21 de Julio de 2019
Año XX
No. 1172
| Tema de la Semana | Edición:

Vivir la Misericordia

Publicado en web el 4 de Julio, 2019

La Iglesia diocesana trabajará sobre el valor de la Misericordia. La Asamblea Diocesana de Pastoral concluyó que es el valor que más se requiere para abordar a nuestras periferias existenciales. Entre otras cosas, se propuso crear centros de escucha, declarar un Año Diocesano de la Misericordia, expandir la iniciativa de Casa de la Misericordia, entre otras acciones.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Los días 26, 27 y 28 de junio se llevó a cabo en el Seminario Menor de Guadalajara la VII Asamblea Diocesana de Pastoral que intenta hacer énfasis en la Nueva Evangelización al servicio del Reino.

Según la presentación que hace en el documento de trabajo el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara y quien durante los tres días encabezó los trabajos de la Asamblea, a través de ésta se puede palpar el misterio de la Iglesia que es comunión y participación, donde se puede tener la experiencia de la Iglesia sinodal que el Papa Francisco tanto desea.

En el documento, el Arzobispo Cardenal señala que es necesaria la conversión personal y pastoral para poder ser agentes cualificados de la vida plena en Cristo.

“Es preciso que concretemos esta vida en un valor del Reino a fin de que unifiquemos nuestros esfuerzos por la construcción del Reino de la Vida desde ese valor y juntos, pero desde nuestros propios carismas, ministerios, servicios y tareas, podamos tenerlo como eje transversal, siguiendo los criterios ya establecidos por esta Asamblea de sinodalidad y espiritualidad de comunión. La búsqueda de causes operativos para dar vida en Cristo por medio de un valor nos compromete a vivirlo como Iglesia y además darle transversalidad a nuestro trabajo, lo que nos permitirá vivir la interlocución no sólo entre nosotros mismos, sino también con los diversos actores de la sociedad que se esfuerzan por vivir ese valor, así como tener un punto de partida y llegada en la atención pastoral de nuestras periferias existenciales prioritarias: familias en crisis, jóvenes en crisis y tejido social en crisis”

Cómo se trabajó?

Fueron convocadas poco más de 420 personas integrantes de la pastoral territorial (Vicarías episcopales, decanatos y parroquias), así como de la pastoral funcional (Comisiones, secciones y dimensiones), las cuales se reunieron en el Seminario para trabajar en 30 equipos que integraron además 10 subplenarios y la asamblea plenaria bajo una metodología participativa, es decir, que otorgó voz y voto, de manera equitativa a cada uno de los participantes.

Asamblea_(1)

Eje Metodología:

Preguntas

Respuestas

Porcentaje que respondió

¿Conozco y aprecio la

metodología pastoral

participativa?

No la conozco pero quisiera

conocerla

48%

La conozco y la aprecio,

es muy valiosa

33%

Eje Proceso:

Preguntas

Respuestas

Porcentaje que respondió

¿Entiendo el proceso pastoral y concatenación de los diversos pasos que se han dado en las Asambleas?

Tengo que reflexionar para entenderlo

46%

Veo con claridad los pasos que se han dado y hacia dónde se quiere llegar

41%

¿Tengo claro el objetivo diocesano de pastoral?

Necesito ponerle más atención

54%

Las líneas comunes de acción ¿inspiran transversalmente

nuestras actividades programadas y las ordinarias?

Me hace falta entenderlas como

un eje transversal

52%

Eje personas:

Preguntas

Respuestas

Porcentaje que respondió

¿Soy animador del proceso pastoral y me formo para ello?

Sí, soy animador. Leo, me informo, me formo y lo hago con los demás.

51%

Me gustaría, pero hasta ahora no lo conozco bien.

43%

¿Sigo las sugerencias y subsidios que se dan de parte de la Vicaría del Pastoral?

