04 de Noviembre de 2018
Año XX
No. 1136
| Formación | Edición:

Necesitamos un diálogo social y estatal por la Paz

Publicado en web el 4 de Junio, 2018

Así fue

y así será

Alfredo Magaña Cárdenas

Educar en la familia. Una nalgada a tiempo y santo remedio. Cuántas veces escuchamos en “la antigüedad” esas sabias palabras que surtían un efecto casi inmediato y  que se quedaban en la memoria para ir formando ese carácter que ayudaba a crecer a través de los años. ¿Por qué no hubo esas “nalgadas” a tiempo para evitar toda esa vida de violencia que nuestras actuales generaciones padecen, sufren y conviven?
Cuántas chavas y chavos no han recibido ese “remedio”, que dizque porque en su casa ellas y ellos ponen las reglas, y los papás las acatan porque si  no, así les va.
El sufrimiento de los papás por los hijos,  se acentúa por las constantes desapariciones individuales o en grupos, por las conveniencias de los jefes facinerosos que así lo requieren, y porque no hay autoridad que ponga remedio a tal atrocidad, que mancilla nuestras familias y nuestra sociedad, sin que veamos una pequeña luz en esa oscuridad en la que se sumergen las juventudes actuales.
No han podido “regresar” a  sus familias para ayudar a crecer en el bien, que solo ahí se encuentra y se pueda poner un “alto”, un “hasta aquí”, a todos esos antivalores que han crecido porque los hemos dejado que así sea, y debemos ser unidos para ser fuertes.
No se olvide que siempre hay alguien que en nosotros piensa y nos ayuda a seguir con templanza y confianza, y que a través de la educación en la familia, podamos construir la paz,  que podamos lograr que nuestras chavas y chavos, auténticamente sepan que los valores son algo que nunca se acaba, y que  deben seguir vigentes siempre. La verdad, nos hace libres.

¡Dios

nos

libre!

Salvador Jiménez Lozano

Dos grandes e incalculables consumos son, a mi manera de ver, los causantes de la inseguridad en Jalisco: la compraventa de armas y el inmenso negocio de las drogas en el país vecino del norte.
El ser puente y productores de estupefacientes hace que a la vuelta de la esquina se disputen el poder y el control de su reinado los cárteles sin importar que ciudadanos comunes, personas inocentes, que al ir deambulando por las calles paguen con sus vidas sus terribles rencillas, con las armas compradas en Estados Unidos.
Peor aún, al incendiar unidades de transporte colectivo, sin importarles las vidas de hombres, mujeres, niños y bebes en brazos de su madre que ahí se encuentran, y… ¿todo esto para qué? Además del pánico e inseguridad que provocan, ¿será para manifestarles a las autoridades su poca capacidad de control y autoridad negociada con anterioridad en lo obscurito y así lograr la impunidad requerida para llevar a cabo sus fines de poder y de lucro? 
En antaño nos persignábamos antes de salir de casa para ofrecerle a Dios nuestro día, hoy también lo hacemos, pero primordialmente para regresar al hogar con bien. La inseguridad que vivimos en nuestro estado es acompañada de angustias porque ya no sabemos (nos libre Dios) si regresaremos a casa, podemos encontrarnos con el fuego cruzado de una de estas rencillas entre los que se discuten con y por su guerra, el poder, sus negocios millonarios e ilícitos o venganzas particulares, ¡Dios nos libre de todo mal! Amén.

Jóvenes

contra jóvenes

Juan Carlos Núñez Bustillos

La violencia contra los jóvenes es generalmente ejercida por otros jóvenes. Son jóvenes contra jóvenes. Los muchachos se agreden, se torturan y se matan para el gran beneficio de unos pocos.
Desde hace años hay testimonios de jóvenes sicarios que dicen que prefieren vivir poco tiempo con mucho dinero que vivir muchos años como sus padres, en la pobreza. La violencia específica es producto, aunque no únicamente, de una violencia estructural que no da oportunidades de desarrollo a miles muchachos que sin acceso a educación y a un trabajo digno encuentran en la delincuencia una opción.
Pero no son solamente los jóvenes empobrecidos ejercen y sufren violencia. En una sociedad en la que el consumo, la inmediatez, la apariencia, el derroche y la superficialidad son valores primordiales otros jóvenes con mejores oportunidades violentan también a otras personas a quienes convierten en medios para sus fines.
El padre Adolfo Nicolás afirma que vivimos la globalización de la superficialidad. “Una percepción banal y egocéntrica de la realidad hace casi imposible la compasión por el otro; contentarnos con satisfacer los deseos inmediatos o dejar que la pereza nos impida enfrentar las solicitudes que compiten por nuestras lealtades profundas desemboca en que seamos incapaces de comprometer nuestra vida con lo que realmente vale la pena. Estoy convencido que este tipo de procesos resultan en la clase de deshumanización que ya comenzamos a experimentar”.
La generación de una sociedad más justa y la vuelta al sentido más profundo de la vida son condiciones indispensables para reconstruir la paz.

