
-Se ordenó sacerdote el 3 de julio de 1993, pero entró al Postulantado en 1982.
-Fue profesor de postulantes en Santa Anita.
-En 1988 hizo sus votos perpetuos.
-Estudió la Teología en Monterrey; donde lo ordenaron Diácono y después Presbítero. En este año cumple 25 años de sacerdocio.

Ya en la Orden de Frailes Menores
-Encargado a nivel provincia de la Pastoral
Vocacional, seis años.
-Estudió en Roma, en la Pontificia Universidad Antonianum, la Licenciatura en Teología Espiritual con franciscanismo (2002 – 2005).
-Vicemaestro de juniores en San Anita, durante tres   años. Ahí comenzó a colaborar en la Vicaría de la Vida Consagrada en la Arquidiócesis de Guadalajara (2005-2008).
-Guardián y Rector en San Diego de Aguascalientes, durante casi dos años (2014-2016).
-Definidor Provincial, ocho meses (2015-2016).
-Al morir el Provincial, Padre Rodolfo Hernández Medrano, es nombrado Provincial, para concluir el período del Padre Rodolfo (2016).
-Provincial Electivo para el período 2017-2023, que desempeñó siete meses (2017-2018).

Hermano y amigo fiel
Desde muy joven -o desde antes- Dios, de diversas maneras, llamaba al Sacerdocio al joven Juan Manuel Muñoz que, aunque se resistía, seguía alimentando su alma: “En mi juventud estuve en un grupo de Misioneros Laicos del Nayar. Estaba en Preparatoria cuando comencé a oír sobre esta experiencia; nunca fui de grupos parroquiales juveniles pero una religiosa, vecina en la Colonia Guadalupana, me hizo la invitación. Era muy insistente y, aunque yo le decía que no sabía nada de misiones, decidí ir con la intención de pasearˮ.
“Mi primer contacto con un fraile fue con el Padre Ignacio Ramírez, a quien recuerdo con mucho cariño, me encontré con él en Nayarit antes de ir a la misión; platicamos y nos hicimos buenos amigos y después de esa experiencia me integré al grupo. Allá comencé a conocer más de la vida franciscana y su servicio, conocí al Obispo Manuel Romero, con sus huaraches por las veredas; con los coras; toda una vida muy sencilla pero muy comprometida. Fue lo que hizo que Dios me llamara: su testimonio.

El llamado
Al mismo tiempo que fue misionero, cinco años, estudió la carrera de Ingeniero Agrónomo Fitotecnista y trabajaba en la Secretaría de Programación y Presupuesto -que ya no existe- y también lo hizo en el vivero de Los Colomos.
“Estando en la Prelatura del Nayar tuve un encuentro muy fuerte con Dios a través del mundo indígena (coras, huicholes, tepehuanes) y la experiencia con los frailes. Fueron momentos de oración muy intensos. Llegando a Tepic sentí un llamado muy fuerte de parte de Dios y lo acepté. Pero no fue de un día para otro, me estuve resistiendo, internamente sabía del llamado pero no me sentía preparadoˮ.
“En ese tiempo tenía una novia, era una relación muy bonita, pero yo sentía que algo me faltaba, siempre fui sincero con ella y me dio todo su apoyo cuando decidí entregarme al Señor. Nos seguimos viendo con mucho cariño y respeto”. “Dar la noticia a la familia no fue fácil. Primeramente les agradecí por el apoyo que me dieron para terminar mi carrera de agronomía, porque fue fruto del esfuerzo de mis padres, y a mis hermanos les agradecí su apoyo. Entonces les dije que había decidido entrar a la Orden de Frailes Menores, OFM. Me abrazaron, lloramos; siempre me he sentido muy querido por mi familia”.

