02 de Diciembre de 2018
Año XX
No. 1141
| Tema de la Semana | Edición:

Inseguridad, desempleo y pobreza, desafíos sin postergación: CEM

Publicado en web el 26 de Noviembre, 2018

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Del 12 al 16 de noviembre, se llevó a cabo en Cuautitlán Izcalli, la CVI Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano a la que asistieron alrededor 130 Obispos, 20 sacerdotes, 4 hermanas y hermanos religiosos.
La asamblea fue inaugurada con el mensaje del señor Cardenal José Francisco Robles Ortega, hasta entonces presidente de la CEM.
Los temas principales tratados durante la asamblea fueron:
• La renovación de la estructura dela CEMP para el trienio 2018 – 2021.
• Aprobación de la Ruta de implementación del Proyecto Global de Pastoral 2031-2033.
• Presentación del Plan Nacional de Construcción de Paz 2018, ante la realidad de violencia y corrupción en la que se encuentra nuestro país.
• La propuesta de la integración de una Comisión Nacional de Protección de Menores.
• Revisión de la propuesta de desmembramiento de nuevas diócesis de la Arquidiócesis Primada de México, y la creación de nueva Provincia Eclesiástica.
• Emergencias nacionales.
El martes 13, se dio a conocer como nuevo presidente de la CEM a Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, quién será acompañado durante su primer trienio al frente de la Conferencia Episcopal por Mons. Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Morelia quien ejercerá el cargo de vicepresidente.
Asimismo, se agradeció el servicio prestado por el señor Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, como presidente del organismo durante los trienios 2012-2015 y 2015-2018.

Ante los escenarios de
gozo y de dolor
El miércoles 15 de noviembre los Obispos dirigieron un comunicado al pueblo de Dios en el que dieron a conocer el nuevo Consejo de presidencia.
Además, los prelados quisieron transmitir un mensaje de esperanza y fortaleza “ante los escenarios de gozo y dolor, de incertidumbre y confianza, que recientemente hemos vivido.
“En la pasada Solemnidad de la Ascensión del Señor, se presentó con gran entusiasmo el Proyecto Global de Pastoral 2031-2033.  Con alegría y gratitud contemplamos su buena aceptación en los diferentes ámbitos de la Iglesia, hemos ya señalado una ruta de conocimiento, reflexión y aplicación”.

Que autoridades cumplan lo que
prometieron en campaña
“El pueblo de México eligió las autoridades civiles, que en la generalidad ya han asumido funciones, y algunos están por iniciar. Compartimos con nuestro Pueblo la expectativa de ver cumplidos los proyectos de bien común y justicia presentados en campaña y estaremos atentos para colaborar con ellos en su cumplimiento.
“Hacemos un llamado a la unidad y a la serenidad a quienes formamos parte de este país, con la voluntad de encontrar juntos las mejores formas de justicia social y desarrollo humano integral para que se contribuya a la superación de las causas que originan los escenarios de miseria y violencia en el suelo nacional”, apuntaron los Obispos.
Aseguraron también que, “como Pueblo de Dios nos comprometemos a la construcción de una nueva sociedad con los valores del Reino de Dios manifestados en el respeto de la dignidad humana: libertad, verdad, justicia y paz, sabiendo que con ello contribuimos al Estado de derecho.
“Valoramos y ofrecemos nuestro apoyo a las manifestaciones civiles a favor de la cultura del respeto por la vida, desde su concepción hasta su fin natural, y en defensa de la familia teniendo en alta estima el respeto y la fraternidad en el marco de un sano pluralismo. Exhortamos a los laicos a conservar y fortalecer su lugar en este escenario que les es propio”.

Que los jóvenes ejerzan
su protagonismo
Los Obispos dieron gracias por el Sínodo recientemente concluido e invitaron a los jóvenes a ser protagonistas de la misión de transformación del mundo.
Se refirieron también a los fenómenos naturales que han azotado a nuestro país y se comprometieron “a organizarnos cristianamente y mostrar nuestra solidaridad y generosidad con los afectados”.
El episcopado no fue ajeno ante “el rostro sufriente de Cristo en miles de hermanos migrantes centroamericanos que han sido desplazados por distintas circunstancias hacia los Estados Unidos de Norteamérica.  Reconocemos la acción responsable de algunas autoridades que han atendido eficazmente esta emergencia, aunque reconocemos que muchas otras han dejado a un lado la responsabilidad que señala la Ley Nacional de Migración. Como sociedad e Iglesia, hemos buscado responder fraternalmente a los migrantes en su paso por nuestra tierra atendiendo el llamado del Papa Francisco de acogerlos, protegerlos, promoverlos e integrarlos”.

Construyamos el bien común
Respecto a la situación de México, los Obispos afirmaron: “Nos sigue preocupando la situación de inseguridad, desempleo y pobreza en nuestro país, así como las causas que originan estos males. Hoy refrendamos el compromiso y colaboración por la construcción del bien común y la atención especial a los más necesitados, siendo fieles y coherentes a las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo”.
Finalmente los Obispos se encomendaron y encomendaron el país a Santa María de Guadalupe, Nuestra Madre.

CEM (2)

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2019 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)