No los conozco pero me gustaría conocerlos

45%

¿Qué actitudes nos faltan como agentes de pastoral para asumir y animar con alegría el proceso diocesano de pastoral?

Sentir con la Iglesia, sentirme partícipe de

40%

¿Me entusiasma el proceso pastoral de la Iglesia diocesana?

Me entusiasma mucho, procuro hacerlo operativo.

44%

Me entusiasma mucho, pero no sé cómo hacerlo operativo.

44%

¿Somos una Iglesia que vive la espiritualidad de comunión en actitud de sinodalidad?

Me he esforzado en crear espacios de escucha y comunión.

66%

No entiendo todavía lo que es sinodalidad.

24%

La comunión es hacer lo que la cabeza dice.

15%

En realidad, no me siento escuchado en la Iglesia.

9%

¿Veo necesaria una renovación en la Iglesia para que sea más evangélica?

Necesito convertirme yo

66%

Eje contenidos:

Preguntas

Respuestas

Porcentaje que respondió

¿Aprecio y me parecen adecuados los contenidos doctrinales?

No los conozco, me gustaría conocerlos

48%

Eje Periferias Existenciales

Preguntas

Respuestas

Porcentaje que respondió

¿Somos una Iglesia en salida, atendiendo nuestras periferias existenciales prioritarias?

Hemos hecho algunas cosas, pero son esporádicas

48%

La salida a las periferias es solo discurso

8%

Respecto si se tiene claridad sobre las situaciones de crisis que viven las familias, los jóvenes, y el tejido social, las respuestas coinciden con una ligera fluctuación de los porcentajes.

Conozco y soy sensible a la realidad de crisis que se viven.

45%

Me gustaría tener herramientas para llegar a ellos.

45%

¿Los programas, iniciativas responden realmente para llevar la vida de Cristo?

Hemos programado y hemos tenido algunos resultados muy bonitos

54%

¿Qué herramientas o medios utilizo para llegar a las periferias existenciales prioritarias?

Me gustaría tener acceso a mayor conocimiento metodológico y de herramientas para responder evangélicamente a la realidad

62%

Eje: Estructura

Preguntas

Respuestas

Porcentaje que respondió

¿Hacemos operativa la

sinodalidad en los diversos

consejos pastorales?

Tengo un buen Equipo

Coordinador Básico

48%

Guadalajara,

una Iglesia misericordiosa    

Pregunta: ¿Qué estructuras diocesanas necesitan renovarse para hacer más eficiente

y eficaz el proceso pastoral?

Institución

¿Por qué se considera más urgente?

El Seminario

Los sacerdotes necesitan estar más preparados.

Que sean más humildes y comprometidos.

Los seminaristas son muy intelectuales y

poco pastorales.

La curia

Se ha hecho demasiado burocrática, incapaz y costosa. Le falta una participación más activa en la sociedad.

Vicaría Diocesana de Pastoral

Para renovar se empieza por la cabeza.

Para estar más abiertos a las exigencias actuales.

La parroquia

No conozco las otras estructuras diocesanas.

Es el punto de encuentro y la base donde se inicia el proceso pastoral.

Es el primer contacto con la gente; es el rostro cercano de la Iglesia.

El Decanato y las Vicarías Episcopales Territoriales

Se requiere mayor comunicación entre ambas.

Al decanato ni siquiera asisten los sacerdotes.

Cada parroquia tiene diferentes procesos.

Las Comisiones y Secciones

Todos necesitamos renovarnos

Reunión Conjunta

Para que unidos tomen buenas decisiones.

Para que los laicos participemos más y

estudiemos más.

No más de 15 años en el cargo para meter más

responsabilidad.

Segundo momento:

“Profundizar sobre la vida digna en Cristo,

para elegir las exigencias”

En el segundo momento metodológico se reflexionó a la luz del Evangelio para obtener 20 exigencias que los asambleístas eligieron a través del trabajo en equipos. Durante el planteamiento se hizo ver a los participantes que el Papa pide a los agentes de pastoral, discípulos y misioneros, re-encantarse con el Señor, re-encontrarse continuamente con Él, formarse reconociéndole como único Maestro.

