16 de septiembre de 2018
Año XX
No. 1128
| Actualidades | Edición:

Tapatíos refrendan amor a la Virgen de Guadalupe

Publicado en web el 3 de Julio, 2018

Rebeca Ortega Camacho

El “magno acto de vasallaje del pueblo de Jalisco a la Virgen de Guadalupe y homenaje a su coronación como Reina de México y Emperatriz de América”, comenzó con una marcha por la Avenida Federalismo. El contingente partió de las avenidas Juárez y Federalismo y culminó en el Templo de Nuestra Señora del Refugio. Durante el trayecto, los participantes rezaron el Santo Rosario y proclamaban cantos y vivas a la Morenita del Tepeyac. Además, portaron globos, flores y carteles con leyendas como: “Jalisco exige respeto a la Familia”, “¡Viva la Virgen de Guadalupe!”, “Jalisco dice sí a la vida”, etcétera.
A las afueras del Templo El Refugio se montó un templete y se desplegó la Imagen de la Virgen de Guadalupe en una estructura de más de 10 metros de altura. Ahí se fueron reuniendo cuantiosas personas que también rezaron el Santo Rosario, mientras esperaban el arribo de los manifestantes.

Corona de amor
La banda de guerra encabezó la marcha y marcó el paso de los fieles guadalupanos que recorrieron la Avenida Federalismo hasta la calle Juan Álvarez y retornaron al Templo El Refugio. Después de algunos cantos Marianos, interpretados por el Coro de la Escuela Superior de Música Sacra, se pronunciaron los discursos.
La primera alocución fue titulada, “La Virgen de Guadalupe exige retiro inmediato de la obra ‘Sincretismo’ y el respeto a la vida” y estuvo a cargo de Beatriz Núñez Villa, madre de siete hijos. En su intervención exclamó: “Aquí está Nuestra Madre, la Reina de Cielos y Tierra. No nos cansaremos de amarla y defenderla y seguiremos exigiendo con todas nuestras fuerzas que retiren esa afrenta, ese ídolo llamado ‘Sincretismo’, su arte fallido que ofende a nuestra Madre.
“Por eso nos hemos reunido aquí, para formar con nuestros corazones una corona de amor y de gratitud hacia aquella que desterrando la muerte y el terror, nos trajo la unión de nuestros pueblos y nos dio la verdadera vida”, concluyó.
Posteriormente, Felipe de Jesús González Hernández, Presidente de México Guadalupano señaló: “Se burlan del pueblo guadalupano, diciendo – ‘¿qué tiene de malo esa estatua?, protesten por cosas más importantes’, dicen-; pobres almas las que así piensan. Su miopía les impide ver el matadero espiritual al que nos están arrastrando… ¿Crees que ‘Sincretismo’ no tiene nada de malo?”, cuestionó a los asistentes.
“Tolerar una estatua diabólica, construida con el dinero de nuestros impuestos es algo que seguirá causando terribles consecuencias a nuestra sociedad; para evitar todos estos males es necesario que reine Dios y su Santísima Madre sobre nosotros. Nuestra Señora de Guadalupe ha reinado sobre México con el suave yugo del amor; ‘Sincretismo’ en cambio, simboliza un reinado de sangre y lo vemos ahora plasmado con las leyes abortistas que nos quieren imponer.
“Humildemente nos reconocemos pecadores, sabemos que no hemos sido los mejores hijos, pero nuestro corazón no puede permanecer indiferente cuando vemos tu santa imagen es humillada por el ‘Sincretismo’. El amor por Nuestra Reina y a Nuestro Señor Jesucristo, aunque imperfecto, no puede permanecer pasivo. El deseo de servirte como Nuestra Reina nos impulsa a trabajar, a salir de nuestra zona de confort, a clamar a los cuatro vientos que eres Nuestra Reina, que queremos que sigas reinando en nuestros corazones y en nuestra sociedad.
“Aquí están las familias unidas a pesar de los ataques a esta sagrada familia; los niños que han sobrevivido a las prácticas abortistas; los ancianos que han permanecido fieles a tu amor. Aquí están los obreros, las amas de casa, los profesionistas, empresarios y toda la sociedad guadalupana, representada en este puñado de valientes. Todos juntos con un mismo corazón, nos consagraremos a Ti, al Divino Corazón de Jesús; prometemos trabajar por ti, reiteraremos que eres Nuestra Reina y queremos que sigas reinando siempre en nuestra patria”, concluyó el Presidente de México Guadalupano.
Finalmente, se compartió una breve semblanza de la Real y Pontificia Coronación de la Virgen de Guadalupe que acaeció el 12 de octubre de 1895, y se colocó una corona a la Imagen de la Reina de México; todos los asistentes se arrodillaron y proclamaron la consagración a la Virgen María. El evento culminó con una verbena popular y una serenata a la Morenita del Tepeyac.

20180623_195050

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2018 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)