Muy querido y respetado en la Orden
Fray Ramón Vivar Camarillo, Padre Guardián del Convento de Nuestra Señora de Zapopan, relató cómo se recibió la noticia en la OFM.
“Para la familia franciscana fue sorpresa saber que había sido nombrado Obispo, nadie lo esperaba y hasta nos pareció una incoherencia porque había sido nombrado recientemente Padre Provincial. Él mismo comenta que algunos le reclamaron por haber aceptado el oficio, pero nos explicó la situación y entendimos que las disposiciones de la Iglesia rebasan hasta a nuestra Orden. Ahora estamos alegres por el privilegio de que sea Obispo un hermano franciscano.
“Sabemos que es una bendición porque hace más de 200 años que no había un Obispo religioso en la Arquidiócesis”. “Le tenemos un cariño muy especial por su forma de ser. Es amable, propio, gentil, cortés, pero también muy firmeˮ.
Él nos dice mi esencia es franciscana, es de religioso y lo más que pueda voy a portar el hábito. Se conocieron desde el Postulantado y han coincidido en muchas ocasiones, tienen una gran amistad: “Es muy jovial y educado, una persona con mucha inteligencia espiritual y social. La mayoría lo conocemos como El Principito, por su cabello rubio y medio rizado, por sus ojos de color azul, su estatura y sus rasgos finos.
“En una ocasión presentamos la obra teatral de Antoine de Saint-Exupéry y pensando en que ya se tenía al personaje y la personalidad, él hizo el papel, y se le quedó. Él lo acepta de buena manera. En estos días, en confianza entre nosotros, le dijimos que ahora ya no era El Principito sino Príncipe de la Iglesia y dijo: No, prefiero quedarme como El Principito. También supimos que le regalaron una mitra y le quedó grande y comentó: ῾Yo siempre les he dicho que la mitra no me queda, me queda grande’. En el aspecto de que se considera indigno dentro de su humildad, sencillez y simpleza”.

pag 4 y 5 fray

Su trabajo en promoción
vocacional dio
grandes frutos
“Es un hombre sencillo, cercano y está siempre en disposición de escuchar a los demás y servir”, señaló Fray Rafael Tovar Leija, de la Orden de Frailes Menores, Secretario Ejecutivo para la Vida Consagrada, y Asesor Jurídico de las Asociaciones Públicas de Fieles, quien lo conoció en la Casa de Formación de San Pedro Garza García, Nuevo León.
“Yo era un joven buscando el camino de Dios y él era promotor vocacional de la OFM. Fue quien me recibió cuando decidí entrar a la familia franciscana y quien me acompañó en mi proceso vocacional. Él me ayudó y me orientó. Desde que lo vi se me hizo una persona agradable, que inspira confianza, cercanía; eso fue la primera impresión. Su manera de tratar a la gente me generó una especie de acogida.
“Desde entonces hemos mantenido una relación de amistad y de hermandad, porque ha sido y es un gran hermano con grandes capacidades, y lo más importante es que no ha perdido la esencia de su sencillez, y esa impresión que me dio en el primer momento que lo conocí, se ha mantenido.
“Al recibir la noticia me llenó de alegría, fue una grata sorpresa. La alegría también aumenta por ser un religioso y un Obispo consagrado religioso es causa de mucho gozo. Hemos mantenido diálogo regularmente y más porque él desempeñó el oficio que ahora yo realizo para la Arquidiócesis, por lo que siempre me he sentido apoyado por él y nosotros también lo apoyamos mucho. Sé que ahora como Vicario Episcopal para la Vida Consagrada no se le dificultará porque es un trabajo que ya conoce y estamos en sintonía”.

Un destino

ya trazado

<SAMSUNG DIGITAL CAMERA>

En sus primeros años de vida, la abuelita paterna de Monseñor Juan Manuel Muñoz Curiel, lo encomendó a la Virgen y lo vistió de fraile para visitarla en la Basílica de Zapopan, desde entonces, para todos fue “fray”.

