21 de Julio de 2019
Año XX
No. 1172
| Palabra del Domingo | Edición:

La originalidad de nuestra

Publicado en web el 4 de Mayo, 2019

32

1_opt

La originalidad de nuestra

fe es una persona:

JESUCRISTO

Nuestra madre Iglesia dispone en la mesa de la Eucaristía, para la celebración del Tercer Domingo de Pascua, un pasaje del santo Evangelio de inconmensurable valor eclesial, que evoca una significativa aparición del Señor de la Vida, en la cual se nos invita, a partir de la fe, a constatar su amable presencia (Jn 21, 1-19).

El destacado papel de Pedro

El capítulo 21 del cuarto evangelio podemos dividirlo en dos partes: la manifestación del Señor Jesús a siete de sus discípulos que estaban con Pedro a orillas del lago (vv. 1-21); y, la conclusión definitiva (vv. 24-25). Meditaremos la primera de ellas.

La escena muestra la permanencia del Señor durante la prueba de la comunidad, que se encontraba unida en torno de Pedro: “Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (llamado el Gemelo), Natanael (el de Caná de Galilea), los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: ‘Voy a pescar’. Ellos le respondieron: ‘También nosotros vamos contigo’. Salieron y se embarcaron, pero aquella noche no pescaron nada” (vv. 1-3). Notemos que el primero de la lista es el apóstol Pedro, en posición sobresaliente como también aparece en el episodio anterior del sepulcro vacío (compárese 20, 1-10; en especial, los versículos 3-5). El evangelista resalta así la figura de Pedro, quien resulta determinante para la unión y conducción de la comunidad.

Jesús nos exhorta a participar del Misterio que entraña su Persona

El Señor Jesús se manifestó, primordialmente, a través de dos signos. Premió la constancia de quienes habían perseverado unidos acatando sus indicaciones (véanse vv. 4-6); a pesar de que al principio dichas instrucciones venidas de un extraño no las debieron comprender, pero un cierto sentido de confianza los movió a poner en práctica la Palabra del Señor. Correspondió al discípulo a quien Jesús amaba reconocerlo y, entonces, entusiasmado exclamó: “Es el Señor” (v. 7).

El segundo signo estriba en la entrañable benignidad y amistad con que Jesús, el Señor de la Vida, invitó a los suyos a compartir la mesa (véanse vv. 12-13).

El evangelista destaca: “Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de resucitar de entre los muertos” (v. 14).

A través de tan preciosos signos, Jesús, nos exhorta a adentrarnos en la inescrutable nube del Misterio que entraña su Persona y participar de él: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Jn 11, 25).

“La esquela de la Divina Providencia”

Así como el evangelista convocó a su comunidad a no olvidar que el Señor estaba cerca; nosotros debemos abrir los ojos para mirar aquellos guiños providenciales, que nos muestran la permanente presencia de Cristo Resucitado en nuestra vida. Permítaseme compartir una anécdota ilustrativa de tan edificante vivencia. Se trata de mi abuelo, quien estando ya viejecito hubo de afrontar un rudo revés en su vida. Sus amigos le comentaron que “no le veían muy preocupado”. A lo cual, el buen anciano, desde lo profundo de su experiencia, contestó: “¡Me preocuparé el día que vea publicada en el periódico la esquela de la Divina Providencia!”

La originalidad cristiana no radica en su sistema de creencias, ni en sus normas morales. La originalidad del Cristianismo es una persona: Jesucristo, quien “aportó toda la novedad imaginable al hacerse él mismo presente” (S. Ireneo).

La Palabra del Domingo

Juan López Vergara

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2019 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)