“Debemos ayudarnos entre nosotros a ser mejores cristianos, a ser más fieles en el seguimiento de Jesús. Los discípulos de hoy debemos vencer algunas tentaciones muy fuertes: el clericalismo, el protagonismo de nuestra persona o de nuestro grupo, la desvinculación y desarticulación entre nosotros mismos, las acciones paralelas. Estamos llamados a tener una experiencia de Iglesia sinodal, de comunión y participación”.

Se dijo también que “Hoy Jesús quiere llegar a donde la Iglesia como institución no puede llegar, pero llegan algunos cristianos que, sin hablar directamente de Jesús, viven los valores del Reino de Dios como la justicia, la paz, el amor, la solidaridad, la fraternidad, etcétera. Incluso podrá haber personas que no se acercan a la Iglesia o hasta pueden profesarse ateos o sin religión, pero pueden estar abiertos y también viven los valores del Reino de Dios; a ellos quizá no podemos anunciar directamente el Evangelio, pero podemos reconocer que junto con ellos podremos esforzarnos por hacer presente el Reinado de Jesús con los valores que ellos ya promueven.

Se planteó ¿cómo podemos tocar en nombre de Jesús a nuestras periferias existenciales prioritarias? Pues Jesús quiere seguir tocando a quienes sufren.

“Tal vez alguien pueda pensar que tocar al mundo, a las familias que sufren violencia intrafamiliar, a los jóvenes que están en el crimen organizado o estar con las madres de los desaparecidos ‘no nos toca’ a nosotros, que a nosotros nos toca hablar del cielo, de lo que dice el catecismo y de cuidar la liturgia, pero, si queremos ser discípulos misioneros, debemos tocar las realidades concretas de nuestras periferias existenciales, acercarnos y extender la mano llena de misericordia para sentir en carne propia el sufrimiento y dejarnos contagiar de este.

“El problema más grave de

muchos agentes de pastoral es nuestra falta de sensibilidad frente al otro y sus necesidades”.

“Solamente tocando con el respeto con el que lo hacía Jesús, sin juicio, ni condena, sin miedo ni asco, sino simplemente reconociendo que son hermanos, podemos asumir su sufrimientos y vivir el misterio de la encarnación con la radicalidad que lo vivió Jesús”.

Efetá! Ábrete!

Se señaló que siendo este el siglo de los medios más sofisticados de comunicación, “muchas personas experimentan la soledad, la marginación, no se sienten escuchados, son los ‘invisibles’ de nuestras ciudades.

“Es muy triste que una de las agresiones más dolorosas que sufren algunas personas o familias es el silencio culposo o cómplice de las autoridades a las que no les dicen las situaciones por las que atraviesan muchas personas.

“También es doloroso el silencio de la Iglesia frente a tanta injusticia y violencia, parece sordomuda en vez de ser anunciadora de la Buena Noticia del Reino. A veces la Iglesia no dice nada de los problemas reales de las personas o dice de forma que, en vez de llevar consuelo y amor, hace sufrir mucho porque su actitud es de condenación o de señalamiento”.

“No podemos seguir solamente hablando de estas periferias existenciales, debemos ir con el corazón lleno de misericordia, tocarlas sin miedos, ni ascos, dejarnos sensibilizar por sus problemas y compartir la vida de Cristo, dignificando sus difíciles situaciones”.

Asamblea_(2)
Asamblea_(3)

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar un comentario. Actualmente los pings no se admiten en esta entrada.

Responder

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>



  • Artículos relacionados

  • Más en esta Sección

  • Todas las secciones

  • Números Anteriores

 
2019 Semanario – Órgano de formación e información Católica – | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)