Dulce Natalia Romero Cruz

José Manuel Muñoz Plasencia y Consuelo Curiel Morfín, los dos de Guadalajara, formaron la familia Muñoz Curiel compuesta por cinco hijos. El más grande, Juan Manuel Muñoz Curiel, ahora Obispo electo (el 21 de abril es la consagración episcopal) de la Arquidiócesis de Guadalajara. Se casaron jóvenes y siempre vivieron en la capital de Jalisco. Él nos cuenta su historia: “Tuvieron cinco hijos varones, yo soy el mayor, y siempre en todas las iniciativas de mi vida me acompañaron y me apoyaron. Fue un matrimonio que trabajó mucho por sacarnos adelante, que tuvo muchos retos en cuestiones de progreso y diálogo como pareja; siempre nos dieron buen ejemplo, una formación cristiana de una manera sencilla y humilde pero con mucha alegría, paz y compromiso. Mi hermano el más pequeño murió, Jorge Luis, a los 40 años de edad. Mi padre falleció en el año 2000 y mi madre en el 2004. Nunca hemos tenido ningún problema mis hermanos y yo, aun faltando mis papás, siempre nos hemos tratado bien (Rafael, Salvador y Miguel Ángel); tenemos muy buena relación también entre mis cuñadas y sobrinos”.

Hermanos P 6 Y 7
Admiración y devoción
Mons. Muñoz Curiel nos comentó que desde niño ha sido muy mariano: “En mi vida hay muchas manifestaciones del cuidado materno de María para mi familia y para mí. Ha sido a través de advocaciones muy hermosas como la Virgen de Guadalupe y la Virgen de Zapopan. Pero en especial la Guadalupana, espero que esta vez me ayude también.
“Mi mayor reto ahora como Obispo, es que Dios nos ha llamado a asemejarnos a Cristo para poder ayudar a los demás a también ser esos cristos. Quiero tener ese reto de orar, de llevar la Palabra del Señor y tratar de que todos encuentren el reino de Dios en una actitud de servicio humilde y sencillo, como María. Yo no vengo a buscar ser un príncipe sino un servidor. Mi reto es llegar a la santidad para que otros también la alcancen”.

Es protector
José Rafael Muñoz Curiel, el segundo hijo de la familia Muñoz Curiel
“Cuando estábamos chicos recuerdo que siempre nos cuidaba, como hermano mayor. Nos pedía y nos recordaba que nos portáramos bien. Él siempre fue muy tranquilo y siempre se le notó algo diferente a los demás, todos veíamos en él esa vocación y desde antes que entrara al seminario le decíamos fray.
“Todo el tiempo nos llevamos bien y ahora seguimos con esa buena relación, nos sentimos muy orgullosos de lo que está logrando. Que lo nombraran Obispo me hizo sentir muy feliz”.

También participó en vagancias
Salvador Muñoz Curiel, tercer hijo
“Nos llevamos tres años. Desde chicos teníamos una excelente relación, él siempre nos cuidaba y nos decía que no hiciéramos o dijéramos cosas indebidas. Toda la vida ha sido muy dedicado y muy disciplinado, nos corregía. También fue inquieto como todos los niños éramos pero si era muy notable que iba por otra línea.
“Una vez en casa escarbaron un pozo para hacer un aljibe y nosotros le pusimos fuego y nos quemamos todo el bello de la cara. Tuvo una infancia normal pero siempre fue más tranquilo, muy estudioso y dedicado. Cuando terminó su licenciatura les dijo a mis papás que iba a ingresar a la Orden de Frailes Menores y esa noticia fue de gran alegría al ver que su hijo tomaba una buena dirección.
“Hermano, padresito, la verdad me siento súper orgulloso de ti, esto no es obra de la casualidad sino al contrario, tú has luchado y trabajado mucho, por lo que te lo mereces. Sabemos que puedes con eso y más. Como tu hermano quiero decirte que cuentas conmigo incondicionalmente, como siempre. Te admiro mucho, Padre. Que Dios te cuide siempre”.

Es un hermano admirable
Miguel Ángel Muñoz Curiel, cuarto hijo
“Siempre nos llevamos muy bien, yo lo llevaba a la universidad y también iba por él. Desde muy chico se veía que tenía vocación para el sacerdocio. Cuando recibí la noticia sentí mucho gusto y también orgullo, y muchas ganas de seguirlo apoyando en lo que pueda. Yo lo veo muy feliz y, dice que su nombramiento como Obispo no lo ve como carga, sino como una oportunidad para desarrollar más sus capacidades.
“Échale ganas hermano, como lo has hecho siempre, porque eres un gran ejemplo como hermano y como Sacerdote”.

