15 de Julio de 2018
Año XX
No. 1119
| Actualidades | Edición:

Iglesia de Guadalajara construye ruta de Evangelización

Publicado en web el 3 de Julio, 2018

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Con el objetivo de “Sustentar la renovación de las estructuras  diocesanas, a la luz de la reflexión eclesiológica, para que nuestro pueblo en Cristo tenga vida”, el miércoles 20 de junio inició la VI Asamblea Diocesana que congregó a casi 400 personas, entre sacerdotes, consagrados y laicos, representantes de la pastoral territorial y la pastoral funcional de la Arquidiócesis.
La asamblea tuvo lugar en el Seminario Menor y fue presidida por el señor Cardenal José Francisco Robles Ortega. Participan también sus Obispos auxiliares: Mons. Juan Manuel Muñoz Curiel, Mons. Engelberto Polino Sánchez y Mons. Héctor López Alvarado.

Pueblo o comunión?
“Una Iglesia en salida, mejor accidentada que encerrada; renovada; una Iglesia pobre para los pobres; misericordiosa y unida, son algunas de las características que, haciendo eco de las palabras del Papa Francisco, buscan proponer los participantes, sin embargo el Cardenal José Francisco Robles Ortega fue más allá, y pidió a los presentes no dejar que esas frases y propuestas se queden en meros lemas o eslóganes sino que se lleven a la acción.
Añadió que la Iglesia es el pueblo santo de Dios y dijo que es importante asumirlo, pues es el acento que el Concilio Vaticano II puso sobre la eclesiología: “el Concilio en el documento Lumen Gentium, considera a la Iglesia pueblo de Dios, sin embargo se puso el acento en otro tema que también es muy válido, Iglesia en comunión, porque la Iglesia es un estado de comunión de los hombres con Dios.
“La Iglesia comunión también nos pone en riesgo de hacer lo que el Papa con mucha frecuencia está corrigiendo: una Iglesia clericalista. Como que los clérigos son los únicos aptos para crear ese lazo de comunión; son el puente de comunión con Dios, de lo sagrado y de lo sagrado con nosotros y entonces el clérigo se mantiene en un estatus por encima de los bautizados. Ese es el riesgo que conlleva retener solamente un acento eclesiológico.

La misión es de todos
“Lo ideal es asumir todos los conceptos que el magisterio de la Iglesia ha profundizado y ha acuñado para entender y vivir el misterio de la Iglesia.
“Por eso en su carta programática Evangelii Gaudium el Papa Francisco señala que la inmensa mayoría de los que integran la Iglesia son los laicos, los bautizados, por tanto no es justo que se conciba la Iglesia solo como el sector de los clérigos.
“Por eso el concepto que el Papa Francisco ha querido privilegiar en su magisterio, es que la misión es del pueblo santo de Dios, no solo de los clérigos o de la jerarquía, es de todo el pueblo de Dios.
“Los clérigos no podemos cumplir la misión en el campo de la política, ni en el mundo de la economía, ni en los centros donde se toman las decisiones. Si seguimos concibiendo la Iglesia solamente descansando su misión en la jerarquía, la misión se empobrece, se reduce, se minimiza.
“En cambio, si la descansamos en la Iglesia pueblo de Dios entonces se abren horizontes enormes de posibilidades para que la Iglesia cumpla su misión y se haga fermento de vida y de transformación de todos los estratos y de todos los centros donde se desarrolla la vida humana.
“Ya no es la Iglesia replegada en manos de unos pocos, es una Iglesia en salida”.
“También recordó a los asistentes su condición de representantes, no olviden el punto de vista, háganse voz del sector que ustedes representan y participen en nombre de ellos”, pidió.

Hacer concreto y palpable el amor de Dios
Luego de tres días de intenso trabajo, concluyó la Asamblea Diocesana que por sexta ocasión vivió la Arquidiócesis de Guadalajara.
En el último de los plenarios, realizado cerca del mediodía, en el Auditorio del Seminario Menor, los asambleístas mostraron al señor Cardenal José Francisco Robles, Arzobispo de Guadalajara, las incidencias que se presentaron como prioridades durante los tres días de trabajo, y aunque todavía no son líneas definitivas, se coincidió en que se debe trabajar en “Vivir, enseñar y extender el sentido de sinoldalidad, como comunidad entre las personas y Cristo”, así como en “fomentar la espiritualidad de comunión, que incida en la sociedad y promueva una cultura solidaria”.

Por una pastoral para las grandes ciudades
Asimismo, se anunció que para el mes de octubre, los días 9, 10 y 11, se llevará a cabo en Guadalajara el 1er. Encuentro Continental de Pastoral Urbana con el tema “La alegría del Evangelio para las grandes ciudades”.
Este evento tendrá como sede la UNIVA y el objetivo es “Propiciar el diálogo y reflexión, que señalen una ruta de la Iglesia en salida, con la alegre noticia del Evangelio para las presentes culturas urbanas de nuestro continente”.
Se tendrán conferencias magistrales, páneles de expertos, intervención urbana, mesas de trabajo así como una expo ‘Urbi et Orbe’ que presentará las realidades y experiencias más significativas del Continente en cuanto a pastoral urbana (informes:www.ecpu.mx).
Posteriormente, fue recibida la imagen de Nuestra Señora de Zapopan, patrona de la Arquidiócesis que fue llevada hasta la capilla donde se llevó a cabo la celebración Eucarística para agradecer a Dios por los trabajos realizados durante la Asamblea.

La Iglesia de Guadalajara representada en los asambleístas
Durante la homilía, el señor Cardenal dijo que el trabajo previo a la asamblea se hizo desde las parroquias, los decanatos, las vicarías, así como en las instancias funcionales (comisiones y dimensiones), para finalmente concretizar ese trabajo en la Asamblea.
“Siendo muchos, siendo distintos, al participar plenamente de la Eucaristía nos convertimos en un solo pan, en un solo cuerpo en el Señor. De esa manera, Cristo Nuestro Señor nos introduce en la vida plena del amor misericordioso de Dios Nuestro Padre.
“Este misterio de la Eucaristía que alimenta el camino sinodal nos hace tomar consciencia de lo que Cristo quiere de nosotros y para nosotros como Iglesia”.

Que todos nos sintamos amados
“Cristo quiere que su Iglesia sea el signo, el sacramento, el instrumento por el que todos los hombres conozcan y experimenten el amor de Dios.
“Cristo quiso que su Iglesia, su comunidad de discípulos y discípulas sea el instrumento por el que todos los hombres puedan caminar a la plenitud del amor y de la misericordia de Dios.
“Debemos ser signo e instrumento de que esta vida y este amor de Dios y su misericordia llegue a todos no como un mensaje frio e intelectual sino como una experiencia de servicio fraterno, de atención dedicada y esmerada a las necesidades de todos, espirituales y materiales.
“Nosotros como morada de Dios en medio de su pueblo, en medio del mundo, tenemos que ser signo y presencia operativa y concreta de este amor de Dios hacia nuestros hermanos.
“Se trata de que nos convirtamos, en cuanto a actitudes. Que nos sintamos impulsados a renovar aquello que tengamos que renovar para que nuestro amor se haga efectivo y se haga concreto en nuestro servicio, se haga palpable en bien de nuestros hermanos”.
Al término de la Misa se hizo el envío de los asambleístas y se compartió la comida, momento en el que el señor Cardenal agradeció mesa por mesa el trabajo de cada uno y se tomó fotos con los presentes.

IMG_0665

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)