La inseguridad es nacional

Román Ramírez Carrillo

La administración pública federal se concentró en la macroeconomía y ya no garantiza el derecho humano a la seguridad. La violencia en nuestro país ya es tan grave, que amenaza la viabilidad del desarrollo económico y la democracia.
Muy delicado es el que el crimen organizado, está eliminando o amenazando a los que no quiere en la boleta electoral. Los observadores internacionales, invitados por el INE para certificar las elecciones, están viendo con asombro la violencia como normalidad democrática en la campaña electoral 2018.
El crimen organizado decidió, en pleno proceso electoral, enfrentar al Estado, y Peña Nieto no sabe cómo encararlo.  La violencia está golpeando no sólo a la sociedad, sino también los indicadores macroeconómicos, y la estadística que venera religiosamente el actual gabinete económico.
Hoy, el crimen está atacando las áreas económicas y de inversión con intensidad, y como ejemplos está el hackeo al sistema de pagos electrónicos interbancarios, la ordeña de combustible a los ductos de Pemex, el aumento al cobro de piso del crimen organizado a empresas e industrias para permitirles operar y producir.
El robo de mercancías en el transporte carretero y ferrocarrilero, está demostrando que el Estado no tiene ya el control de las venas de la economía. El crimen es capaz, en minutos, de descarrilar un tren, y de contratar un ejército de sicarios para saquearlo.
La inversión bajará su ritmo pues los inversores no aguantarán pagar el doble tributo: el fiscal y el que les impone el crimen organizado. La banca, la energía y las vías de comunicación, son neurálgicas para el funcionamiento de la economía y hoy son el blanco del crimen organizado.

Jorge Rocha

La crisis de seguridad en Jalisco está llegando a niveles insospechados, hace tres años, el primero de mayo de 2015, se realizaron los últimos narcobloqueos en la entidad, que fueron los mayores en cantidad, se dieron, no sólo en la Zona Metropolitana de Guadalajara, sino en otras regiones de Jalisco, sobre todo en el Sur de la entidad, y donde hubo incendios de bancos y gasolineras, por ejemplo, en Zapotlán El Grande. En aquel momento no hubo víctimas civiles y trascendió que estas acciones fueron realizadas por el grupo delincuencial que está presente en el estado, para huir de los territorios donde eran buscados por miembros del Ejército Mexicano.
En el caso de los sucesos del pasado lunes 21 de mayo, hay dos hechos que llaman la atención y por los cuales considero que la violencia está escalando de forma muy preocupante.
El primero: nuevamente se atenta contra la vida un funcionario público de alto nivel en Jalisco, recordemos que el primero fue hacia Jesús Gallegos, quien fue nombrado como Secretario de Turismo de Aristóteles Sandoval, y que lamentablemente fue asesinado; y ahora este operativo dirigido hacia Luis Carlos Nájera Gutiérrez, actual Secretario del Trabajo y quien fuera Fiscal de este gobierno y Secretario de Seguridad de la anterior Administración Estatal, que afortunadamente salió con vida de este atentado. Esto habla de que cualquier persona está expuesta a este tipo de violencia.
El segundo: Los eventos del lunes 21 de mayo, sí tuvieron impacto sobre la población civil; hubo heridos y tuvimos el condenable deceso de un bebé de apenas ocho meses, que por las quemaduras que sufrió después del incendio de un camión del transporte público, perdió la vida. Además de la muerte de un trabajador de la empresa Flextronics que fue alcanzado por una bala perdida luego del tiroteo que se dio en Avenida López Mateos.
Estos hechos nos recuerdan una vez más que, desde hace más de ocho años la violencia en el estado de Jalisco está presente, que aumenta en su intensidad, en sus efectos y en los daños que provoca. Es una violencia que nos coloca entre las entidades con mayor cantidad de personas desaparecidas; entre los estados con mayor cantidad de homicidios dolosos, y nos muestra que hay territorios con una gran debilidad institucional que no les permite enfrentar este tipo de problemas. Es cierto que se han implementado algunas estrategias como crear una “súper Fiscalía”, una agencia metropolitana de seguridad, el mejoramiento de las condiciones laborales de las policías municipales de la Zona Metropolitana de Guadalajara, la creación de la Fuerza Única, entre otras, pero resulta claro que todo esto no ha funcionado como se había prometido, y es por ello que necesitamos poner todos los elementos sobre la mesa y re-pensar desde cero el modelo de seguridad, procuración y administración de la justicia, ahora sí con una perspectiva verdaderamente integral e interdisciplinar donde se incorporen todos los diagnósticos y se revisen todas las posibilidades.
Quizá el primer paso es que los candidatos a puestos de elección popular en la entidad se comprometan a despolitizar este tema, y que todos convoquen a un gran diálogo social y plural por la Paz en Jalisco, donde desde todas las miradas, desde todas las visiones y con la presencia de todos los actores sociales de Jalisco (no sólo las élites que viven en la metrópoli), se construya un proyecto colectivo de seguridad para el estado; y que los ganadores de la contienda electoral, se obliguen a cumplir los objetivos y estrategias trazadas en ese espacio. Me parece que esto sería mucho más útil y benéfico, que orientar sus esfuerzos a difundir spots que a nadie le interesan, promover jingles que no sirven para nada o poner calcas en los autos que sólo funcionan como adorno temporal.

Correo electrónico:
[email protected]

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)