Es dedicado y constante
Elsa Ibarra Díaz, esposa de su hermano Rafael
“Tengo 37 años de conocerlo. Lo conocí cuando él estaba estudiando Agronomía e iba de misiones a la sierra; siempre que llegaba nos contaba todo lo que vivía y lo hacía con mucho entusiasmo, desde entonces lo disfrutaba bastante. Siempre ha sido muy protector y muy querido por todos; para nosotros ha sido una gran bendición tenerlo en la familia.
“Hay nueve sobrinos y todos lo adoran, lo respetan mucho pero también se ha ganado el que lo consideren como un amigo al que le tienen mucha confianza. Cuando nos dio la noticia nos dio mucho orgullo y felicidad, al verlo que él también se sentía muy contento. Lloramos de alegría mi marido y yo, porque es un cargo más para él que requiere mucho compromiso pero sabemos que Dios se lo ha mandado y que no lo dejará”.

Es alegre y divertido
Elena Alvarado Pulido, esposa de Salvador
“Tenemos tres hijos, dos mujeres y un hombre, y dos nietos. Conozco a Monseñor Juan Manuel de toda la vida porque éramos vecinos. Fue mi chambelán en mis 15 años, estuvo en mi boda y en todos los momentos más importantes de mi vida.
“Él, además de ser protector, es muy alegre y divertido y cada que nos reunimos contamos miles de anécdotas que hemos pasado; la verdad que es un gran regalo tenerlo en la familia. Creo que de las cosas que más disfruta es la naturaleza y las comidas familiares. Tenemos un lugar especial en su corazón porque, más que cuñadas, somos sus hermanas. A Eliza y a mí nos tocó cuidar a mi suegra cuando estaba enferma, y la señora nos lo encargó antes de morir, y para nosotros, esa encomienda que no entendimos al principio, nos llena de satisfacción.
“Siempre supimos que él llegaría lejos, no sabíamos de qué manera, pero esta noticia que aunque nos dio mucha alegría desde el fondo reconocíamos que iba a llegar algo así. Lo digo también porque he visto muy de cerca que ha luchado y trabajado mucho en esta vida para lograr sus metas y lo ha hecho con cariño.
“La abuelita siempre se refirió a él como ‘mi fray’, ella lo encomendó a Dios desde muy chiquito, no sé si ya se imaginaba su destino o qué pasó, pero mi suegra también decía que él iba por un camino diferente”.

pag 6 y 7 (1)

Gran compañero y amigo
Hna. Mariana Ramos Méndez, Misionera de Jesús Crucificado y Secretaria Auxiliar de la Vicaría de la Vida Consagrada.
“Desde que entré en la Vicaría de la Vida Consagrada como secretaria auxiliar conozco a Mons. Juan Manuel, en ese entonces él entró como Asesor Jurídico de las Asociaciones Públicas de Fieles. Nuestra relación más que ser de compañeros de trabajo nos sentíamos como hermanos, es alguien muy cercano, atento y es una persona que llega a provocar mucha confianza. He pasado por un proceso muy difícil de cirugías de columna y desde la primera que me hicieron estuvo muy al pendiente y muy cercano. Con mi familia de sangre también llegó a tener buena relación.
“La noticia de que fue nombrado Obispo fue de mucha sorpresa y me costó trabajo asimilarlo porque conociéndolo a él, sé que es algo que no anhelaba, para Fray Juan Manuel, ésta es una experiencia nueva y dice que está con temblor y temor, porque es algo muy distinto a lo que él ha hecho y hace, algo que no esperaba. En la experiencia del tiempo que tengo de conocerlo descubrí que es una persona cercana, sencilla, comprensiva, pero principalmente que es muy paternal con toda la gente que está cerca de él”.

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)